El equipo de investigadores. Santiago Werbajh, Carolina Carrillo, Luciana Larocca, Fabiana Stolowicz

La Ciudad

Carolina Carrillo, bióloga

Al gran pueblo científico: ¡Salud!

21|05|20 08:55 hs.

Por Valentina Pereyra


Carolina Carrillo es una apasionada de la ciencia, cuando eligió la carrera de Biología lo hizo debido a la pasión que siente por el conocimiento científico y la investigación, por amor a la naturaleza y, para desarrollar ese idealismo de juventud que no muere: curar todas las enfermedades y cuidar el equilibrio biológico. 

La otra pasión, la que siente por el fútbol, llegó después, con otro equipo, uno listo para divertirse, hacer buenas jugadas y hasta escribir un libro de cuentos con relatos de esa experiencia sobre césped. 

Carolina Carrillo formó parte de la investigación que hizo posible generar un kit para detectar el Covid-19 en poco más de una hora, un avance científico y tecnológico que anunció el presidente Alberto Fernández. 

La científica marplatense desarrolló el test en un equipo integrado por científicos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, del Conicet, de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación, y por sus pares del Instituto de Ciencia y Tecnología Dr. César Milstein (Conicet-Fundación Pablo Cassará), que trabajan en la Unidad Coronavirus Covid-19. Adrián Vojnov, director del Instituto Milstein y de este proyecto, y Carolina Carrillo, como directora del grupo que desarrolló el test, respaldaron con su presencia la presentación que el viernes por la noche realizó el presidente Alberto Fernández. 

Cómo funciona el test 
Existen test serológicos y moleculares. Los primeros requieren que el organismo infectado comience a producir anticuerpos, algo que ocurre varios días después del contacto con el virus. Es decir, para ese momento, la persona ya puede estar cursando una etapa intermedia o tardía de la infección. Mientras que los test moleculares identifican la presencia del virus. 



“Este test permite identificar la presencia del virus propiamente dicho -explica Carrillo-. Se llama test molecular, es como las PCR (Reacción en Cadena de la Polimerasa), pero muy simplificado, lleva mucho menos tiempo, necesita solo de un equipo simple como un calentador; a diferencia de la PCR que necesita uno muy costoso y de alta tecnología”. 

Destaca que “toda la manipulación del kit es muy sencilla, lleva menos de una hora y a simple vista se puede ver el resultado”. 

Azul o violeta 
Sobre la metodología de uso manifiesta que “en el kit hay tubos de reacción y una mezcla de reacción que se agrega en el momento a esos tubos, cuando se pone allí la gota de la mezcla y se coloca una alícuota de la muestra de ARN del paciente, eso toma una coloración violeta. Adentro del tubo -si el genoma del virus está presente- cuando incubo a 74° en esa hora se va a dar una reacción de amplificación porque hay una maquinaria enzimática que detecta la presencia del virus y lo copia millones de veces, si no está, no lo copia. Al pasar el tiempo de incubación, si sigue color violeta, la reacción continúa como al principio, es decir negativo, si cambia a color azul es que se pudo amplificar el genoma del virus y eso es porque hay presencia del mismo”. 

Descentralización 
La investigadora señala que la descentralización de los diagnósticos es posible, pero no fácil de lograr. Explicó que el kit todavía funciona con ARN extraído purificado de la muestra, no se hace de muestra directa. “Cuando se le va a hacer el diagnóstico a un paciente se toma con un hisopo una muestra nasal o bucal y ahora se están validando también los métodos de saliva y esputo, todo este proceso para que deje de ser una muestra infectiva donde se rompe al virus para quedarse con el material genético debe hacerse en condiciones de bioseguridad”, argumenta. 

Sobre esto último Carrillo afirma, “ahí está la limitante de quién y cómo puede hacerlo, porque tiene que ser una persona altamente capacitada para eso, además en condiciones de bioseguridad -reiteró-, lo mismo para cualquier muestra de paciente sospechoso de Covid”. 

Asimismo, agrega que “una vez que tenemos el ARN se puede hacer PCR común y en cuatro horas o un neokit de una hora, por eso, esto puede descentralizarse”. 

Rápida respuesta 
Carolina valora y está orgullosa de la capacidad científica y tecnológica argentina que permitió dar una rápida respuesta en la emergencia por el coronavirus. “Dimos una respuesta incluso más rápida que otros países, esto por la trayectoria en conocimiento, experiencia y la educación científica, que nos da herramientas para ser un pueblo más independiente”, expresa. 


El presidente Alberto Fernández anunció el viernes pasado la creación del test de diagnóstico rápido. Participaron de la reunión el ministro Ginés González García; Analía Franchi, titular del Conicet; el ministro Roberto Salvarezza; y los científicos Carolina Carrillo y Adrián Vojnov


La científica pondera tener una estructura de Ministerio de Salud y de Ciencia, lo que considera “indispensable para responder en este tipo de emergencias rápidamente. Cuando se declaró la emergencia en el país se organizó una Unidad Covid en el Ministerio de Ciencia, se convocó a científicos con trayectorias en desarrollar kits, medida que vino acompañada de recursos económicos, compra de insumos en el exterior, además de la coordinación con el Ministerio de Salud”. 

Recuerda que el Gobierno “convocó a algunos grupos de investigación por la trayectoria en desarrollo de diagnóstico moleculares y nosotros, además, teníamos la ventaja de tener un producto con validación clínica”. 

La experiencia 
Carolina sostiene que desarrollan kits de diagnóstico desde el 2011. “Empezamos con una convocatoria del Ministerio de Ciencia para desarrollar un kit de diagnóstico de chagas congénito, con la misma base tecnológica y cuando vimos la potencia de esta tecnología lo planteamos como plataforma para el desarrollo de los kit y con el criterio de replicar la experiencia que juntábamos. Fue lo que permitió y habilitó, para cuando llegó el Covid, tener el capital de conocimientos de ensayos, pruebas y error que nos hizo responder con rapidez”, manifiesta. 

En su análisis, reflexiona que el conocimiento científico y tecnológico, “es algo que parece abstracto y cuando hay poco presupuesto parece que gastamos plata, pero en realidad estamos produciendo conocimiento y tenemos la capacidad de reaccionar ante las necesidades sociales”. 

Finalmente, habla de la importancia del equipo que trabajó en la plataforma. Junto a ella se desempeñan los investigadores Santiago Werbajh, Luciana Larocca, Fabiana Stolowicz y Adrián Vojnov.  

         00000000000000000000000000000000000000

“Sucias de caucho”
Carolina juega al fútbol, pasión que la divierte y completa su idea de trabajo en equipo. “Me encanta jugar al fútbol -que hago cada vez menos- juego con un equipo de mujeres de letras y de arte, unos bichos raros como yo, es un placer”. 

“Sucias de caucho” es un libro de nueve cuentos organizados en “pre calentamiento, primer tiempo, entretiempo, segundo tiempo”, en el que se animaron a jugar sobre papel.

“Escribimos en primera persona ficción con matices de verdad, algo que se dio naturalmente, cada una escribió su cuento, pero nombró a la otras, se puede hacer zoom en cada jugadora y reconocerla en la cancha, quedó un libro bellísimo”, comenta en el diálogo con La Voz del Pueblo.