Sara Schoo de Guisasola, "Tarita"

Sociales

El adiós a Sara Schoo de Guisasola

El bien común como motivación

08|03|20 12:05 hs.

La activa incursión que tuvo Sara Schoo de Guisasola en la Liga de Madres de Familia, una entidad nacional con sede en Buenos Aires, describe en buena medida sus inquietudes por ayudar a los demás. 


Fue una de las referentes e impulsora del premio Santa Clara de Asís, galardón de la mencionada institución, destinado a medios de comunicación y a sus profesionales que se hayan destacado por “la difusión de valores intelectuales, morales y estéticos en la promoción y defensa de la dignidad de la vida humana, el matrimonio, la familia, la educación y la cultura” en la radio y televisión del país. 

A su vez, ella recibió reconocimientos por la labor que supo llevar adelante, con la convicción que permite extender en el tiempo una obra positiva. 

Formó una familia con Horacio Guisasola y tuvieron siete hijos: Dulce, Manuela, Cirilo, Segundo, Sara, Patricio y María. Eran propietarios del establecimiento “La Alicia Carmen”, actividad productiva en la que estuvo junto a su marido. 

El espíritu religioso también lo expresó en el hogar, en la vida cotidiana. Quienes la conocieron la describen como una persona muy social y gran anfitriona. Para sus seres queridos, era Tarita. 

Por las actividades que desempeñaba, junto a Tres Arroyos, la capital federal fue la otra ciudad donde permaneció y residió. 

Uno de sus gustos personales era la moda y cubrió en varias oportunidades desfiles o escribió información de manera especial para La Voz del Pueblo. 

Pero, como se indicó, destinó el mayor tiempo y dedicación a La Liga de Madres de Familia. Seguramente, en coincidencia plena, con sus lineamientos de acción de “lograr la estabilidad y el bienestar de la familia, contemplando todos aquellos problemas que puedan afectarla”, así como “procurar el bien de la niñez y de la juventud”.

Los restos de Tarita serán despedidos esta tarde a las 16 horas en la capilla del Cementerio Danés. Su entorno más cercano e íntimo, así como los amigos de los suyos, le darán allí con mucho afecto el último adiós.