Opinión

Por Jorge Otharán (*)

El mundo desigual y la ruptura de los contratos

24|05|20 19:17 hs.

La situación derivada de la pandemia, en el contexto del Covid-19, tiene características novedosas, sin registro, dada la velocidad, la intensidad y la dispersión territorial del virus. Su circulación comunitaria, tiene como correlato un escenario de globalización, y de factorías en regiones muy diversas del mundo. 


Esto lleva a pensar, que la producción, las factorías y los mercados, se encuentran distantes unos de otros, siendo menester una logística de transporte, y conectividad que la economía ha resuelto mediante grandes buques portacontenedores (18.000 Teus). Este esquema no evidenciaba falencias en su operación, más allá de las cuestiones de mercado, y crisis estacionales que jugaban como ordenadores del sistema. 

Este orden lleva a retos y desafíos para la industria naviera, y su adaptación a la nueva normalidad. 

Es importante poner de manifiesto que todas las crisis que impactaron la economía global en el periodo que va de 1900/ 2020, tuvieron su manifestación derivadas de la interacción comercial, de las guerras globales, de la crisis financieras o de restructuración de la deuda. 

En una breve reseña, podemos manifestar, que del cuadro, elaborado por CEPAL “Impactos del Covid 19: Caída del PBI sin precedentes, se desprende: 

Que en 1914, en el marco de la Primera Guerra Mundial, se registra una caída del PBI mundial, del 4,9 %. 

Las guerras son distractos internacionales, provocadas o promovidas por la falta de entendimiento, cooperación y colaboración entre países. Los resultados claramente, son de un gran perjuicio a la economía global. 

Que en 1929, en el marco de la gran depresión, la caída del PIB fue del 5 %. Esta línea parecía infranqueable y realmente devastadora para el mundo entero. 

La profundidad del shock fue tal que en tres años el mundo sumó 20 millones de desocupados, seis millones de los cuales se encontraban en Alemania. En materia bancaria, entre 1929 y 1932, un total de 5096 bancos se declararon en suspensión de pagos en los Estados Unidos. A diferencia de las otras naciones industriales, que después de la Primera Guerra Mundial sufrieron daños graves o estuvieron a punto de estallar económicamente, EE.UU. emergió relativamente indemne, financieramente hablando, gracias a su entrada tardía en la guerra. 

El Crack de Wall Street no fue la causa de la Gran Depresión, pero sí marcó su inicio. 

La crisis bursátil tuvo diferentes impactos. En todos los casos, estas crisis son provocadas o promovidas por la falta de entendimiento, cooperación y colaboración entre los brocker y traders en los mercados.

Los resultados claramente, son de un gran perjuicio a la economía global.

Las crisis de 1985, conocida como “Crisis de la deuda”, o de “las hipotecas” y la de fines de 2008 “Ruptura de la burbuja de los comodities” con caídas significativas en los intercambios comerciales. Las pizarras, comprometían al PBI global. La caída era por entonces, entre el -2 % y -4 %. Estos dos eventos internacionales, fueron provocados o promovidos por la falta de entendimiento, cooperación y colaboración entre países. Los resultados claramente, son de un gran perjuicio a la economía global. 

He reseñado brevemente las crisis, para poner de relieve, que todos los eventos, tienen como disparador la acción humana. 

 Sin embargo, en el caso del Covid-19, un virus, pone en cuarentena al mundo. Paraliza la economía, la educación, los vínculos familiares, los adultos mayores en riesgo, y en general toda actividad de intercambio, cuyo principal antídoto es el distanciamiento social. 

La estimación de caída del PBI, es de 5,3 %, o sea la más importante de los últimos 150 años.  

Tras la depresión del 2008, con una caída de -12,8 %, el dinamismo del comercio, rebotó en el siguiente ejercicio con una recuperación de 13,9 %. Es probable que durante el 2020 y el primer semestre de 2021, las economías ajusten su actividad. Solo China logrará un muy pequeño superávit, el resto experimentará decrecimiento.





El PBI es una de las manifestaciones del impacto de la pandemia en el contexto global. Pero debemos prestar especial atención al desempleo que se derive de la falta de actividad económica y de la pobreza. No estamos solos. El mundo concentrado, divide arbitrariamente. 

En los contratos de concesiones portuarias, con sus características centrales de bilateralidad, las partes reclaman, clima de negocios y reglas claras. 

Parece ser, que en contratos de largo plazo, estas reglas de oro, son muy difíciles de sostener. En todo caso si las concesiones no experimentan alteraciones, es porque estuvieron mal diseñadas. 

¿Cómo puede sostenerse un contrato, cuando se dan alguna de estas condiciones? 

A.- Alteración en los valores del dinero, tasas de interés e inflación, 

B.- Incorporación de tecnología, en treinta años han cambiado, muchos paradigmas en este aspecto, 

C.- Dos eventos externos modificaron las condiciones originales. El primero es el 2001 y los cambios internacionales, en materia de control de seguridad en las terminales, mediante el Código de Protección de Infraestructura y Buques ( CPBIP), que fueron impuestos por la Organización Marítima Internacional. El segundo evento es el que atravesamos, el Covid 19, que demandará en las terminales, protecciones sanitarias desconocidas hasta estos días. Ambos eventos tienen un fuerte impacto en los costos portuarios, por adaptación y por operatividad. 

 D.- Cambios regulatorios o legislativos. 

E.- Adaptaciones ambientales, 

F.- Tipo de cambio, tasas y retenciones, a algunos productos exportables, 

G.- Incremento o disminución de la carga, ventas o adquisiciones de terminales, 

H.- Crisis de las infraestructuras, las profundidades, el mantenimiento y condiciones de conectividad náutica, 

¿Hay alguna posibilidad, de generar un plan de negocios, que contemple todo lo enunciativamente expuesto? 

Son solo algunos de los riesgos, con los que tienen que lidiar, el concedente y el concesionario. Creo que un análisis objetivo lleva a un pronóstico incierto en la continuidad contractual. 

En conclusión, en los últimos 120 años, se han registrado varias caídas del Producto Bruto global, y en todos los casos, las sociedades han reformateado sus intercambios, y se han recuperado con mayor fuerza.





El impacto de las caídas, tiene un perfil de asimetrías y desequilibrios, entre los países y las regiones, que relega a algunos actores y potencia fuertemente a otros. 

La pandemia puede obrar como una representación simbólica de estas desigualdades, y poner en debate los aspectos vinculados a la empleabilidad y la pobreza extrema. 

Capitulo con final abierto es el de las concesiones portuarias, en todo el Sistema Portuario Argentino, donde los intercambios comerciales tendrán otra realidad, local e internacional. La concentración de los operadores, armadores, servicios de mantenimiento de canales y profundidades, es la base del dilema. 

 (*) Profesor de la Licenciatura en Logística CRESTA