Christian Di Salvo y Marcelo Riberí, de Joker’s

La Ciudad

Flexibilización

Un inicio lento para los locales de comida

26|06|20 09:22 hs.

El pasado sábado, los locales gastronómicos pudieron reabrir sus puertas luego de tres meses. El anuncio fue tomado con entusiasmo por los dueños de los locales, quienes pusieron manos a la obra para respetar el protocolo dispuesto por el municipio para poder retomar la actividad. Luego de casi una semana de trabajo, los primeros análisis son positivos, aunque cautelosos. 


El propietario de Sorti, Rüya y Ogham Omar Colonna, manifestó que “de cuando cerramos a ahora, estamos trabajando a un 20, 25 por ciento, pero está bien. Hace una semana que abrimos y la gente se cuida”. 

Al referirse al movimiento de estos días, el propietario de los comercios sostuvo que la gente “se acerca un poquito más a la hora del café, media mañana… toman un cafecito, algo medio rápido. A la hora del almuerzo hay poco movimiento y después a las 4 ó 5 de la tarde volvemos a tener 3 ó 4 mesitas con gente. A la noche no, a la noche no queda casi nadie. Es más, nosotros seguimos con el delivery porque no se podía cortar y está saliendo bastante, o sea que la gente en vez de tomar la opción de venir a cenar, te pide la comida”. 

Esta característica se repitió en los tres comercios que posee Colonna, aunque destacó que en Rüya el movimiento es mayor. “Trabaja con ‘take away’, la gente entra y se lleva las cosas. Por eso mueve un poquito más”. 


Omar Colonna, de Sorti


Asimismo, al referirse a Ogham, lugar que también funciona como cervecería, Colonna indicó que “allí estamos cerrando a la 1 ó 2 de la mañana porque no se justifica estar más. La gente termina de cenar, se queda un ratito y se va”. 

Si bien el movimiento hasta el momento ha sido “parejito todos los días”, el fin de semana se vio un flujo de gente mayor. “En Ogham tuvimos 20 ó 25 personas cenando. Andaba mucha gente en la calle y hubo movimiento de personas tomando café, pero a la noche fue tranquilo en general”. 

Al referirse a cómo tomó la gente las nuevas medidas de higiene que disponen los comercios, el “Nene” Colonna señaló que “la gente se cuida, es respetuosa. Se cumple el protocolo, los clientes entran con barbijos, se desinfectan y acá se encuentran con la separación de las mesas”. 

En ese sentido, destacó el rápido acostumbramiento de los empleados del lugar a las nuevas formas de trabajo. “Te adaptás a los cambios rápido. El sistema los chicos ya lo saben. El mozo va a la mesa, deja la carta y pide los datos a los clientes para llenar la planilla. No hemos tenido problemas en ese sentido”.

Finalmente y pensando a futuro, Omar Colonna dijo: “Creo que si las cosas no se complican acá en Tres Arroyos, la gente va a ir perdiendo un poquito el miedo. Esperemos que pase rápido, porque tenemos mucho personal y se complica”. 

Asimismo, recordó que Sorti abre sus puertas de 7 de la mañana hasta la medianoche y dijo: “Esperemos que la gente tenga conciencia, que salga pero con cuidado, con barbijo y respete los protocolos. Hay que cuidarse, porque lo primero es la salud”.

Joker’s 
En el mismo centro, funciona desde hace poco más de un mes Joker’s, local que hoy regentean Christian Di Salvo y Marcelo Riberí. “Nosotros estamos conformes, de a poquito viene incrementando el flujo de gente, estamos como todos, esperando que tarde o temprano la gente se anime a salir un poco más pero la gente todavía está con miedo. Nosotros estamos trabajando, se ve el incremento día a día, pero igual la gente está con miedo” dijo Riberí. 

Como sucede con Sorti, Joker’s brinda un servicio completo, que abarca desayuno, almuerzo, merienda y cena, ya que abre a las 7 de la mañana y cierra a la medianoche. “El mayor flujo de gente se ve a media mañana, cuando vienen por el café o a desayunar. Lo que es el almuerzo estamos arrancando de a poquito, estamos trabajando con delivery que también nos ayuda mucho, pero en general, porque uno mira o habla con colegas, es lo mismo en todos lados” señaló uno de los propietarios. 

Con respecto al futuro, Riberí sostuvo que “creo que de a poco la gente va a ir animándose a salir”, y contó cómo están trabajando para atraer público. “Venimos apuntando a que esto vaya mejorando, ahora vamos a sacar algunas promociones... se nos viene el día del amigo, se nos vienen las fechas patrias que vamos a hacer comidas típicas; el mes pasado hicimos los locros, este mes viene también el locro que funciona muy bien y después estamos tirando promociones para que la gente se anime a salir. Los miércoles largamos la pizza libre y tuvimos un poquito de flujo de gente, pero para mí la gente hasta dentro de un par de meses no va a empezar a salir”. 

Más allá de eso, confesó que “nosotros y algunos colegas esperamos que en agosto o septiembre esto arranque un poquito más. Mientras tanto seguiremos aguantando, aguantando por los empleados también, para que todos tengamos laburo. La realidad es que los negocios muchas veces así, a este ritmo, trabajan a pérdida… te comen los gastos fijos, tenés alquiler, tenés luz, tenés gas, tenés empleados... pero lo vamos aguantando de la manera que podemos”. 

Riberí y Di Salvo comenzaron a manejar este local en medio de la pandemia, sin dudas en una situación muy peculiar. “Es una apuesta a futuro” lanzó el primero, explicando que “sabíamos que abriendo no íbamos a tener el lugar lleno ni mucho menos, pero apostamos a la ciudad, a una esquina espectacular” cerró.