Deportes

.

Greco se mostró “muy contento”

11|12|19 13:06 hs.

Un podio siempre resulta especial en la vida de un deportista, máxime si ese podio luce en su ciudad natal, y tras una carrera que para Tres Arroyos, por las características de la prueba, fue especial, también por todo lo que se generó desde la organización, difusión y recorrido. En síntesis, Emiliano Greco hizo podio en una carrera singular. “La verdad que sí, es la primera vez que acá hacen un evento de este tipo; nunca en Tres Arroyos se corrió tan duro. Yo hace diez años que compito y no recuerdo que nunca haya corrido algo de esta manera; la fecha también tuvo su incidencia porque el calor le agregó otra cuota de complejidad. Fue una competencia de desgaste, donde la mayoría salimos a tratar de cumplir los 52 kilómetros sin tener baches”, comenzó diciendo el biker local. 


Greco se ha caracterizado en su extensa campaña deportiva por capacidad pero también por su inteligencia. Para esta prueba particular, él salió con la idea de andar como siempre, adelante. “Nos acomodamos rápidamente, armamos un grupo de cuatro (junto a Martínez, Cáceres y Claudio Flores), después quedó de tres en la segunda parte de la última vuelta y así llegamos a la manga final”, analizó. 

En ese plan estaba firme la idea de evitar cualquier riesgo. “Pudimos hacer un corte con un chico de Necochea sabiendo que la largada era peligrosa; pudimos entrar primeros al sendero, después se armó un grupo más grande pero la cuestión era evitar problemas quedando retrasados en la entrada a algún sendero”. Después era difícil planificar algo en equipo, ir a rueda… “De los chicos que entrenan conmigo (en el numeroso grupo A Sufrir) quedé solo; en cambio de los 4 punteros había dos muy ‘compinches’, igualmente llegamos bien al final. La carrera fue durísima porque el calor le puso ese condimento, y del piso ni hablar”, confesó recordando el padecimiento, y eso que el viento el domingo los trató bastante bien. 

Este primer Bike Race del Club Boca Juniors tuvo características similares o comparables a las de un Rally. Ustedes vienen de correr el afamado Rally a las Sierras de Tandil con otras cualidades, esta fue linda donde todos coincidieron que el recorrido fue ‘hermoso pero durísimo’. “Claro, fue lo más parecido a un rally que se puede hacer en Tres Arroyos; sacando las elevaciones que tiene Tandil, esto fue lo más duro que se puede hacer acá”, aseguró. 

Y desde su experiencia, cómo puede analizar o explicar Greco estos senderos, la parte de la pedrera, llegar a la Ruta 85 por pisos vírgenes… “Cuando entramos al primer sendero largo, de unos 4km, de principio a fin fue difícil mantener un ritmo; a la vuelta en la pedrera y si bien era duro, resultaba más llevable; también tuvo partes de camino que eran extremadamente rápidos. El piso llamó la atención de todos. Yo quedé conforme con mí actuación, tuve que variar mi estilo habitual que suele ser el de ir a buscar la carrera porque sabía que con estas condiciones y por el nivel de corredores que había iba a ser difícil llegar escapado. Hoy estuvo el mejor de cada ciudad, y en medio de tanto nivel hay que ser inteligente, de mantenerse adelante con posibilidades”, destacó tras concretar su obra. 

¿La gente de Boca ya pensaba en la segunda edición; para Greco tiene futuro esta carrera? 
“Si porque es algo distinto; hay que aclimatarse a este tipo de pruebas; el rural parece que necesita algo de rally para juntar corredores. Esto es todo lo contrario, pero yo entiendo que tiene futuro, sin dudas”, valoró con su experiencia. 

Festejar en su ciudad, como indicábamos al principio, es especial. Junto a su gente, su familia, sus seguidores. “La verdad que me pone muy contento haber sido el mejor de Tres Arroyos hoy, aunque sé que hay otros chicos en el mismo nivel que pueden conseguir esto y mejores resultados también; hoy me tocó a mí y me pone muy contento, más por todos los chicos que me acompañan siempre. Del apoyo de la familia ni hablar; me hubiese gustado ganar en Tres Arroyos; estuve cerca pero por poco no se dio”, confesó con una sonrisa que brotaba en su cara después de tanto esfuerzo y tras recibir el cariño de los espectadores.