“Siempre sentí algo muy fuerte que me unía a lo vivo”, afirmó Silvia Pailhé

Sociales

Silvia Pailhé presentará "La vida prima" en el QEA

Cuando la ciencia se acerca a lo poético

22|01|20 20:13 hs.

El sábado a las 20.30 en Quelaromecó Espacio de Arte, Silvia Pailhé va a presentar su segundo libro “La vida prima”. Lo hará junto con Patricia Lohin, autora de “Mosaicos”, y Editorial Caravana. 


En una entrevista realizada ayer en La Voz del Pueblo, indicó que estará acompañada en la presentación por Silvia González, quien realizó el diseño del libro; y la licenciada Susana Lang. Su primer libro fue “Madres sin nombre”, editado en 2014 y reeditado dos años después.

-“La vida prima” tiene el prólogo de Diego Golombek ¿Cómo logró su participación en el libro?
-Lo que hice fue enviarle el borrador, sin conocerlo, pidiéndole si quería escribir el prólogo. 

-Golombek formó parte de la Feria del Libro de la Biblioteca Sarmiento en el año 2018 
-Le escribí antes, sin saber que iba a venir. Inmediatamente me contestó, me dijo que le había encantado, y que si lo esperaba aproximadamente un mes lo iba a hacer. Después me mandó el prólogo que me dio como un aventón, porque es un libro un poco extraño. Una conjunción de lo poético y lo biológico. 

-¿De qué manera surge esta conjunción? 
-Tiene que ver con el ejercicio de escritura en el que he ido incursionando de a poco y el ejercicio de mi profesión que es bioquímica, pero que siempre me he dedicado a la parte docente. En los últimos años pasé más de lo químico a lo biológico, el libro es un poco el producto de todo esto, de las clases que fui dando sobre todo en segundo año de biología evolutiva, y del hecho de pensar lo vivo, de pensarnos como seres vivos. No solamente yendo hacia nuestros ancestros humanos, sino más atrás, hacia el inicio de la vida. 

-¿Tiene también una mirada filosófica? 
-Sí. Surge del continuo preguntarse y repreguntarse lo de todos los días, de otra manera. La ciencia hay mucho que ha podido saber, pero también hay mucho que desconoce y en eso se hermana con la poesía, con lo poético. Pienso que no es tan descabellado el hecho de reunir la poesía y la biología, por algo en mí son dos cosas que están tan fuertes. 

-Es una obra muy particular, casi personal 
-No escapa a mi mundo. En ese lente si se quiere, una manera de mirar las cosas, que todos tenemos desde la profesión o la forma de ser. Por eso busqué el apoyo de Golombek, había trabajado con sus textos, y sabía que si había alguien que podía darme el Ok con esto era él. También conocí en la Feria del Libro de 2018, en esos mismos días en que vino Golombek y le pude agradecer, a Silvia González 

-Ella fue la encargada del diseño del libro 
-Y además está a cargo del sello editorial. En ese momento se llevó los borradores. Después la vi recién en el verano, me dijo que quería editarlo y hacer el diseño. Realmente no dejo de mirarlo al libro, me parece hermoso lo que hizo. Es de Tres Arroyos, en este momento está en Claromecó y me va acompañar en la presentación. Es diseñadora, está a cargo de las jornadas Diseñar para Leer de la Feria del Libro de Buenos Aires, es docente de la Universidad de Buenos Aires y de la Universidad de Santa Fe. No reside en Tres Arroyos, sí en época de verano. 

-Hay otra protagonista importante en todo el trabajo para publicar “La vida prima” que es María del Carmen Martínez ¿Cuál fue su tarea? 
-Es la persona que me permitió animarme a publicar el primer libro y también éste. Siempre escribo en soledad, veo a la escritura como un proceso solitario, pero después reviso los textos con María del Carmen, y tiene muy buen criterio para captar la esencia de cada poema, tengo mucha confianza en ella. Es algo que me permitió esto de enviarlo sin ningún problema a Golombek, sabía que estaba súper chequeado y que lo habíamos trabajado en la edición. Ha hecho la corrección, también me ayudó en la selección de los textos. 

