Fotos: Carolina Mulder

Claro, Reta y Orense

El espacio está por cumplir 21 años

Puerto Mosquito: imperdible lugar

26|02|20 09:25 hs.

Puerto Mosquito, ubicado sobre el cruce de la calle 13 y el arroyo, ha tomado un lugar preponderante en las vacaciones de los veraneantes sobre todo esta temporada en la que el tiempo no acompañó para pasar los días completos en la playa y hubo que salir a buscar opciones al aire libre. Es un hermoso paraje donde se pueden alquilar canoas y kayaks o bien disfrutar de una mateada en un sitio único, que no cobra estadía por permanecer allí. 



Fotos: Carolina Mulder


El lugar, que además cuenta con instalaciones sanitarias, reposeras, sombrillas y una alfombra de césped natural, pertenece a Hugo Cortés. El sitio está por cumplir 21 años en Claromecó, y día a día va creciendo en pos de ofrecer un servicio amplio y para toda la familia. En algunos de sus sectores hay playa de arena, ideal para la pesca además de un muelle donde se amarran las embarcaciones de alquiler. “Yo puse esto y fue una opción más, podían venir al arroyo a un lugar parquizado y con baños y la gente se sentía cómoda”, contó. 

Anteriormente, Hugo tuvo la concesión del Club Náutico donde se encargaba de las canchas de paddle, tenis, la pileta de natación y el agregado de alquiler de embarcaciones. Al dejar ese proyecto, impulsó este puerto que prontamente se convirtió en una prioridad tanto para los locales como para los visitantes que se acercan a tomar sol, entre otras actividades. Hugo, siempre amante de la actividad náutica que viene de familia y desde la infancia, indica que lo creó “pensando en hacer algo tranquilo” que le diera el tiempo para el ocio, pero viendo el éxito no para de trabajar. “Siempre me gustó, mi hermano tuvo casa náutica, yo hacía reparaciones de embarcaciones, de chico practicaba sky acuático y navego a vela cuando puedo”. 


Fotos: Carolina Mulder


Puerto Mosquito fue el gran atractivo de la temporada, junto a los demás espacios parquizados de Claromecó que además de ofrecer esparcimiento completan el hermoso paisaje natural con el que cuenta la localidad. El mismo ha ido evolucionando en varios aspectos junto con los cambios en lo que respecta a las actividades náuticas. 


Fotos: Carolina Mulder


Canoas y kayacs 
Al igual que en muchas playas del resto del país, las actividades acuáticas cada año tienen mayor aceptación, ya que a las tradicionales lanchas y veleros se le agregaron deportes como windsurf, kitesurf, paddle surf y principalmente, los kayaks. 

Recorrer los caminos de agua con un kayak no sólo es una forma relajante de pasar una tarde soleada sino que el remo tiene cantidad de beneficios físicos como mentales, resultando ideal para liberar tensiones; este deporte gana adeptos año a año atrapando a grupos de todas edades. 

Pero este boom, viene de hace aproximadamente diez años y se popularizó de manera rapidísima. Los kayaks antiguos “eran muy difíciles de maniobrar, muy angostitos y se necesitaba mantener mucho la estabilidad además de saber remar”, dijo. Además Hugo indicó que era más a modo de diversión en el que los utilizaban los más chicos “y también les costaba mucho”. 


Fotos: Carolina Mulder


Actualmente pueden verse por toda la costa los realizados en material de plástico, “son más anchos y más fáciles de nadar. No es tan rápido pero puede andar cualquiera inclusive personas grandes y con poca estabilidad”. Asimismo las canoas continúan siendo una opción en el deporte acuático. Hugo dice que “siempre fue el fuerte, tengo una docena y había años que no me alcanzaba” y llegó a pedir prestadas para poder cumplir con los requerimientos de los visitantes. Hoy en día es al revés, “tengo solo cinco canoas, no pongo más porque no hay necesidad. Por el contrario, quince kayacs” lo que demuestra un cambio en la modalidad. 

Temporada 2020 
Hugo indica que la temporada en el caso de ellos ha sido positiva. Si bien hoy en día se están impulsando cantidad de opciones para el día feo de playa “cuando yo comencé la única opción era el Vivero o la costa del arroyo, que era sólo un camino”. 

Asimismo sostiene que el espacio continúa siendo chico, lo que no permite alojar cantidad de gente, pero “hoy en día las autoridades se han dado cuenta y han parquizado toda la costa del arroyo que es muy bueno, al igual que el Paseo de las Siete Cascadas”, algo que recomendó que hicieran ya que lo que él tenía, no alcanzaba para los momentos de verano en los que Claromecó contiene a una importante cantidad de turistas. 


Fotos: Carolina Mulder


En lo que refiere a la temporada que está por llegar a su fin, mencionó que “creo que hubo mucha gente”, beneficiando al turismo local la cuestión de las salidas al exterior, “hacía muchos años que no venia gente de San Juan y de Mendoza, que normalmente van a Chile aún reconociendo que nuestras playas son mejores” pero volvieron porque ahora, les conviene el cambio monetario. 

Por otro lado sostiene que al haber contado con un tiempo climático “malísimo”, el trabajó ya se convirtió en una de las mejores opciones para paliar las inclemencias del mismo. “Yo trabajé muchísimo, al contrario de la temporada anterior en la que nadie venía acá porque estuvo siempre lindo para la playa”, dijo al concluir.