Policiales

Tratan de localizar al vendedor del rodado

La camioneta robada al hijo de Tito Martínez estaba en Claromecó

13|06|20 00:56 hs.


La camioneta que en febrero había sido robada en Ituzaingó durante un asalto a mano armada a Gabriel Martínez, hijo de Crisanto “Tito” Martínez, fundador y dueño hasta su fallecimiento de la Radio Comunidad Claromecó, fue recuperada en las últimas horas por la policía en la localidad balnearia. 

Por esas vueltas inexplicables de la vida, algún reducidor de vehículos robados se la vendió como parte de una estafa a Roberto Mate, un vecino de Claromecó que, al exhibir los papeles a la policía, se encontró con la triste novedad de que había sido víctima de un engaño. 

Se trata de una camioneta marca Toyota Hilux, modelo 2020, dominio AD603JE, acerca del cual el personal policial a cargo del comisario Leonardo Ríos, procedió a revisar en un control rutinario. 

En ese procedimiento se estableció que el rodado tenía numeración apócrifa en el chasis y motor, los cuales no corresponden a la unidad que estaba en poder de Mate. 

Para establecer la sospecha, a través de una consulta en el sistema informático se establece que los números de la camioneta pertenecen a otra pickup, también Hilux, pero sustraída en la localidad bonaerense de Ituzaingo, propiedad de Gabriel Martinez, quien en su momento fue abordado por 5 desconocidos que, mediante el uso de armas de fuego, procedieron a sustraerle su rodado. 

Días atrás, Roberto Mate había adquirido de buena fe el rodado y ahora se iniciaron tareas de investigación para dar con la identidad de sus vendedores. 

Qué casualidad 
La sorpresa que, para Mate a esta altura ya es un dolor de cabeza, no terminó ahí. La camioneta era propiedad de Gabriel Martínez (hijo de Cristanto “Tito” Martínez, el recordado vecino de la localidad balnearia), dueño hasta hace pocos días de la radio más antigua de Claromecó, donde suele venir a pasar las vacaciones junto a su familia. 

En declaraciones radiales a LU24, Martínez dijo que estaba a punto de recibir una unidad nueva a raíz de su cobro del seguro, cuando lo llamaron para avisarle que habían encontrado el vehículo original. La sorpresa del hallazgo no fue suficiente para tapar su asombro cuando le dijeron el lugar dónde había aparecido: “La camioneta me buscaba a mí”, comentó. 

A raíz de este episodio, se labraron actuaciones judiciales caratuladas como “infracción artículo 289”, con injerencia de la UFJ N° 17 del Departamento Judicial de Bahía Blanca con sede en Tres Arroyos. Por otra parte, desde la Estación Policial 2° de Claromecó, su titular, el comisario Leonardo Ríos, recomendó a la población que, ante la adquisición de un vehículo, cualquiera sea el modelo o su valor, proceda a la verificación de su numeración y la documentación correspondiente.