Claro, Reta y Orense

Club de Observadores de Aves Tres Cauquenes

Por una playa sin líneas de pesca

09|02|20 10:39 hs.

Durante la jornada de ayer, integrantes del Club de Observadores de Aves Tres Cauquenes, Claromecó, volvieron a concientizar sobre la recolección del monofilamento y líneas de Pesca, y además de los tubos-recipiente de residuos ubicados en la playa, colocaron cajas en las casas de pesca y en las librerías de la localidad para que los pescadores descarten el material. 


“El monofilamento y las líneas de pesca abandonados por los pescadores recreativos en nuestras playas son una seria amenaza para la vida silvestre marina y costera, así como para todos los visitantes, residentes y turistas, que frecuentan las costas y su mar. El Proyecto de Reducción de Monofilamento y Líneas de Pesca en Zonas Costeras de Argentina ha sido declarado de Interés Municipal en el Partido de Tres Arroyos mediante el Decreto N° 3928/2014. Este proyecto forma parte del Programa de Conservación Marino de Aves Argentinas”, indican desde el COA. 

Para la nueva edición de Las 24 Horas, desde el COA y otras instituciones civiles locales, decidieron aportar otra vez el esfuerzo intentando aumentar la conciencia pública y la participación de la ciudadanía frente a este problema. 

“En la temporada de verano 2018/9 nos sumamos al proyecto mencionado y logramos colocar 25 tubos para la recolección diferenciada de líneas de pesca y monofilamentos descartados, accidental o intencionalmente, a lo largo de siete kilómetros en la costa de Claromecó. Durante un año pudimos realizar el monitoreo de estos contenedores, verificar su uso y recolectar datos para su análisis, a fin de aportar algunas pistas para lograr mejores efectos sobre la salud de nuestra costa”.

Como expresaron ante la prensa: “La preocupación por los incidentes negativos generados por los restos de líneas de pesca, monofilamentos, anzuelos y plomadas, es lo que motiva y desencadena acciones para ocuparnos del tema. Queremos afrontar las problemáticas con propuestas y soluciones”. 


En el verano pasado se colocaron 25 tubos para la recolección diferenciada de líneas de pesca y monofilamentos descartados, accidental o intencionalmente


Así es que decidieron poner en práctica la recolección diferenciada, invitando al público a sumarse al proyecto, como parte de la propuesta de Playas limpias del Municipio, hacia la conservación y por un ambiente más saludable. 

Además esta semana dieron a conocer el informe con los resultados y recomendaciones a la Secretaría de Gestión Ambiental, a la Delegación de Claromecó y a Aves Argentinas. Indican que hasta ahora la cantidad recolectada fue de 3.109 gramos de monofilamentos (equivalente a 20.000 metros lineales; 77 anzuelos; 28 plomadas (equivalentes a 6 kg de plomo) y 55.000 cm3 de basura doméstica.

Propuestas para continuar 
“Consideramos muy relevante los resultados obtenidos logrados a partir de la acción conjunta, por lo cual es importante continuar las actividades y los vínculos entre las diferentes organizaciones civiles y estatales, para sumar esfuerzos, como multiplicadores hacia un ambiente más saludable”, dicen.

“Gracias a la respuesta y aceptación de su uso, es importante que estén colocados en forma permanente, durante todo el año y a lo largo de la costa, sumando además un tacho o recipiente de basura. Pasada la temporada muchos claromequenses y visitantes, tanto pescadores como deportistas y recreacionales los han utilizado y nos manifestaron la necesidad de los mismos”, agregan. 

Una posible acción que se está planteando es la de seguir alentando el uso de los recolectores de monofilamentos y líneas de pesca, ampliando la difusión durante los eventos específicos y durante todo el año. A su vez se piensa entregar algunos elementos recolectados para su reutilización, como ser las plomadas, a modo de premio para quienes acerquen botellas rellenas con líneas en desuso. 

“En cuanto al diseño y funcionamiento de los recipientes se consideró mantener el largo de los tubos (1 m) pero agregar un visor en su parte inferior, a fin de evitar que los rompan para buscar elementos de interés, como las plomadas. También se colocaría calcomanías en lugar de folletos pegados a fin de que sea más duradera la información en cada tubo”, explican. 

La tarea de cálculos y estimaciones que surgen al medir los diámetros, requieren tiempo y voluntades para seguir completando los muestrarios de monofilamento más frecuentemente encontrados. “Se nos sugirió consultar en las casas de pesca e involucrar a jóvenes de la localidad, así como a docentes y demás interesados”. 

“Es fundamental continuar con las tareas de recolección y procesado de los residuos, para poder obtener el dato de los metros del monofilamento se sacan del ambiente en cada temporada”, destacan. Y respecto al trabajo con el monofilamento, también es muy necesario continuar las tareas para su posible reciclado, para lo cual es importante: - Quitar anzuelos, rotores, perlas, etc. y dejar sólo monofilamento. 
- No dejar material orgánico. 
- Llenar bidones de 6 a 8 litros hasta el máximo posible. 

Desde el COA destacan: 
- Cada metro de monofilamento, anzuelo y plomadas que se recolectaron y retiraron de la playa, contribuyen a la reducción de accidentes. 
- Resulta necesario contar con recipientes para la basura doméstica/habitual, ya que sabemos que todo va a parar al mar, aportando a la contaminación, enfermedad y muerte de fauna que la confunde con alimento o ingiere accidentalmente.