Policiales

La defensa pedirá el sobreseimiento

“Geriátrico del horror”: piden 4 años de prisión para las dos encargadas

08|06|20 10:50 hs.

La Fiscalía de Tres Arroyos pidió una pena de 4 años de prisión de efectivo cumplimiento e inhabilitación especial de 10 años para ejercer el cuidado de personas, para las dos mujeres encargadas de una residencia que fue clausurada y sus habitantes trasladados al hospital. 

Se trata de Carla Barroca (40) y su madre, Liliana Sánchez, (55), para quienes, en tanto, su defensa, a cargo de la doctora Elisa Hospitaleche, solicitó la libre absolución por considerar que no se probó la existencia del delito imputado por el fiscal Carlos Facundo Lemble, titular de la UFI N°13.

Los requerimientos formulados a la jueza unipersonal de la causa, la doctora Verónica Vidal, se escucharon durante la realización de la etapa de alegatos en horas de la mañana de ayer. 



El primero en hacer su alegato fue el doctor Lemble, quien pidió una pena de prisión de efectivo cumplimiento para las dos encargadas de una casa donde alojaban a cinco adultos mayores y una mujer y un joven con problemas psiquiátricos. 

Precisamente sobre los primeros es que gira la acusación del Ministerio Público, que hizo el citado pedido de pena en el marco de una imputación por “abandono de persona en cinco hechos y abandono de persona agravado en un hecho”, este último en perjuicio de Hilda Scappa, una residente que padecía demencia senil y falleció en septiembre de 2019, más de un año después de este episodio.



Según expuso el fiscal, “con los testimonios y documentos que integran el expediente de la causa, habría quedado legal y suficientemente probado el delito por el cual se las llevó a juicio a ambas acusadas”, dijo en relación a las distintas descripciones relatadas por testigos en los tres días que duró el debate la semana pasada, las cuales al trascender públicamente poco después del allanamiento que derivó en el origen de la causa, identificaron popularmente esta historia como el “geriátrico del horror”. 

En su alegato, Lemble destacó que ambas imputadas “colocaron en situación de desamparo a seis adultos mayores y pusieron a uno de ellos en grave estado de salud”, argumentos que, tal como indicó, “surgen en particular no sólo de la prueba incorporada por lectura, sino también de los testimonios, donde se puede advertir que los abuelos estaban acostumbrados a no tener higiene, a no comer bien, no había toallas, jabón, ni shampoo”.

Luego de recordar los testimonios de Aldana Zalasar y la subcomisario Alejandro De Francesco, mencionó los videos y fotos que no fueron exhibidos en el juicio por obrar en la causa. 

El fiscal también recorrió los testimonios escuchados lo largo del juicio y las supuestas ratificaciones de esas observaciones efectuadas por los profesionales y especialistas que fueron convocados como testigos, antes de pedir una pena que, en caso de comprobarse la responsabilidad de las acusadas y aceptar el castigo propuesto, podría enviarlas a la cárcel (por ser de más de 3 años de condena) cuando ésta adquiera firmeza. 

“No está probado” 
Por su parte, la doctora Elisa Hospitaleche, con un encendido discurso, pidió la libre absolución de sus defendidas, por entender que no se encuentra debidamente probada la existencia del delito imputado. 

Tal como lo adelantó la propia Carla Barroca en la tercera audiencia del juicio, el pasado viernes, cuando aceptó declarar, en la teoría de la defensa toda esta situación fue provocada por la principal denunciante, la ex empleada de la casa, Aldana Zalasar, quien por razones que no pudo establecer, habría realizado intencionalmente omisiones en su trabajo doméstico y de cuidado personal de los abuelos, las cuales terminaron en el procedimiento del 31 de enero de 2018, cuando todos los residentes del lugar terminaron alojados preventivamente en el Hospital Pirovano. 

En ese sentido, el hecho de que ninguno de ellos haya sido alojado en una sala de cuidados intensivos, además de la declaración del doctor Marcelo Di Rocco, bastarían para descartar la hipótesis que indica que sus vidas corrían peligro en ese lugar. Al finalizar, la jueza Verónica Vidal fijó al próximo martes 16 a las 12, la fecha y hora de lectura de su fallo.