La Ciudad

En materia de medio ambiente

“Lo que hace Tres Arroyos debería ser normal en todos lados pero no lo es”

02|02|20 13:04 hs.

Lo afirmó en diálogo con este diario Lucas Rey, gerente general de Transportes Malvinas. El licenciado en Administración de Empresas destacó la mirada que tiene el municipio en temas ambientales. Y la firma, ante dicho escenario, acompaña el proceso y emite sugerencias. Si bien ya se cumplieron los objetivos fijados en su momento, todavía resta uno, para lo cual ya se puso en marcha, a modo de prueba piloto, un biodigestor para producir gas en base a residuos orgánicos

-Estuviste presente en la presentación de dos cuestiones importantes para lo que es la política ambiental de Tres Arroyos, y Transportes Malvinas tuvo mucho que ver con eso. ¿Qué reflexión te genera lo que se dio? 
-Se puso en marcha, a modo de plan piloto, un biodigestor con miras a evaluar posibles alternativas sobre el tratamiento de los residuos orgánicos. Hoy en la planta de reciclado se separan todos los productos reciclables y todo lo que no tiene valor para comercialización se dispone en la celda de disposición final. Entonces, cuantos menos residuos enviemos a esa celda, más tiempo va a durar el espacio que en la actualidad tiene la Municipalidad para relleno sanitario. Es una preocupación muy grande darle tratamiento a los residuos orgánicos porque es el 50 por ciento de los residuos que disponemos diariamente. En ese marco, y mirando esa preocupación que tiene el intendente Carlos Sánchez y que nosotros compartimos, se hizo la presentación de este biodigestor. Fue a una escala muy pequeña. Es un equipo que, a partir de los residuos orgánicos que se sacan del rechazo de la planta, genera dos componentes. Por un lado, gas, por ejemplo, para calentar agua en un anafe, y por el otro, un digestato, es una especie de fertilizante que se va a usar en la huerta orgánica que hay detrás de la planta. Es un plan piloto tendiente a evaluar a futuro, a gran escala, una solución para el tratamiento de los residuos orgánicos que rechaza la planta y no mandarlos a la celda de disposición final. 

-¿Cuál es la historia del biodigestor? ¿Ya se aplicó en otros lugares?
-Los procesos de biodigestión basados en residuos sólidos urbanos en el mundo es una actividad normal y se aplican desde hace muchos años. Después, a ese gas, uno le puede dar distintas aplicaciones. Se lo puede utilizar como sustituto del gas natural, o también, si se logra avanzar en Tres Arroyos, generar energía eléctrica con ese gas que serviría para alimentar la demanda energética de la planta, con lo cual, se cerraría todo el circuito. En resumen, el rechazo de la planta generaría biogas, ese biogas alimentaría un generador eléctrico y con eso se pasaría a alimentar la demanda de la planta. En el mundo, esto está totalmente probado y se utiliza mucho. 



 -¿Qué reflexión te merece la política ambiental que se aplica en Tres Arroyos? 
-Tres Arroyos está al tope de lo que se puede hacer en la provincia de Buenos Aires y te diría que también lo es a nivel país; de hecho, expuso su caso de modelo ambiental en el Congreso Nacional de Residuos que el año pasado se realizó en San Juan. Tres Arroyos arrancó con el cambio hace unos quince años. Tenía un basural a cielo abierto. Se fue poniendo objetivos concretos y realizables, a corto y mediano plazo, a los cuales los fue cumpliendo. Y hoy no tiene basurales a cielo abierto en todo el distrito. Todos los residuos convergen a dos plantas de reciclado: a la de San Francisco de Bellocq y a la de la ciudad de Tres Arroyos. El municipio tiene una política muy activa en materia ambiental, ya que capacita a los niños en el aula interactiva y siempre está pensando en cómo minimizar la cantidad de residuos que se mandan a disposición final. Tres Arroyos está entre los primeros municipios que hacen mejor las cosas, tanto en la provincia como en el país en materia ambiental.

-¿Cómo se adaptó Transportes Malvinas a esa idea? ¿Aportan sugerencias o consejos? 
-Para nosotros es un placer trabajar con gente que, desde el punto de vista ambiental, tiene inquietudes y ganas de hacer. Entonces, en ese marco, desde nuestro lugar, tratamos de colaborar en todo lo que podemos. Se ha logrado una sinergia importante. Nosotros proponemos cuestiones que se pueden ir mejorando. Lógicamente, la Secretaría de Gestión Ambiental del municipio las estudia y si las ve viable y factible desde el punto de vista ambiental y económico, se implementan. Sacando el área metropolitana, el 90 por ciento de los municipios no tienen un correcto tratamiento de los residuos. En materia ambiental, lo que hace Tres Arroyos debería ser normal en todos lados pero no lo es. Si vas a los distritos que están 100 kilómetros a la redonda de Tres Arroyos y te vas a encontrar con que ninguno hace un tratamiento correcto de sus residuos. 



-¿Cuál es el desafío más importante que tiene la empresa en temas ambientales? 
-El tema ambiental es como si fuera una escalera en la que se va subiendo peldaño por peldaño. Hoy, el desafío que tenemos por delante con este nuevo convenio con Tres Arroyos es poder cerrar el ciclo y darle tratamiento a la fracción orgánica con miras a la generación de energía para poder autoabastecer a la planta con energía proveniente de los propios residuos. Después de eso, ya no quedaría nada pendiente. Sería el último escalón. Pero, lógicamente, la situación macroeconómica del país produce que no sea algo sencillo de lograr en el corto plazo por la inversión que significa.  

          ---------------------------------



Un importante rol social 

Rey, en tanto, le dio una especial importancia a rol social que también se cumple alrededor de todo lo que genera la planta de reciclado y de Transportes Malvinas. “Todos los chicos que trabajan en la operación de la planta de reciclado antes se dedicaban a la recuperación informal. El año pasado se hizo un acuerdo con el Ministerio de Educación de la Nación y se hizo un programa de escolarización para esas personas”, expresó. 

Y en ese sentido, agregó: “Tuvimos el beneplácito de que a fin del año pasado, una de las chicas que trabaja en la planta se graduó. Esas cosas reconfortan, ya que, más allá del punto de vista ambiental, desde lo social también se están dando muchos avances”.