Interés General

.

Un internado grave por el uso de cigarrillo electrónico reaviva la preocupación

22|10|19 18:25 hs.

 El estado de salud de un hombre internado de gravedad por el uso del cigarrillo electrónico en el Hospital de Clínicas de Buenos Aires reavivó la preocupación sobre esta tendencia en nuestro país, donde ya se habían encendido las alarmas a partir de las muertes en ocurridas por esta causa en Estados Unidos meses atrás. 


Cabe señalar que en nuestro país la venta de estos artefactos está prohibida por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Alimentaria (Anmat). "El cigarrillo electrónico no es un producto seguro, ni existe evidencia de que genere daño reducido respecto de los cigarrillos convencionales, ni tampoco es efectivo para dejar de fumar". Por ello, desde 2011, a través de la Disposición 3226/11, se prohibió la importación, distribución, comercialización y la publicidad o cualquier modalidad de promoción en todo el territorio nacional. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (entes gubernamentales), hasta el 8 de octubre se habían notificado en Estados Unidos 26 muertes y 1.299 casos de lesión pulmonar asociada al uso de productos de cigarrillos electrónicos o vapeo en el país. 

En la Argentina, fuentes médicas confirmaron que hay un internado en grave estado con una enfermedad vinculada al vapeo en el Hospital de Clínicas porteño. 

Cabe recordar que la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación presentó recientemente los resultados preliminares de la 5° edición de la Encuesta Mundial de Tabaquismo en Jóvenes, que incluyó por primera vez la evaluación del consumo del cigarrillo electrónico: La situación se torna preocupante, especialmente en los adolescentes. 

Los resultados muestran que el 7,1% de los estudiantes secundarios de entre 13 y 15 años consumen actualmente cigarrillos electrónicos en nuestro país, y que el 14,4% de los estudiantes algunos vez los probó. Entre los adultos, la tasa baja considerablemente al 1,1 por ciento. 

Verónica Shoj, directora Nacional de Promoción de la Salud y Control de Enfermedades No Transmisibles, señaló que el cigarrillo electrónico no sólo no sirve para dejar de fumar, sino que "lo retrasa y dificulta". Y que cada vez "aparece más evidencia del daño que produce". (DIB) MCH