El intendente Julio Marini, en el alojamiento del Polideportivo

B.Juarez

Benito Juárez

Se pondrá hasta el polideportivo si el coronavirus ingresa con fuerza al distrito

22|03|20 12:50 hs.

Faltaban 20 minutos para las nueve de la noche del último viernes y el intendente de Benito Juárez, Julio Marini, guardaba el auto en su casa después de recorrer la ciudad para ver el acatamiento de sus vecinos a la cuarentena total y obligatoria, decretada 24 antes por el gobierno del Presidente Alberto Fernández. 


Conforme con lo que vio, Marini, describió que los juarenses han entendido después de haber puesto especialmente atención en la actividad sobre “negocios y en el tránsito”. 

El intendente juarense participó –como otros mandatarios comunales- de una serie de reuniones que el gobernador Axel Kicillof fue manteniendo con jefes comunales bonaerenses previo al anuncio hecho en la noche del jueves por el titular del Ejecutivo nacional. 

De allí se trajo la “gran preocupación” que observó en la primera línea de la administración del gobierno bonaerense. En ese contexto hubo promesas de asistir a los municipios con insumos para el trabajo de los servicios de salud.

En materia de salud además se les confió que se evalúa sumar el aporte y presencia de entre 400 y 500 médicos cubanos para dar respuesta a las posibles demandas en la emergencia sanitaria, enmarcada en la pandemia del coronavirus.


La sala inaugurada el último viernes en el centro público de salud tiene capacidad para cinco pacientes, y a ella sólo se accede por fuera del hospital


También contó que el gobernador y su gabinete “están sabiendo” cómo se instala otro problema, de la mano del avance de las medidas restrictivas para evitar mayores consecuencias con la pandemia del coronavirus. 

Se trata de lo que Marini llamó “recesión” y que desde el gobierno de la provincia saben que va a impactar en las arcas municipales, pero sobre todo en los bolsillos de la gente. “La persona que tiene asegurado un sueldo no tanto, pero el que hace changas va a estar complicado en todo sentido”, expresó. 

“Ya lo están sabiendo y están preocupados, en mi caso también me doy cuenta. Va gente a pagar a la Municipalidad y no le podemos cobrar, porque se dio asueto al personal municipal”, dijo.

Del encuentro con Kicillof y sus colaboradores más cercanos, Marini regresó “contento” por el nivel de atención que la Provincia le da al tratamiento del problema. 

En la misma línea de reconocimientos por las respuestas que como intendente recibe a diario, resaltó el gesto de parte de vecinos para ayudar “en lo que resulte necesario”. Incluso hasta destacó la actitud de empleados municipales que se ofrecieron ante cualquier necesidad. 

Sector especial 
Desde hace un mes y medio, Marini y su equipo de su salud se pusieron a trabajar en cómo amortiguar una posible embestida del coronavirus en Benito Juárez. 

En consecuencia, se empezó a trabajar con objetivos que permitan “afrontar la situación”. Consecuencia de ello este mismo viernes se habilitó un sector especial de atención en el hospital municipal, al que se accede únicamente frente al Instituto Cruz del Sur. Se trata de un espacio para atender una eventual demanda sanitaria estrictamente vinculada al coronavirus. Es una sala de aislamiento para cinco personas, que ya tiene un equipo de salud especialmente armado para dar respuestas a esa necesidad específicamente. 

Es el mismo personal que ya está prestando servicios, fuera del hospital municipal, para casos de afecciones respiratorias, fiebre o dolores de garganta. Este tipo de atención se realiza en los domicilios de los afectados, a partir de un protocolo que la salud pública juarense ya viene aplicando. 

Contó Marini a La Voz del Pueblo que ese servicio fue requerido por vecinos aunque no en una cantidad importante de asistencias, hasta el momento. Para poder aplicarlo –además- se cuenta con un vehículo que no es utilizado para otras necesidades. El servicio de respuestas para atender casos vinculados al coronavirus de hecho tiene una línea de teléfono celular exclusiva. 

Entre las medidas dispuestas, con fondos municipales, se encuentra la compra de elementos de limpieza para las instituciones educativas de todo el partido. 



Más respuesta 
El intendente juarense igualmente le confió a La Voz del Pueblo que ya tiene analizado y acordado con su equipo de salud, utilizar como lugar de internación al Polideportivo Municipal si el coronavirus ingresa con fuerza al distrito.

El edificio cuenta con espacio más que suficiente, cerramientos de seguridad acordes y hasta se encuentra en un ámbito ciertamente aislado de los barrios, al no tener una proximidad inmediata a los hogares de los alrededores. 

Como parte del protocolo que puertas adentro del distrito se está llevando adelante, contó Marini que acaba de comprar tres respiradores. Pero apuntó que está detrás de poder adquirir uno más si es que consigue. 

Con estas adquisiciones, Benito Juárez, contará con once respiradores, si se suman cuatro que dispone el servicio de terapia y otros tres en el quirófano del hospital municipal. 

A un costo de 700 mil pesos aproximadamente, el municipio compra cada aparato a una empresa cordobesa que los fabrica. Lo difícil de poder conseguir la undécima unidad para la salud pública juarense radica en que –por la demanda- se ha ralentizado la entrega. 

Faltan policías 
Un aspecto del que también se ha encargado el intendente juarense es del control en los accesos a la ciudad. “No cortando las calles con tierra, ni suspendiendo el tránsito. No se puede, es un delito federal”, afirmó Marini. 

Además agregó que se controla la entrada a la ciudad haciéndoles firmar a los ingresantes una declaración jurada en la que informan de dónde llegan, hacia dónde van, si estuvieron en el exterior, nombre, apellido, edad, número de teléfono, y deben contar porqué motivo van a la ciudad. Además se le toma la fiebre.

“Esto lo hacemos pero, tengo que ser honesto y aclarar que, lamentablemente en algunos momentos se nos escapa de hacerlo porque tenemos pocos policías. Estamos pidiéndole al gobierno de la provincia que nos dé más policías porque realmente estos cuatro años que pasaron no tuvimos respuesta, nos quedamos con poca policía”; admitió Marini. 

Precisó el intendente que los agentes policiales disponibles atienden los controles de tránsito en la ruta, los negocios para que cierren a las 20, y también hacen prevención. “La verdad que no tenemos la cantidad de policías para cubrir las 24 horas”, afirmó al sincerar lo falto de recursos que está en ese sentido. No obstante, subrayó el apoyo de la policía que “está trabajando con un compromiso muy fuerte”. 

En tanto, Marini, destacó cómo se comprometen vecinos en determinadas circunstancias. “Cada uno que viene de Europa, de Brasil -o de donde sea, como es una comunidad chica- te enterás enseguida quién está por venir y quién no. Nos acercamos a la casa de la familia le pedimos que hagan los 14 días de cuarentena, y la gente está dando una respuesta muy positiva, hablándole bien como corresponde”, explicó el intendente del Frente de Todos para quien en este marco adverso “nos salvamos entre todos, o morimos solos”.