El plantel campeón del año pasado

Deportes

Desde el Archivo

Colegiales, campeón 2008 y 2019

04|04|20 11:42 hs.

Colegiales es el último campeón de Primera División de la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol. El Escolar llegó con ese título al quinto logro anual, y el anterior había sido en 2008. Fueron 11 largos años para la institución de avenida Rivadavia, donde en el medio estuvo en Segunda División, pero seguro que ambos títulos se recuerdan con alegría. 


En 2008 Colegiales fue el campeón del Apertura con un equipo que es difícil de olvidar, el cual tenía como entrenador a Omar Espinal. Tras concluirse los dos torneos cortos, al Escolar le tocó definir ante Huracán Ciclista que tenía como DT a Carlos Méndez. 

El primer partido de aquella final del año de 2008 se jugó en el Victoriano Zubiri y Colegiales se impuso por 5 a 2 con los goles de Flores -2-, Stornini -2- y Tavernini; para los chavenses marcaron Mauricio Tavieres y Fernández. 

La revancha se jugó en Chaves, y Ciclista logró revertir un resultado adverso para ganar por 2 a 1 y así estirar la definición a un tercer juego. Esa tarde del 26 de octubre de 2008 Stornini había abierto el marcador para el Escolar, pero Acosta y Spitz dieron vuelta la historia. 

El tercer encuentro se disputó en el remodelado escenario de Olimpo, que con tribunas llenas fue lugar de la vuelta olímpica de Colegiales. El Escolar superó por 2 a 0 a Ciclista con los goles de Darío Flores, al inicio y el final del segundo tiempo. 


En el equipo campeón del 2008 jugaron Moris, Gallo, Villegas, Gallo, Méndez Campo, Stornini, Annechini, Guzmán, Plaza, Luengo, Torrese, Di Rocco, Leandro y Ezequiel Morán, Giménez, Paguegui, Flores, Irigoin y Tavernini


En el último partido Espinal dispuso que sean parte del 11 inicial, Luengo; Annechini, Di Rocco y Paguegui; Plaza, Irigoin, Morán y Guzmán; Tavernini; Flores y Stornini. Luego ingresaron Villegas, Torrese y Giménez. Por Ciclista lo hicieron, La Canal; Mariano Tavieres, Juárez y Cabral; Carlos Paradisi, Harguindeguy, Lisi y Mauricio Tavieres; Godoy y Fernández. Luego entraron, Agustín Paradisi, Spitz y Rebollini. 

Mucho más fresco en la memoria está lo que pasó en 2019, cuando el Escolar volvió a gritar campeón. Fue un “campañón” de un equipo que superó dificultades desde el principio, se puso de pie más de una vez y logró quedarse con la final del año al superar a Huracán que iba por el bicampeonato. 

Colegiales comenzó el año con Sergio Amestoy como entrenador y probando jugadores llegados desde Buenos Aires. El Oficial comenzó con un revés por la derrota justamente ante el Globo, pero luego el equipo fluyó y terminó como líder del Apertura junto a Huracán, donde los de Leo Gómez ganaron en un desempate. 

Luego del primer torneo corto dejó el equipo David Boquín, delantero y referente, Amestoy a las dos fechas también se alejó y tras un interinato de una fecha de Darío Gil llegó Guillermo Sauce. 

Con Sauce en el banco Colegiales fue campeón del Clausura y llegó a la final del año, donde aguardaba Huracán. Luego de tres partidos vibrantes, el primero quedó para Huracán en el Bottino, el segundo para Colegiales en el Zubiri y el desempate se jugó en la cancha de Olimpo donde por penales el Escolar logró la merecida vuelta olímpica. 


En el plantel 2019 estuvieron, Alonso, Di Rocco, Sanabria, Plaza y Silcan, Barrionuevo, Montero, Cárdenas y Biera, López, Videla, Sacone, Amado, Moro, Merlo, Maximiliano y Ceferino Quintela y Suárez, entre otros


Los once que jugaron el partido definitivo fueron: Alonso; Di Rocco, Sanabria, Plaza y Silcan; Barrionuevo, Montero, Cárdenas y Biera; López y Videla. Luego ingresaron Sacone, Amado y Moro, y fueron parte de ese equipo también Merlo, Maximiliano y Ceferino Quintela y Suárez, entre otros. 

Dos hechos unen una consagración con la otra. Por un lado la esencia de jugadores de la casa, tal es así que Carlos Plaza fue parte de los dos equipos, el campeón 2008 como el que se consagró en 2019. 

Mientras que por otro la consagración de un DT que nunca había logrado una vuelta olímpica en Primera, como fue el caso de Omar Espinal en 2008 (venía de dos finales perdidas, la de 2007 con Colegiales ante Independencia) y de Guillermo Sauce el año pasado que tras reemplazar a Sergio Amestoy (por una fecha estuvo Darío Gil) también se convirtió en un entrenador campeón.