La Ciudad

Entrevista a Julián Lamberti

Paradores: el futuro llegó

24|05|20 10:33 hs.

El director de Turismo, Julián Lamberti, en el marco de una extensa entrevista, profundizó sobre los nuevos tiempos que se aproximan en torno a lo que serán los próximos servicios de playa en la costa del distrito. Para la venidera temporada, está prevista la puesta en funcionamiento de tres nuevos paradores: dos en Claromecó y uno en Reta. 


En diálogo con este diario, el funcionario brindó detalles acerca del proyecto que ya está en estudio en el Concejo Deliberante, que deberá dar su aval para que el próximo paso sea el llamado a licitación.

-¿En qué consiste el nuevo paradigma de paradores para la costa del distrito? 
-El objetivo fue diseñar la Unidad Mínima y Funcional de Servicios de Playa. La visión de los destinos turísticos más avanzados del planeta es lograr playas accesibles y sustentables. Cuando hablamos de accesibilidad, hablamos de generar espacios a los que puedan acceder personas con cualquier tipo de discapacidad, ya sea a los paradores como así también a la playa y al mar. ¿Cómo? Mediante rampas accesibles, baños adaptados, sillas anfibias, bajadas, y personal capacitado. Hablar de accesibilidad es hablar de igualdad de posibilidades. 

Sustentabilidad implica procesos que no generen impacto negativo ni en el medio ambiente, ni en la economía, ni en la comunidad. Estos procesos deben ser sostenibles en el tiempo, garantizando la generación de productos y servicios para las generaciones presentes, sin que esto implique, por desgaste o abuso, la puesta en riesgo de los recursos naturales, económicos y culturales para las generaciones futuras.

Nuestro distrito está dando el primer paso, con proyectos diseñados cuidadosamente por el municipio, revisados por el doctor Federico Isla (Conicet) y alineados con la realidad actual de nuestro mercado. Paralelamente, estamos iniciando el proceso de certificación de nuestras playas con Bandera Azul. Desde la Secretaría de Obras Públicas se trabajó mucho y muy bien para el desarrollo del proyecto.     

-¿Qué percepción tuviste de parte de los concejales cuando les presentaste el proyecto? 
-Me llevé una muy buena impresión de los concejales y de su compromiso con este tema de los paradores. Muestran una postura firme y de cooperación. Me fui de la Comisión de Turismo -reunión desarrollada el último martes- con una enorme responsabilidad y poco margen de error. 

-¿Te hicieron aportes o propusieron otras ideas para implementar en este proyecto?
-Hubo aporte de ideas. Por ejemplo: en referencia a concesiones anteriores que no han podido realizar las obras, se analizará si es factible dar la posibilidad de que se encuadren en estos nuevos diseños realizados por el municipio. Los concejales están muy firmes en que se cumpla con las obras o se den de baja las concesiones incumplidas. En ese concepto estamos de acuerdo, ya que, por ejemplo, jamás podremos certificar playas con Bandera Azul si siguen estando las viejas estructuras en nuestras playas. Por otro lado, el bloque de Juntos por el Cambio nos había acercado un proyecto que también tuvimos en cuenta a la hora de diseñar estos nuevos paradores. 

-En Claromecó se harán dos paradores nuevos para el próximo verano, ¿Se piensan hacer más? 
-En principio serían dos en Claromecó y uno en Reta. Nuestros destinos reciben más turistas cada año. La demanda va en aumento. Es momento de llegar con más y mejores servicios. Iremos aumentando nuestra oferta con una cuidada planificación. 



-¿Qué características técnicas tendrán los nuevos modelos? 
-Son estructuras livianas, pequeñas, montadas sobre pilotes para garantizar la circulación de la arena, cien por ciento removibles, accesibles, comprometidas con el medioambiente y no contaminantes. También están pensadas para ser atractivos espacios gastronómicos y de relax. Promovemos la utilización de energías renovables 

-¿Cuál será el papel del municipio en la etapa que se viene? 
-El papel del municipio es el de generar las condiciones necesarias para crecer. Asesorar, capacitar, educar, facilitar trámites, aportar ideas, mostrar un rumbo claro, afianzar el vínculo con el sector privado y trabajar en conjunto para lograr objetivos comunes. 

