Al centro y de uniforme oscuro, Carlos Fredes y a su derecha Juan Carlos Caruso

Sociales

El barrio de la Plaza España está de luto

Se “fue” el Negro Carlos Fredes

24|04|20 09:53 hs.

El martes falleció en una localidad del Gran Buenos Aires Carlos Fredes. Seguramente, hablo de los que ya peinan más de alguna cana, que todos los que alguna vez fueron a las oficinas del Correo Argentino y de ENTel -actual edificio del CRESTA- lo habrán visto. 


Porque era imposible no descubrirlo con su guardapolvo color marrón claro y esa eterna sonrisa a Carlos Fredes, el Negro para la mayoría. 

Un tipo afable, de carácter risueño y siempre dispuesto al chiste rápido. Pero además de un hondo sentido servicial y por sobre todo, humano. 

Hacedor de muchas cosas en las que siempre estuvo involucrado lo social: la Fiesta del Día del Niño -en la avenida Ituzaingó-, la primera Banda Coreográfica Plaza España y la Junta Vecinal de la Plaza España, por citar algunas. 

Uno de los que LA VOZ DEL PUEBLO recurrió para consultar sobre la vida del Negro Fredes fue Juan Carlos Caruso. Juntos recorrieron un camino muy largo que se inició con la creación de la Banda Coreográfica.


El Negro Carlos Fredes


La Banda Coreográfica 
Caruso cuenta que Carlos Fredes, junto a Ernesto Re y Salvador Conde “formaban parte de la comisión de la Junta Vecinal de la Plaza España. Yo lo contacto en el 83 ya que ellos todos los años hacían un Festival del Día del Niño -en avenida Ituzaingó, con grandes premios- y el me conocía por el Club Español. Durante una cena me propone hacer algo juntos, citándome a su casa y cuando llego me encuentro que estaba toda la comisión de la Junta Vecinal. A mediados del 84 convocamos en La Perla a una inscripción para armar la Banda y comenzamos a ensayar en el Club Racing. El 6 de marzo del 85 se hizo la presentación oficial en la Municipalidad y días después desfilamos en el cierre de la Fiesta del Trigo de ese año. Desde ahí no nos separamos más, hasta que me fui de la banda en el 2002”. 


El primer desfile de la Banda Coreográfica en marzo de 1985


Juan Carlos destaca que Carlos “era un tipo profundamente solidario y muy positivo. El `no puedo` no existía y en la Banda Coreográfica lo potenciamos, nosotros recorrimos gran parte del país con ella. Además él tenía guardados la ropa y todos los elementos de la Banda en su casa hasta que tuvimos la sede en el Club Ferroviario. El rol de Carlos en la Banda era el de coordinador en cuanto al vestuario y su mantenimiento como cuando viajábamos a algún lugar. En tanto su trabajo en el Correo era el de mantenimiento y también junto a su mujer, Marta, tenían una casa de encuadernaciones de la que se ocupaba ella. Además de todo lo que hacía con la Junta Vecinal ya que la Fiesta del Niño luego se trasladó a la Plaza; para el Día de la Madre se hacía un evento grande y también en Navidad un Pesebre Viviente junto con la Banda Coreográfica”, señala en el final. 

De bastonera a directora 
Otra de las personas que consultamos y quiso expresar su recuerdo fue la actual vicecónsul de España, directora de la Guardia Real del Club Español e integrante de la comisión de la institución, Andrea Tolosa. 

Al referirse al querido Negro, Andrea recuerda: “Mencionar el nombre de Carlos Fredes en mi vida se remonta a 1989 cuando con 12 años hacia trámites varios en mis inicios laborales para un estudio contable y entrando al Correo Argentino en el edificio de ENTel (actual CRESTA) me llama un hombre de voz gruesa y me dice “nena ¿vos sos la hija del Negro Tolosa?”

Y me agregó ‘¿vos te das cuenta lo alta que sos? Por qué no te venís este sábado al CEF Nº 4 y te enseñamos lo que estamos haciendo en la Banda Coreográfica’. Al principio me negué, le dije que eso no era para mí y él, todos los días que me tocaba ir al Correo, me decía ‘Animate. Dale!’. Entre su gran sonrisa y un gran sentido del humor, tanto insistió que un sábado me presenté a ver la clase para interiorizarme de lo que se trataba y no me podía quedar a ver… tenía que hacer, así que me dieron un bastón y comencé a transitar el camino de la disciplina y el arte sin querer proponérmelo”.



“Con esta introducción puedo afirmar que ‘Carlitos’ fue el que me impulsó de alguna manera a iniciarme como artista y el que me presentó por primera vez al que hoy es mi maestro, Juan Carlos Caruso por lo que le estaré agradecida por siempre”. “‘Carlitos’ fue un gran coordinador del grupo de Banda Coreográfica, la mano derecha de Juan Carlos para llevar a la Banda a grandes escenarios recorriendo el país y además un gran dirigente presidiendo la Comisión de Plaza España, emblema de nuestra colectividad española”.

“Luego de la disolución de Banda Coreográfica recuerdo haber coordinado una reunión entre la comisión de Plaza España y la del Club Español para solicitar que el Club pueda ser depositario de todo el vestuario y utilería y Carlitos apoyó totalmente la moción. Hoy Guardia Real del Club Español luce esos mismos trajes y continúa dándole vida con sus bailes, destrezas y habilidades”. 

En el final de la reflexión Tolosa señala: “La Subcomisión Plaza España, el Club Español y este Viceconsulado Honorario despiden a Carlos Fredes con un sentido de agradecimiento total por tantos años de servicio a nuestra comunidad”.