Valentino Vitolla esperando el viaje a las Islas Malvinas (Caro Mulder)

Claro, Reta y Orense

Valentino Vitolla

De Claromecó a Malvinas, todo un camino

31|01|20 17:47 hs.

Valentino Vitolla tiene dieciocho años y es oriundo de Buenos Aires; el joven movilero de Radio Comunidad Claromecó se muestra completamente seguro frente a su proyecto que nació como un viaje personal junto a su padre, aunque asegura que “siempre me interesó Malvinas” y más aún la historia del teniente Héctor Ricardo Volponi, héroe de Tres Arroyos caído en el conflicto de 1982 al cual homenajeará. 


El viaje que será del 14 al 21 de marzo tiene también como objetivo realizar un paralelismo con Claromecó, buscar similitudes y diferencias, “encontré que teníamos muchas en común, como el faro, la pesca, la cantidad de habitantes, y la hélice en la costanera” explica mientras busca que exista un intercambio entre las dos poblaciones en la que muchos ya se han sumado. “Yanina de Caidos del Mapa me dio un cuadro, el club me dará una remera y quiero ver si encontramos lo mismo del otro lado”, además de conocer cómo viven y cuestiones sociales. 

Valentino dice que intentará evitar las palabras “guerra y soberanía”, porque podría llegar a ser un impedimento y aunque si bien la aventura tiene una estructura “no sé qué puede pasar estando allá”, define. Pero todo servirá, enriquecerá y sumará a la conclusión del mismo. “Si los isleños no me aceptan, también vale”. 

Todo el proceso desencadenará en un documental y un libro que desea presentar en el Espacio de Arte Quelaromecó para los cien años de la localidad. Si bien todavía es una idea, asegura que ya se los transmitió a la encargada del lugar, quien además lo ayudó a que este plan fuese declarado de interés municipal. Un gran logro, por cierto. 

“De Claromecó a Malvinas” llegará en breve y junto a ello un compartir entre padre e hijo, una vivencia única que hará el lazo aún más fuerte, pero sobre todo aumentará y colaborará con su interés y formación personal.

La aventura ya comenzó 
Seguro, el joven que estudiará locución en el ISER ya tiene reservada la excursión para la Isla Borbón, lugar donde se encuentran los restos del avión del Teniente Volponi; desde el Edificio Condor, sede de la Fuerza Aérea Argentina, le acercaron las fotos y coordenadas de los restos para poder “reconstruir” la historia. 


Un día de trabajo en Claromecó es recorrerlo para llevar a la audiencia de la RCC todo lo que sucede en cada lugar (Caro Mulder)


Un paso más que importante fue haber tenido la posibilidad de entrevistar a la viuda del teniente, quien reside en Mendoza, “fuimos a San Rafael como un viaje de familia y como ella vive en Maipú, a trescientos kilómetros, le escribimos”. Sin respuesta, ya se estaban volviendo cuando respondió a los llamados y los invitó a la casa donde se generó una conversación también junto al hijo de ellos –quien no conoció a su padre, ya que aún estaba en la panza- y les contaron toda la historia y datos puntuales y precisos. “Nos mostró el libro familiar, la carta que le entregó Volponi el último día”, mientras cuenta que ella lloraba mucho y el recuerdo en ellos está siempre presente. El momento duró más de cinco horas y asegura que “aún está en blanco”, no sabe de qué manera utilizará tanto material. 

Sumado a ello, lo recibió José Luis Fernández Valoni, subdirector Malvinas-Cancillería- y Uriel Erlich, el asesor de Daniel Filmus, quienes también aportaron conocimientos y lo guiaron en cuanto a lo que será posible hacer y lo que no. Además tuvo la posibilidad de entrevistar a la descendiente de Luis Vernet, “increíble”, indicó. 

Otro de los trabajos de investigación consistió en consultar a sus vecinos Claromequenses “sin aviso de la temática. Los senté, prendí la cámara y les pregunté”, la idea era que dijeran lo primero que se les ocurriera sin pensar. Saber desenredar los distintos pensamientos que se tienen en base a la guerra. Algunos hablaron del conflicto, otros hicieron referencia a los soldados, otros a los isleños. 

Valentino y su padre ya tienen los pasajes: Buenos Aires – Rio Gallegos – Islas Malvinas, donde estarán únicamente una semana, siendo este el tiempo permitido donde podrán sentir y experimentar cómo viven, cómo se relacionan entre sí y cómo se da un turismo que es fuerte, pero diferente. 

Claromecó
El lazo con la localidad comienza “desde que tengo noción”, porque sus padres tienen cabañas para alquilar. La familia se traslada a Claromecó una vez finalizado el colegio hasta un día antes de volver a comenzarlo, además de visitar la zona “mínimo” una vez por mes. 


(Caro Mulder)


Valentino asegura que se siente de acá y que no podría haber hecho este mismo trabajo de paralelismo con Buenos Aires, por su amplitud y la posibilidad de que se hubiese trasformado “en algo político”; por el contrario su aspiración es que sea algo local, más chico y que la radio en la cual trabaja desde el año pasado intervenga también.

En referencia a la radio que lo albergó como movilero, asegura que lo tomaron muy bien y que se empezaron a dar cuenta con el tiempo que era algo serio; si bien es un proyecto de él, desde el medio colaboran muchísimo con la difusión, además de que es beneficioso cuando se presenta como integrante del equipo frente a entrevistas, o personajes varios “le da seriedad”. 

A futuro, la idea es transmitirlo todo por la RCC además de hacer móviles desde las Islas y notas para ellos. Asegura que luego de la presentación del proyecto subió a su Facebook (Valentino Vitolla) diferentes videos informativos que iba creando, que tenían alrededor de ochenta reproducciones. Al ser republicados por la página de la radio, llegaron a cinco mil. 

Refuerza la idea de que siempre se involucró con estos temas, especialmente Malvinas. “Me interesó siempre, entrevisté para el colegio e hice trabajos relacionados”. Gracias a este viaje que podrá compartir también con una parte fundamental de su familia, le abrirá las puertas para escuchar más voces, para ver diferentes perspectivas que profundizarán toda esa voluntad del conocer.