La Región

.

Bahía Blanca: investigan si el brote del geriátrico trucho empezó en una iglesia

04|06|20 17:47 hs.

Tras la muerte de una mujer en un geriátrico clandestino de Bahía Blanca por coronavirus y la comprobación de que las otras ancianas internadas también padecen la enfermedad, ahora la investigación apunta a uno de los dueños del lugar, que es pastor evangélico. Al parecer celebró ceremonias religiosas en su iglesia durante la cuarentena, para luego llevar la Covid-19 a la residencia donde convivían las siete mujeres de edad avanzada. 


 De acuerdo con medios locales, Joel Toniolo es uno de los responsables de la residencia donde vivía la mujer que falleció a comienzos de esta semana y se contagiaron las otras seis. El hombre oficia como pastor, aunque figura como jardinero ante la AFIP, y habría participado de una serie de celebraciones religiosas, incluso durante la cuarentena. 

 Dichos encuentros se produjeron en la Iglesia Templo de Dios, ubicada en Pacífico 2899, donde creen que habrían existido importantes movimientos de personas y hasta la llegada de fieles provenientes de Misiones. 

El líder de esa congregación es Raúl Valiente, quien además preside otras similares ubicadas en el barrio Villa Harding Green. Autoridades sanitarias le realizarán en las próximas horas un hisopado para seguir el rastro del origen de la propagación del Covid-19. 

Tampoco se descarta la posibilidad de someter al test a otras personas cercanas a Valiente, quienes solían visitar durante este último tiempo los distintos templos que él encabezaba. 

La otra persona que aparece como dueña de la vivienda de Avellaneda al 700 donde permanecían las ancianas es Norma Trois, quien junto al pastor y sus hijos desempeñaban tareas en el lugar. Además de la familia, en el lugar prestaba servicio una empleada que oficiaba como enfermera. Su nombre es Elsa Castillo y, al igual que Toniolo y sus hijos, dio positivo en el hisopado que se le practicó, quedando aislada para evitar que tome contacto con personas sanas. 

El hecho, que conmocionó a la ciudad del sur bonaerense y la dejó al borde de ser considerada con circulación comunitaria de coronavirus, se conoció el lunes, cuando se confirmó que una mujer de 82 años, fallecida en el hospital Glasman, tenía coronavirus. Luego se testeó a las otras ancianas internadas en el lugar y dieron positivo a Covid-19. (DIB) MM