-Si el Concejo Deliberante da el Ok y todo va encaminado, ¿cuándo se llamará a licitación? 
-Instantáneamente iniciaríamos el proceso licitatorio. Estamos con los tiempos justos. Confiamos en que el Concejo dará despacho a nuestro pedido el 4 de junio. De ocurrir así, probablemente podamos tener adjudicatarios a fin del mes de julio.  
-¿Dónde se instalarán y para cuando está previsto que ya comiencen a funcionar? 
-La idea es licitar en Claromecó un espacio en la bajada de la calle 30 y uno en la bajada de la calle 36. En Reta, el espacio que ocupaba el Nautilus. El objetivo es llegar a inaugurar los nuevos paradores en forma previa a la inauguración de la próxima temporada. 

-A simple vista, los modelos de paradores previstos no tienen características faraónicas ¿Cuál fue el criterio aplicado para proponer el formato presentado? 
- Tuvimos en cuenta el mercado actual de nuestros destinos de playa, los hábitos de los turistas, el consumo, la demanda y el tiempo de duración de las temporadas, entre otras variables. Determinamos que nuestro proyecto debía ser una "Unidad mínima y funcional de servicios de playa" que garantice los servicios turísticos necesarios, con costos de inversión inicial bajos, costos fijos bajos, accesibles, modernos y sustentables. 

-Aproximadamente, ¿de cuánto es la inversión que hará el eventual adjudicado? 
De acuerdo a los materiales que propongan los oferentes, pueden variar entre los 2,5 millones y los 3,5 millones de pesos. Quienes se presenten a la licitación deberán proponer a elección la calidad de materiales que utilizarán. Dicha información será factor de ponderación para sumar puntos. 

-¿Cómo influye la coyuntura económica y social actual (por la pandemia) en el desarrollo del proyecto? 
-Influye enormemente. Estamos dando este primer paso en un contexto de pandemia y crisis económica mundial, lo que seguramente genere incertidumbre en mucha gente a la hora de pensar en nuevos proyectos. Hemos analizado el contexto, hemos dialogado con interesados y creemos que invertir en este tipo de emprendimiento, además de tener una finalidad comercial, es invertir en calidad real de vida. Es ideal para familias jóvenes, amigos, pequeñas sociedades con muchas ganas de trabajar, aprender y contribuir al enriquecimiento de la propuesta turística en nuestras playas. 

-A grandes rasgos, ¿Cuáles son las condiciones del pliego? 
-Son concesiones de diez años; dos años de gracia en el pago del canon, o sea, los dos primeros años no pagas nada. Cero pesos; la base del canon es baja y se paga a partir de la tercera temporada. 

-¿Qué pasará con los paradores recientemente concesionados en Claromecó, puntualmente, con los casos de Samoa y Borneo? 
-Estamos dialogando en buenos términos y dentro de los tiempos para poder definir. La idea sería dar la posibilidad de encuadrarse en los nuevos modelos de parador. Hay buena predisposición de los concejales y será un tema de diálogo en la próxima reunión de la Comisión de Turismo. 



-¿Qué pasará con Parador La Barra? 
-La concesión del Club Náutico vence en febrero del 2021. Luego se analizarán algunos detalles propios de esa zona en función de determinar las condiciones de una posterior licitación. 

-Viendo el actual contexto, ¿Cómo se está proyectando la próxima temporada? 
- Nuestra actitud es proactiva. Por un lado, estamos proyectando y planificado las mejoras en infraestructura para nuestros destinos, preparándonos para recibir al turista. Por el otro, hemos congelado la organización de eventos, fiestas populares y encuentros que impliquen aglomeración de gente. Además, estamos compilando las medidas y protocolos en turismo que están aplicando otros países en los que está comenzando el verano. Lamentablemente la planificación de la temporada deberemos definirla concretamente a último momento o sea en octubre/noviembre, de acuerdo al contexto en que nos encontremos en ese momento. 

-¿Cómo percibiste a los prestadores privados de la costa local? 
-Los prestadores de servicios están atravesando una difícil situación. Con la actividad turística parada, se han perdido fechas muy importantes como Semana Santa y fines de semana largos. 

-El turismo, en esta zona, fue una de las primeras actividades en interrumpirse por la pandemia ¿Crees que puede ser una de las últimas en recuperar su andar habitual? 
-Sin dudas el turismo será una de las últimas actividades en recuperar su andar habitual. Por suerte estamos a siete meses de la temporada y tenemos la ilusión de que al llegar el verano, esto sea solo un mal recuerdo. También sabemos que el turismo es la única actividad que permitiría a los prestadores de servicios, comerciantes y familias de nuestras localidades costeras poder recuperarse de la gran crisis económica que nos afecta. Por eso debemos estar muy expectantes de la realidad para tener capacidad de acción e implementación de políticas a tiempo. 

