“Felipe IV a caballo” por Velázquez

Sociales

Resignifican obras de grandes artistas

Felipe “en apuros” por el cambio climático

19|01|20 16:12 hs.

Por Agustina Ortiz *

Las nuevas tecnologías juegan un papel preponderante en el arte contemporáneo, generando otras miradas, enfoques, reinterpretaciones y resignificaciones en las obras artísticas con la finalidad de ensanchar el concepto “arte”, proponiéndolo como un medio de comunicación, como un vehículo para transmitir ideas, pensamientos y por ende reflexiones que generen acciones transformadoras en la sociedad. 

El artista contemporáneo junto a las instituciones artísticas públicas y privadas utilizan el lenguaje plástico, sus recursos y los medios audiovisuales para concientizar sobre las problemáticas que aquejan a un mundo dinámico, a un territorio en permanente transformación, que se repliega y expande dejando muchas veces sus fronteras indefinidas. La situación actual de crisis socioambiental global en la que nos encontramos tiene su origen en la desvinculación afectiva con nuestro entorno natural, social y en la elección primordial de valores económicos ante los sensibles. 


“Los niños en la playa” de Joaquín Sorolla


Frente a los problemas ambientales, el arte responde como un detonador de conciencia, haciéndonos visible la cruda realidad a través de su ingenioso lenguaje. El estilo de vida moderno es definitivamente veloz, apresurado, avasallante y está provocando hechos catastróficos en la naturaleza. Desde el sector artístico miles de iniciativas intentan generar conciencia de estas problemáticas que nos conciernen y repercuten negativamente en nuestras formas de vida. 


“El paso de la Laguna Estigia” de Patinir


La ONG WWF (World Wildlife Fund-Fondo Mundial para la Naturaleza) y el Museo del Prado se han unido con motivo de la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid para mostrar cómo sería un planeta si la temperatura aumentara más de 1,5°C, el punto de inflexión que establecen los científicos para evitar los peores daños del cambio climático. Cuatro de las obras más icónicas de la colección permanente del recinto han sido modificadas mediante montajes fotográficos para mostrar los estragos del calentamiento global. En concreto, han seleccionado obras maestras como: “Felipe VI a caballo”, de Velázquez; “Los niños en la playa” de Joaquín Sorolla, “El quitasol” de Goya; y “El paso de la laguna Estigia”, de Joachim Patinir, para alertar sobre el aumento del nivel del mar, la extinción de las especies, el drama de los refugiados, la inmigración, la deforestación, los incendios y muchos otros desastres naturales originados por la insensatez del propio hombre. 

El Museo del Prado ha sabido utilizar la popularidad de sus maestros para la difusión y concientización sobre el cambio climático, una vez más el arte y sus valores al servicio de la sociedad. 

* Docente, artista plástica y publicista