S.Mayol y Bellocq

En San Francisco de Bellocq

María Angélica Chamus: un gran aporte desde la lectura

06|07|20 10:33 hs.

Por Dolores Pérez Müller

Oriunda de San Francisco de Bellocq, María Angélica Chamus es bibliotecaria de la Biblioteca Popular de la localidad y de la Escuela 22. Hace 23 años dedica su vida a llevar la lectura y el amor por los libros a todos los vecinos de su pueblo. 

Para ella, la biblioteca es su segundo hogar. Le permite conectar con los niños y adultos de Bellocq, compartir experiencias y actividades que nacen allí, en conjunto con las demás instituciones. Es el lugar donde puede desarrollar todos sus intereses con total libertad, es mucho más que un trabajo. 

 Aún en contexto de aislamiento continua su labor a través de la entrega personalizada de libros a domicilio “para que nadie se quede sin leer” y videos que comparte en las redes sociales de la biblioteca con lecturas en voz alta de cuentos para los más pequeños y recomendaciones de novelas para los más grandes. 

“El pedido lo hacen a través de nuestras redes sociales y teléfono personal. Y si la persona es de Orense, de Claromecó o del campo se coordina la entrega con lugar y fecha”, comenta. 

Con todos los protocolos exigidos, hoy la Biblioteca Popular de San Francisco de Bellocq tiene sus puertas abiertas para todo el que desee acercarse y Angélica está deseosa por retomar todas las actividades que realizan desde la institución. 

Una de ellas es la Biblioteca Ambulante, una iniciativa que nació en 2019 con la idea de “acercar la lectura a aquellas personas que por algún motivo de salud o problema particular no pueden salir de sus casas para venir a la institución”, cuenta Angélica. 

En esos encuentros, organizados en conjunto con Federico Barroso Lelouche y Laura Parraquini, integrantes de la comisión directiva de la Biblioteca y del proyecto comunitario de la localidad, realizan una lectura grupal de algún cuento o novela para luego conversar de diversas temáticas. “Lo que nos convoca es la lectura, llevamos por intuición algo que sugerimos que les puede gustar leer, charlamos y les dejamos libros”, afirma Angélica. 

Esto permite detectar otro tipo de necesidades de los vecinos de Bellocq, que van desde lo social hasta lo comunitario y ser un nexo con la asistente social de la localidad. 

“Desde que comenzó tuvo mucha repercusión y todos están esperando que la retomemos cuando nos lo permitan”, agrega. 

Bebeteca 
Otra de las actividades de las que Angélica forma parte y que se vio interrumpida por el contexto actual es la Bebeteca: el espacio de biblioteca para bebés que realiza junto con Federico y Laura desde fines de 2015. 

En cada encuentro para el que convocan a las mamás que tengan niños de 0 a 2 años, hacen rondas en las que se proponen compartir experiencias y aprender sobre temáticas como la crianza, los miedos o el desarrollo de los niños. 

“Nos pareció una gran oportunidad para convocar a las mamás a un espacio que va más allá de prestar libros, sino que son encuentros mensuales donde se comparten canciones, rimas y charlas de crianza que surgen con un tema convocante y en el que se participa de igual a igual”, sostiene Angélica. 

“Ya tenemos la primera camada de niños egresados de jardín que fueron parte con sus mamás de la Bebeteca y hoy siguen viniendo todos a buscar libros para leer”, concluye orgullosa.  


Add space 300x250x2