Sociales

Lo que siente el profesor de percusión Tomás Angeloni

En tiempo de Covid-19, docentes de doble rol

24|05|20 17:53 hs.

Tomás Angeloni es músico y docente de percusión, tanto en el sistema educativo oficial como particular. 


En el Conservatorio Provincial de Música tresarroyense “hay profesores de instrumento, por suerte desde hace dos años lo soy de percusión junto con Sebastián Piatti. Los dos estamos a cargo de la cátedra”. 

Con respecto a lo que le coartó la pandemia fue principalmente todo lo que es trabajo de docencia. En el caso del Conservatorio “tuvimos que realizar una reorganización muy grossa. Como toda escuela, nos estamos manejando vía online mediante diversas posibilidades como el uso del whatsapp, videollamadas o grupos de whatsapp para darles cosas para hacer”. 

Tomás destaca que el docente en estas circunstancias debe tratar de ampliar el rol al de contención, “de evaluar cómo está la situación de cada alumno. Más allá de dar contenidos y tareas, muchas veces en las clases presenciales está el rol de observador. Uno debe ser un poco de todo a veces con los chicos y en el caso de uno mismo a veces los profesores han sido conmigo algo más que un docente, una ayuda, un compañero, un amigo”. 



Momento particular 
Refiriéndose con esto a la situación que hoy se vive, recalca la importancia del docente porque es un momento diferente, muy particular en el que se “entra en la casa” del alumno. 

En esto las vivencias son muy particulares, “en principio no todo el mundo tiene conexión, no quiere conectarse de esta forma. A algunos no les gusta, se sienten incómodos; a otros les pedimos, cuando hablamos de instrumentos, algo para hacer música que haya en la casa o el cuerpo mismo para hacer percusión corporal, a los chicos les da vergüenza filmarse y mandar un vídeo para que uno lo vea. Y cuando estás mano a mano en el Conservatorio no hay problema. Allí, como docentes tenemos que tener un reparo enorme lo mismo con la bajada de línea del Ministerio de Educación de no dar contenidos nuevos o muy poco, porque son difíciles de enseñar una técnica nueva o escucharlos, no podemos corregir el audio de una batería por ejemplo”. Destacando, además, que en el caso de la percusión los instrumentos son muy caros entonces en la mayoría de los casos “no hay en la casa uno para practicar”. 



“Esto es algo paralelo en lo que siempre estamos presente y ahora más que nunca ser, en muchos aspectos, contenedor del chico. Porque ahora empezás a estar con el alumno en una intimidad distinta, vos antes te veías en un ámbito común con él que era el conservatorio o la escuela. Y ahora el ámbito es la casa de cada uno, a través de la pantalla él está viendo mi casa y yo la suya. Como que uno está en su intimidad, en todos los trabajos, porque yo también doy clases particulares de batería y también lo hago online”. 

La Orquesta Escuela chavense 
Además de esto Tomás es docente integrante de la plantilla de la Orquesta Escuela de Gonzales Chaves; “un lugar en el que estoy hace cinco años. Es algo muy lindo que surgió como las Orquestas y Coros del Bicentenario, algo que arrancó en 2010, a nivel nacional, en distintas localidades de todo el país. Esto a través de un proyecto de cada localidad, si se aprobaba, se generaba la creación de una Orquesta Escuela a la que se le proveían distintos instrumentos a esa escuela sede. Estamos hablando de contrabajo, violines, cellos, clarinete, oboe, flauta traversa, trombón, instrumentos de una orquesta sinfónica. Instrumentos costosos y mayoritariamente académicos, no hablamos de guitarras ni pianos”. 



Esto les permitió contar con no solamente instrumentos sino un plantel de profesores por cada uno de los instrumentos, de lenguaje musical “que sería un poco la parte teórica, la lectoescritura, el solfeo, por citar algunas y un director musical, que es quien lleva a cabo los ensayos. Hoy en día el director es Sebastián Calvano, de Tandil, una docente coordinadora o integradora, Carolina López -es la única que vive en Chaves-; el resto de los profesores somos de instrumentos, algunos con título y otros no, porque el cargo se hace por concurso llamado ‘de difícil cobertura’. La persona se presenta, es evaluado y si es suficientemente capaz para estar en el rol lo admiten. Uno de los profesores es el de lenguaje musical, Verónica Stiglich; actualmente tenemos como profesor de trompeta a Martín Castelli, de Tandil; el profesor de clarinete es Daniel Insúa, de Tres Arroyos; la profesora de flauta traversa, Mariela Femenías -que es mi pareja-; yo estoy en percusión; la profesora de violín y viola, que es un cargo doble, es María Medina, de Tres Arroyos y el de violoncello, Gabriel Delgiorgio”. 

Cada uno de los profesores con una carga horaria diferente, como el caso del profesor de violín y del director, en cambio el resto solo lo hace una vez a la semana. La particularidad que tienen estas orquestas es que la inscripción nunca se cierra durante el año, lo que permite la entrada y salida de chicos a la misma o el cambio de aprender instrumentos. A raíz de la pandemia no se pudo comenzar con las clases tomando la matrícula de 2019, investigaron si cada chico podía tener conexión a internet, a redes como whastapp con la gran ventaja que en estos casos y si los chicos han tenido continuidad los instrumentos son prestables lo que posibilita que sigan ensayando en sus casas. 

O sea que en cuanto a trabajo, tanto en lo docente como particular ,Tomás Angeloni tiene “para entretenerse”.



               ---------------------------

La red A442, por Facebook e Instagram

En cuanto a proyectos personales, Tomás Angeloni siente que la cuarentena ha tenido su parte positiva, aunque, artísticamente lo más negativo es que no se puedan hacer conciertos, reuniones, clínicas. Pero lo bueno de esto es que se creó una red de vibrafonistas y marimbistas que la comenzó Fred Selva -un brasilero que estuvo viviendo en Argentina unos años-. “Se fue expandiendo -cuenta- y cuando subí un vídeo tocando una obra en vibráfono un colega de General Roca me pidió que le pasase mi número para juntarnos, esto fue a mediados de marzo cuando arrancó todo”.


La página oficial de la red A442 anunciando el recital de Tomás Angeloni


El grupo empezó a crecer y dos de ellos propusieron hacer una seguidilla de “Conciertos en casa” como los llamaron. Se trata de que cada sábado a las 17 cada vibrafonista o marimbista tiene quince minutos para tocar todo esto organizado durante la semana por parte de dos chicos. Ahora han sumado hacer alguna entrevista, vía streaming, replicando por su Instagram personal o a través de la página de Facebook A442 Red Internacional de Vibrafonistas y Marimbistas. Es una gran red que permitió saber la cantidad que son y en cuantos lugares del mundo se encuentran.

Para Tomás, “hay ciertas barreras que en lo online se rompe en cuanto a las distancias. Esto te pone en el mismo plano que cualquier otra persona en cualquier lugar del mundo y eso es una de las cosas positivas. Yo tuve una pequeña participación en la sexta semana, la adrenalina fue tremenda; esperemos que se pueda repetir” dice en el final.