            -----------------------------

Unidad Mínima Funcional de Servicios de Playa

El proyecto de la Unidad Mínima Funcional de Servicios de Playa se implanta sobre distintos puntos de la zona costera del partido de Tres Arroyos, y tiene como objetivo responder a las necesidades funcionales, sin alterar el entorno natural en que se encuentra implantado. Se propone incorporar el concepto de sustentabilidad, con el fin de minimizar el impacto negativo en términos ambientales, económicos y socioculturales en las costas del partido de Tres Arroyos. Por este motivo el proyecto arquitectónico presenta diversas características que contribuyen a dicho objetivo. 

En primer lugar, la organización programática se adapta al sitio en términos funcionales y también busca ganar el máximo de visuales al mar; y es por esta razón que se ubicó un sector de servicios más opaco y pesado, con rápida accesibilidad desde la costanera, y un sector más transparente y liviano que incluye el buffet y expansiones, hacia el sector de playa. 

Asimismo, el sector de servicios se divide en un contenedor destinado a servicios de buffet - incluye cocina, depósito y sanitarios equipados para discapacitados- y un contenedor más pequeño destinado a los servicios de playa -con un depósito de mayor tamaño y sanitarios de uso público-. La decisión de utilizar contenedores para las áreas de servicio responde a la idea de facilitar la construcción, permitiendo que la mayor parte de este proceso pueda realizarse en fábrica, y el montaje de los elementos implique menor cantidad de tiempo y dificultades en obra. 

Elementos naturales 
Por otro lado, se propone una estructura elevada sobre pilotes de madera de quebracho, a fin de no alterar el movimiento natural de las dunas. Con la utilización de madera laminada para el resto de la construcción se busca utilizar al máximo los materiales naturales de la zona, con el tratamiento necesario para una construcción ignífuga, y que a su vez requiera los menores costos de mantenimiento posibles; razón por la cual también se propone la utilización del PVC para el armado del deck. 

Respecto a los cerramientos, se propone que las carpinterías de abrir se realicen en PVC por el desgaste que pueden tener en la zona marítima, mientras que para optimizar recursos, los paños fijos se realizaran en madera con tratamiento ignífugo.

Con la vegetación se busca potenciar los sectores de verde en la costanera, razón por la cual se decidió incorporar a la obra de arquitectura un tamarisco, siendo una especie nativa resistente al clima del lugar. 

En términos de sustentabilidad, el tratamiento de aguas servidas es vital, siendo que la zona no posee red de cloacas. Por esta razón, se propone la utilización de un sistema de biodigestores, que responde a las necesidades de la instalación sanitaria, evitando la existencia de contaminación en las playas. También se propone el uso de energías alternativas como paneles solares para contribuir al ahorro energético. 

            ---------------------------

Certificación de playas con Bandera Azul



El director de Turismo Julián Lamberti expresó que desde su área se comenzó “el proceso de certificación de nuestras playas con Bandera Azul (Programa Blue Flag)” 

Se trata de un programa internacional de certificación ambiental para el manejo sustentable de playas, balnearios, marinas y embarcaciones turísticas. Es promovido por la Organización Mundial de Turismo (OMT), el Programa de Naciones Unidas para el Ambiente PNUD y la Unión Internacional para la Naturaleza IUCN, entre otras instituciones. 

El esquema Blue Flag es coordinado a nivel internacional por la FEE (Foundation for Environmental Education) con sede en Dinamarca. Fue creado hace más de 25 años en Europa y, al día de hoy, es el de programa de sustentabilidad de playas más prestigioso del mundo, con más de 4500 playas certificadas e implementado en 47 países en el mundo. 

Poseer una bandera azul representa para un municipio y para su gestión administrativa, una gran oportunidad para demostrar nacional e internacionalmente su alto compromiso y su excelente manejo y gestión ambiental. 

Las ventajas del programa Blue Flag (Bandera Azul) son muchas y variadas: desde los objetivos primarios de protección del ambiente y educación para el desarrollo sostenible, hasta las recompensas financieras que esta acreditación aporta en forma de más visitantes que buscan un mayor nivel de responsabilidad ambiental, ofreciendo una oportunidad única a nivel local para capitalizar esta reputación y comercializarla como destino turístico. La Bandera Azul es un símbolo de confianza en todo el mundo.