Internacional

El hombre no salía al espacio desde 2011

Histórico: SpaceX lanzó al espacio la primera misión tripulada privada

30|05|20 16:53 hs.

Luego de un intento fallido el miércoles 27 de mayo, este sábado 30 marcó un momento histórico en la carrera espacial del siglo XXI. Sucede que la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y SpaceX, la empresa de Elon Musk, lanzó al espacio la primera misión tripulada de la nave Crew Dragon. 


El lanzamiento es el primer viaje a la órbita en un vehículo de propiedad privada y el primer vuelo espacial tripulado en nueve años -cuando terminó el programa de transbordadores espaciales- desde Estados Unidos, que tuvo como destino a la Estación Espacial Internacional (EEI). 

El miércoles pasado apenas faltaban 17 minutos para el despegue y el cohete Falcon 9 ya estaba listo para rugir en la Plataforma de Lanzamiento 39, en el Centro Espacial Kennedy, Florida. Pero la llegada de tormenta tropical Berta dificultó las cosas y finalmente la compañía SpaceX suspendió el despegue para hoy. 

En 2014, la NASA le destinó a SpaceX y a Boeing 6.800 millones de dólares (6.235 millones de euros) en contratos para impulsar la capacidad de Estados Unidos de volar al laboratorio orbital sin tener que utilizar asientos en las cápsulas rusas Soyuz. 

La nave tripulada por los astronautas Robert Behnken y Douglas Hurley despegó desde la plataforma 39A del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, Florida. 

La Crew Dragon forma parte Programa de Tripulación Comercial impulsado por la NASA con la idea de desarrollar sistemas de transporte de personas al espacio. 

La cápsula está diseñada para transportar un máximo de siete pasajeros, pero los vuelos de la NASA​, por ahora llevarán menos ya que el resto del espacio se destinará al transporte de suministros.

La nave tiene propulsores que le permiten maniobrar en el espacio y acoplarse, de manera autónoma, a la estación. Además, a diferencia de las naves anteriores, la cabina incluye comandos en pantallas táctiles y no en botones. 

Durante casi nueve años, tras el retiro de los transbordadores espaciales, los Estados Unidos confió en Rusia para el transporte de astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional. 

La NASA había estado desarrollando su propio nuevo cohete, llamado el Ares I, pero con los sobrecostos y retrasos, la administración Obama decidió que sería más barato y más rápido recurrir a las empresas privadas. En 2014, la NASA eligió a Boeing y SpaceX, con la esperanza de que los primeros lanzamientos ocurrieran en 2017. 

El uso de la tripulación de SpaceX Dragón y la cápsula Starliner de Boeing resultaron mucho más baratos que el plan original de la NASA, pero tal vez no fue más rápido en términos de desarrollo. Sin embargo, la nueva nave espacial comercial también abre la posibilidad de viajar al espacio a un número cada vez mayor de ciudadanos privados con el deseo y la riqueza de dejar la Tierra, al menos durante un corto período de tiempo.