La doctora Wanda Banfi; Cecilia Vester, de administración; y la enfermera Alejandra Lantero

La Ciudad

InfoSalud

Las emociones, el autocuidado y sus beneficios

22|02|20 09:07 hs.

El Centro de Atención Primaria de la Salud del barrio, ubicado en25 de Mayo y Libertad, surge en los 90, luego se crea el programa Pueblo, nace el Seguro Municipal de Salud, a partir de ese momento la comunidad que no contaba con cobertura social privada, accedía a las prestaciones de esta cobertura pública con un equipo de salud, y tenía su carnet con el cual también podía atenderse tanto en el consultorio como en los CAPS. 


Hoy el distrito tiene 18 Centros de Atención Primaria en un máximo de distancia de 10 cuadras entre sí. Por lo cual la accesibilidad, el equipo de salud que persiste, la habitualidad horaria, y el trabajo en interdisciplina entre el médico generalista, nutricionista, pediatra, obstetra, trabajadora social, enfermera y administrativa y que realizan tareas de prevención, atención y contención de su área programática, son algunas de sus fortalezas.

El conocimiento que cada profesional del equipo tiene de las personas de su barrio, hacen que la mayor adherencia a los tratamientos sea otra de las preeminencias de los CAPS.

18 
La cantidad de CAPS que hay en el distrito 


Radiografía
En el CAPS de 25 de Mayo, Enfermería realiza alrededor de 30 consultas por día y la médica generalista Wanda Banfi, atiende más de 30 personas diarias; pero siempre llegan grupos familiares que van por una vacuna, luego asisten a la trabajadora social y también aprovechan para realizarse el control anual, por ejemplo. Todo en una misma visita; esa es una de las potencialidades; la persona se acerca planteando una necesidad y se le resuelven varias. 

Esta posibilidad la brinda el seguimiento, el contacto cercano, el conocimiento, la escucha y la empatía. Es lo que permite el primer nivel, dicen las tres profesionales, con las que charlamos, la doctora Wanda Banfi, la enfermera Alejandra Lantero y la doctora Mercedes Moreno, quien recientemente se incorporó al equipo; también comparte el momento Cecilia Vester encargada de la administración del espacio de salud. 

Hacernos cargo 
La intención de esta charla es abordar una temática que atraviesa el bienestar de cada persona y que, como profesionales de salud, las ocupa y preocupa como lo es el autocuidado. Es decir, esa capacidad que cada uno como individuo tiene para prevenir dolencias y cuidar y/o fortalecer su estado actual de salud. 

Al inicio de la conversación la doctora Banfi indica que las patologías prevalentes en los adultos son el sobrepeso, las dislipemias (aumento de las grasas en sangre), diabetes (glucemias alteradas en ayunas) es decir, los más frecuentes son los síndromes metabólicos asociados con otras patologías. 

En el último tiempo se ha notado un crecimiento de los cuadros emocionales y sus manifestaciones orgánicas, como la ansiedad, la angustia, la preocupación que están atravesados por factores disimiles como los económicos y familiares; por ejemplo. 

“Hay que tomarse un tiempo de escucha; que es lo que favorece este sistema de abordaje que trabaja en territorio con el grupo familiar”


“El paciente que viene con la cervicalgia, dolor lumbar, y vas indagando pero no aparece otra cosa que las emociones que atraviesan lo cotidiano”, explica. “Para determinar que las causas son emocionales, primero se descartan las razones orgánicas de acuerdo a cada cuadro. Sumado al relato del paciente en cuanto a lo emocional, lo afectivo y lo subjetivo hay que tomarse un tiempo de escucha; que es lo que favorece este sistema de abordaje que trabaja en territorio con el grupo familiar”, indica la doctora Moreno. 

Luego la enfermera relata que en sus atenciones el mismo paciente se acerca a por ejemplo tomarse la presión y tiene la oportunidad de contar con suma confianza lo que le sucedió en la semana y su forma de vida; por lo cual el conocimiento que tiene el equipo, de esa persona es integral; no es la misma atención ni terapéutica que se realiza por ejemplo en la guardia. 

Es así, que vienen a curarse una ulcera y permanecen una hora porque tal vez no hablo con nadie más en toda su semana y esa es en realidad la verdadera prestación que se brinda; una escucha atenta, analítica y pensada desde la terapéutica. Esa es la necesidad de la persona; que requiere más atención que la ulcera por la que concurrió inicialmente. Estas patologías que nos aquejan y que son fundamentalmente evitables, se agravan si las personas no toman los cuidados como parte de su cotidianeidad. 

Escuchar el cuerpo
¿Qué es salud?, se interroga la doctora Banfi, cuando indica que para pensar en el autocuidado hay que repensar la definición de salud, no ya como la clásica que se reitera de la Organización Mundial de la Salud; sino una más real que se remita a los tiempos que vivimos.

Entonces piensa y nos dice que salud es sentirse bien para hacer las actividades diarias justamente en un estado de bienestar. Esto cuando hacemos los talleres con los niños lo ejemplificamos con sentir ganas de ir a jugar, levantarse contentos, tener ganas de ir a la escuela. Es pensar si no estoy triste, hay que saber que la salud tiene que ver mucho con lo emocional. 

Con el paso de los años pensábamos que la salud era el buen estado físico; sin embargo hoy sabemos que tiene de igual forma que ver con lo sensorial y lo emocional, lo que está vinculado al desarrollo de otras patologías. Ahora sabemos que hay ocasiones en las que uno no puede manejar esos sentimientos y entonces muchas veces lo emocional es causa de enfermedad. Esto lleva a las personas a buscar esa pastilla mágica para resolver. 

Siempre hay que tener en cuenta las herramientas que da el cuidarse, el priorizarse y la psicología. Que puede hacer cada uno para estar mejor. Sin recurrir a la medicación en caso de no tener la indicación del profesional pertinente. 

El autocuidado tiene que ver con aquellos cuidados que se proporciona la persona para tener una mejor calidad de vida, autocuidado individual, o los que son brindados en grupo o familia. Está determinado por aspectos propios de la persona y aspectos externos que no dependen de ella; estos determinantes se relacionan con los factores protectores para la salud, tanto como con los factores de riesgo, que generan, según el caso, prácticas favorables o riesgo para la salud. 

Para cuidar la vida y la salud se requiere del desarrollo de habilidades personales, para optar por decisiones saludables. La promoción favorece el desarrollo personal y social en la medida que aporte información sobre el cuidado, educación sanitaria para tomar decisiones informadas y que se perfeccionen las aptitudes indispensables para la vida; de esta manera se aumentan las opciones disponibles para que la gente pueda ejercer un mayor control sobre su salud y el medio social y natural, y así opte por todo aquello que propicie la salud.

Las estrategias y mecanismos para desarrollar dichas habilidades se relacionan con la autogestión, la educación e información y el autocuidado, mediados por la comunicación.   

“El equipo de 25”
La médica generalista es Wanda Banfi y la doctora Mercedes Moreno, quien recientemente se incorpora al equipo que además conforman la enfermera Alejandra Lantero. Cecilia Vester se desempeña como administrativa; la obstetra es Ivone Iribarren. 

Como trabajadora social se encuentra Marina Nepote, como pediatra la doctora Graciela Mirmi. La docente estimuladora es Solange Furlange. La licenciada en Nutrición es Victoria Llopis. 

Además al CAPS concurren profesionales de la Casa de la Mujer. Está ubicado en las calles 25 de Mayo y Libertad y brinda atención de lunes a viernes, de 8 a 15.