Sandro Ulloa brindó una charla en el Teatro de la Escuela 1 (UNS)

La Ciudad

Charla Abierta de Sandro Ulloa

La ESI, una herramienta movilizante

10|11|19 19:48 hs.

Por Marina S. Andreasen 


En el marco de la 2° Jornada Abierta a la comunidad “Por más ESI en el Nivel Superior”, el Jueves pasado a las 18hs tuvo lugar, en el Teatro de la escuela N° 1, una charla abierta a estudiantes y docentes de todos los niveles y modalidades, por parte del Profesor y Licenciado en Filosofía Sandro Ulloa. 

La misma, titulada “ESI. Herramientas y perspectivas de trabajo para pensar y hacer en el aula”, expresó con claridad y sencillez algunos conceptos para entender y planificar acciones en el marco de la Educación Sexual Integral, a 13 años de la implementación de la Ley que establece la obligatoriedad de su implementación en las escuelas. 

El licenciado explicó los SI y los NO de la ESI, haciendo clara referencia a los mitos y fantasmas que circulan en relación al tema, promovidos por los medios de comunicación como agentes de poder, y también por fantasías y temores de algunas personas adultas desinformadas. 


Las fotos corresponden a una charla que Sandro Ulloa brindó en Humanidades, de la UNS, en agosto de este año


En ese sentido, desmitificó que la Educación Sexual Integral adoctrine con “Ideología de género”, ya que en ninguna de las normativas vigentes aparece esa expresión. En cambio, la ESI sí promueve la igualdad de género, que se basa en el derecho a la igualdad de oportunidades para pensar, decidir y hacer de varones y mujeres, así como en la promoción de vínculos basados en la igualdad, el respeto y libres de violencia. 

También hizo referencia, en este sentido, a la extraña asociación que se hace de la ESI con la promoción de la homosexualidad. Por supuesto que la Educación Sexual Integral no promueve ninguna orientación sexual en particular. En cambio, alienta el respeto por las decisiones propias y ajenas y cuestiona la discriminación como un acto que genera sufrimiento. 

Entre otras cuestiones, Ulloa hizo mención al temor de algunas familias a ser desautorizadas en sus valores y costumbres con el tratado de ciertos temas en la escuela. Al respecto, expresó que la escuela puede contradecir, pero nunca desautorizar a las familias, y esto tienen que ver con que su función es otra. Las familias, según él, tienen la función de criar a sus hijos e hijas con los valores en los que creen, mientras que la escuela tiene la función de enseñar y brindar información confiable y científica. En este sentido, es interesante pensar que en la escuela conviven docentes y estudiantes con distintos tipos de creencias, religiones, ideologías y formas de vida, y que no es su tarea señalar cuáles de éstas son mejores o peores, sino enseñar a convivir y a respetar las diferencias. 

Por último, haciendo mención a Graciela Morgade, Sandro Ulloa cerró su charla expresando que la ESI molesta, en primer lugar, por la palabra sexualidad, que está asociada, en las generaciones mayores, a la sexualidad entendida en términos biológicos, de genitalidad y reproducción. Sin embargo hoy en día el concepto se ha ampliado tanto que incluye las emociones, la dimensión psíquica, las costumbres y los valores que atraviesan a todo ser humano por el solo hecho de serlo. En segundo lugar, porque la Educación Sexual integral, justamente al tratar todo lo que nos conforma, es una invitación a re-pensar qué hacemos, cómo vivimos y cómo nos relacionamos. En ese sentido, no es una herramienta de comodidad, sino de cuestionamiento movilizante.