Claro, Reta y Orense

Para de a poco “cambiarle la cara” al Vivero

Una invitación para ser parte de los cambios en la Estación Forestal

12|05|20 11:25 hs.

Por medio de los trabajos en la zona del campamento y con un proyecto de lombricultura, desde la dirección de la Estación Forestal de Claromecó, convocan a la comunidad en general a ser parte de los cambios que se están proyectando en el gran parque que aún busca reinventarse tras los efectos del último y devastador incendio ocurrido hace seis años. 


El personal del Vivero figura en el primer lugar de los agradecimientos y reconocimientos que el director del paseo, Carlos Carabio, pronunció en declaraciones a La Voz del Pueblo. Asimismo hizo lo propio con el Departamento Ejecutivo, la Comisión Asesora del Vivero y sobre todo con los vecinos que siempre se acercan a colaborar. 

“Queremos cambiarle la cara a la Estación Forestal en cuanto al diseño, darle un marco más social al uso del lugar”, dijo Carabio, quien trabaja en el diseño de tres sectores bien definidos. 

Uno de ellos “es la zona para que se desarrollen actividades de turismo, cultura, deporte y recreación en el ambiente natural que estamos creando nosotros, con el nuevo diseño de la Estación Forestal después del incendio de 2014”, mencionó. 


Carlos Carabio (Fotos: Caro Mulder)


Recientemente Carabio recibió el apoyo de habitantes de la comunidad claromequense, que desinteresadamente, y bajo su supervisión, trabajaron “en el mantenimiento” de los distintos sectores en los que se están trabajando. 

“En este caso es un sector que nosotros lo diseñamos con distintas especies que nos permiten intercambiar el paisaje con lo nativo, que ha nacido después del incendio, como la acacia y el eucaliptus blanco cercano al sector de los fogones”, describió el director del espacio natural también conocido como Vivero. Afirmó que esa combinación de especies “nos permite darle un colorido mejor al paisaje y en el futuro vamos a tener una variación en cuanto a la fauna del lugar, teniendo en cuenta las distintas especies con las que estamos trabajando”. 

Acerca de la colaboración, Carabio, señaló que “es muy gratificante que nos acompañen, eso es lo que estamos buscando con las escuelas, los habitantes e instituciones. Que se acerquen con proyectos y que nos acompañen en el mantenimiento, mejoramiento y conservación de este lugar tan lindo que es la Estación Forestal”, remarcó. 

La base del campamento donde se desarrolla uno de los tramos del proyecto general se encuentra pasando el sector de fogones, sobre la última estación del Vía Crucis - camino hacia los saltos de pesca- y donde históricamente llegaban de visita muchas instituciones de la provincia de Buenos Aires para acampar.

Plantación 
Entre las actividades previstas por delante este año, Carabio tiene proyectado un programa de incorporación de unos 15 mil plantines, si bien la iniciativa está condicionada por el formato de trabajo actual con personal reducido en contexto de cuarentena. 

“Ya comenzamos la tarea en el segundo sector del proyecto, por eso quería convocarlos e invitarlos para que conozcan los distintos sectores. Vamos a trabajar con pinos y eucaliptos”, dijo el ingeniero forestal pensando en poder concretarlo a partir de las próximas semanas. 

Otro aspecto sobre el que se viene trabajando en el Vivero, según contó Carabio, tiene que ver con el raleo y apertura de calles “en la zona de acacias rastreras, un área problemática para los incendios”, dijo en referencia a un ámbito ubicado sobre calle 40 y la segunda cortina de eucaliptos.  

Producir tierra buena 
En tanto ayer, como novedad, se produjo la recepción de una primera carga de residuos orgánicos procedentes de la planta de reciclado de San Francisco de Bellocq. “Comenzamos -con un año y medio de preparación- con la lombricultura”, contó.

Confió que se trata de un “desafío” con el cual tiene previsto poder llegar a crear fuentes de trabajo a partir de una iniciativa del Estado en la que pueda participar la comunidad a través –por ejemplo- de un formato de cooperativa. 

“Estuvo el intendente la semana pasada, lo charlamos con él y el viernes pasado lo hablamos con el secretario de Gestión Ambiental y coordinamos para el día de hoy –ayer- la primera carga de la planta de reciclado de Bellocq con residuos orgánicos para que lo podamos utilizar en la Estación Forestal con lombrices californianas”, manifestó. 

Hasta el momento el proyecto viene sosteniéndose con desechos de las verdulerías de la localidad y con la bosta de campos vecinos. En principio, se trata de una propuesta que genera mucha expectativa en el ingeniero forestal que gestiona el Vivero. Además de una actividad sustentable, buscar dar impulso a una propuesta que motive el compromiso y trabajo entre los habitantes de la localidad, a partir de la producción de tierra con muy buena calidad.