Claro, Reta y Orense

Claromecó

“Lo importante es actuar rápido y que el alimento llegue”

28|03|20 16:51 hs.

El servicio de comedor escolar que funciona en Claromecó tiene sede en la escuela N° 11, en donde usualmente se elaboraba la comida para chicas y chicos de primaria, así como también 7 viandas para el Jardín 921. 


Ante la situación de emergencia sanitaria, el consejo escolar debió coordinar con las instituciones para garantizar los derechos al comedor, a partir de brindar un servicio con bolsones de alimentos, que fué entregado el miércoles pasado y que, se estima, tiene una duración de 10 días. 

María del Carmen Rodríguez, directora de la institución de Nivel Inicial, cuenta cómo - junto con otras instituciones- pusieron la mirada no sólo en los alumnos y alumnas que asistían al comedor, sino en las muchas familias que actualmente no están trabajando y no tienen ningún ingreso. 


María del Carmen Rodríguez (Foto: Carolina Mulder)


Aunque no puedan juntarse físicamente, hay muchas personas en Claromecó movilizadas, comunicándose constantemente, con la atención puesta tanto en quedarse en casa, tener paciencia y cuidarse, como en prestar atención e intentar ayudar a los grupos más vulnerables, y que se ven más perjudicados que el resto ante las medidas de distanciamiento social obligatorio. 

“Nos propusimos juntar alimento y repartirlo, pero no es una iniciativa exclusiva del jardín sino que es un trabajo con el compromiso del pueblo”, cuenta María del Carmen. Lo que sí desde un comienzo estuvo a cargo del jardín de infantes fue la tarea de llamar a cada familia, ver la situación en que se encontraba, y registrar las necesidades y prioridades. 

“Armamos una lista, acercamos alimentos a las familias que tenían mayores necesidades, y tenemos el registro de aquellas otras que por ahora no están recibiendo ayuda, pero que seguramente la necesitarán si no puede salir a trabajar en poco tiempo”, relata la directora. 


María del Carmen Rodríguez (Foto: Carolina Mulder)


Una red solidaria 
Para realizar esta tarea, tanto maría del Carmen, como la psicóloga social de la localidad Fernanda Aniarena, y Mari Souto, en representación de la delegación, se han vuelto referentes de lo que en pocos días se ha convertido en una red solidaria. Su rol es fundamentalmente el de intermediarias que conectan a aquellas personas que pueden y quieren colaborar con alimentos o remedios, y aquellas otras que los necesitan. 

Los mercados locales Oasis y Mariju, por otro lado, son las principales sedes de donaciones de alimentos, así como también en la carnicería El rey de la carne se aceptan donaciones de dinero, que luego son retiradas en cantidad de carne por quienes se les indica.

“Lo manejamos saliendo lo menos posible”, aclara María, “Unimos a quienes quieren donar con quienes están más cerca dentro de los que necesitan. A veces simplemente llamamos al supermercado en donde hay una caja con alimentos y le decimos que lo va a retirar cierta persona, para no tener que salir”. 

Finalmente, señala: “Quizás no es tan prolijo, pero lo importante es actuar rápido y que el alimento llegue”