-¿Cómo se organiza el libro? ¿De qué manera se presentó el texto? 
-Se divide en dos partes, estuvo charlado con María del Carmen Martínez. La primera parte que es la previa. Justamente remite a lo previo de la vida, lo anterior. La segunda parte se llama Meganeura. En el diseño hay una Meganeura desplegada que se puede abrir, tiene que ver con un fósil de antecesores de los insectos, eran muy grandes. Es un fósil que habla desde la vitrina de un museo, nos ve a los humanos en la actualidad, va sacando conjeturas. Tiene una arista social también. 

-La literatura es un camino que has iniciado hace algunos años. ¿Cómo ha sido este recorrido? ¿De qué manera lo percibís? 
-Ha sido todo un camino, lo siento como iniciándose. Acabo de jubilarme en docencia del Secundario, tengo más tiempo para dedicarme a la escritura. A partir de las clínicas a las que asistí, me surgió la oportunidad de postularme para una maestría en escritura. También pensando en esto de que si bien no estoy en cero en la literatura, vengo de otra rama y no tengo una formación. Estoy intentando entrar, se hará una selección, veré si puede hacer la maestría de la Universidad Tres de Febrero. 

-¿Cada libro requirió un proceso previo extenso? 
-En el caso de mi primer libro “Madres sin nombre”, fue un proceso de muchos años por la temática. Se agotó la primera edición, se hizo una segunda más chiquita, ambas a través de Editorial Prosa. Me llevaba mucha energía en lo personal, estoy planteando la falta de una palabra que le dé nombre a la maternidad después de la pérdida de un hijo, estoy proponiendo una palabra. En este momento siento que lo que tenía para decir está en el libro, quien lo lea puede adherir o no a esto, pero sentí que tenía que seguir. De hecho el nombre de “La vida prima” tiene que ver con eso. Siempre sentí algo muy fuerte que me unía a lo vivo. A ver qué es eso que, a pesar de todo lo trágico que es perder un hijo, te mantiene del lado de la vida. 

-Has presentado “La vida prima” también en el Centro de Investigación e Información Educativa (CIIE) 
-Probablemente una vez que comience el ciclo lectivo vamos a seguir charlando para presentarlo en la zona con un formato similar, para darlo a conocer a profesores de biología, de literatura, de ciencias sociales. La idea es trabajar en conjunto El año pasado además estuvimos dando talleres por el aniversario del Colegio Nacional y también en el Colegio Nacional. 

-¿Qué otras actividades vinculadas al libro se están organizando?
-Tenemos pensado, está en marcha porque lo venimos trabajando desde el año pasado, una muestra con artistas plásticos de Tres Arroyos y músicos, porque va a estar Luciano Cortese que es mi hijo produciendo música. Es una exposición itinerante que va a ir acompañando la presentación del libro en Tres Arroyos y distintas ciudades. 

En Tres Arroyos tenemos fecha para mayo en el Museo Mulazzi y en junio en el Mubata. De la misma manera estamos viendo la posibilidad de presentarnos en Bahía Blanca y probablemente en Buenos Aires.Y el 1º de febrero en Ayacucho, en el tercer encuentro de poetas, va a estar “La vida prima”.

Tanto en Claromecó, como en Ayacucho y en las muestras, va a estar mu hijo Luciando creando música, como si fuera una banda de sonido (sonríe). Las artistas que van a formar parte de la muestra son Alejandra Pais, Alejandra Rial, Carolina Pérez, Julia Sequeira, Daniela Falcón Martínez, Florencia Vaccare, Silvina Pallotti y Griselda Collazos.    

     0000000000000000000000000000000000000000000000

Junto a Editorial Caravana
La actividad prevista para el sábado en Quelaromecó tendrá lugar de manera conjunta entre Silvia Pailhé y Patricia Lohin, quien además estará acompañada por integrantes de Editorial Caravana. “Mosaicos” es el primer libro de Patricia Lohin y fue publicado justamente por Caravana. 

“Somos dos autoras que hemos apostado a la poesía. También van a estar Silvia González, del sello editorial que realizó ‘La vida prima’ y los chicos de Caravana, que también han tenido la misma postura de dar espacio y respaldo a la poesía”. 

En cuanto a la intervención de Susana Lang, puntualizó que “se tomó el trabajo de leer muchos de mis escritos, además del libro. Ella hizo una reseña que ya la leímos en la Biblioteca Sarmiento. No sé si toda, pero va a leer una parte”.