María del Carmen Portillo

La Ciudad

InfoSalud

Apoyemos la lactancia materna

01|08|20 09:31 hs.

Con motivo de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que se celebra entre el 1º y el 7 de agosto, dialogamos con María del Carmen Portillo, puericultora que trabaja en el Centro de Salud de Reta. 


“El objetivo es resaltar los beneficios de la lactancia materna y la meta, por la cual se estipula de forma mundial esta semana -cuenta María del Carmen- es conseguir que cada vez más mujeres se animen a amamantar a sus bebés, que lo elijan como la opción más saludable y natural para alimentar a los recién nacidos”. 

Este año la Semana Mundial de la Lactancia Materna está destinada a fomentarla y mejorar la salud de los bebés y mujeres que han decidido amamantar en todo el mundo. 

En esta fecha se conmemora la declaración de Innocenti, firmada en agosto del año 1990 por los gobiernos, OMS, Unicef y otras organizaciones y así proteger, promover y apoyar la lactancia materna. “Nosotros también en Tres Arroyos, incrementamos la difusión y las estrategias para llegar a las mamás y recordarles la importancia de amamantar”, indica María del Carmen. 

“Decidir amamantar puede darle al bebé la mejor forma posible para empezar bien su vida. La lactancia tiene muchas ventajas tanto para la mamá como para su bebé. También es una tradición de orgullo en muchas culturas”, asegura María del Carmen.

Para destacar
En general, entre más tiempo amamante, más serán los beneficios que recibirán la madre y su bebé y más tiempo durarán. 

¿Por qué la lactancia es tan buena para el niño? Amamantar brinda calor y proximidad. El contacto físico ayuda a crear un lazo especial entre la madre y el niño. Además, la leche materna tiene muchas ventajas. 

Es más fácil para el bebé digerirla. No necesita ser preparada. Siempre está disponible. Tiene todos los nutrientes, calorías y líquidos que el bebé necesita para mantenerse saludable. 

La leche humana representa un recurso perfecto para fortalecer el sistema defensivo inmaduro. Tiene factores que aseguran el mejor desarrollo posible de los órganos de su bebé. Tiene muchas sustancias que las fórmulas no contienen para proteger al bebé de muchas enfermedades e infecciones. 


“La fórmula no es leche de teta rayada. Por ello, es que es tan importante empoderarnos y defender la lactancia” 


Su alimento es más completo y nutritivo que la fórmula. La digestión de la leche materna es más fácil y eficiente, la grasa de la leche materna incluye una lipasa, enzima que ayuda a digerir la leche. 

Es un alimento vivo que a medida que van tomando va cambiando de color y consistencia en la misma toma, la leche materna se adapta a medida que va creciendo el bebé.

"Con todo esto no digo que la fórmula deba desaparecer no estamos en contra de la fórmula, si del uso indiscriminado. En el parto, el bebé recibe las bacterias de la madre y empiezan a colonizar el intestino del bebe, este proceso se continua a lo largo del periodo de la lactancia”, explica. 

¿Qué previene la lactancia? 
Los bebés amamantados tienen menos probabilidad de tener: infecciones del oído, diarrea, neumonía, sibilancia y bronquiolitis Otras infecciones bacterianas y virales, tales como la meningitis. 

La lactancia ayuda a proteger contra la obesidad, la diabetes, el síndrome de la muerte súbita del lactante (SMSL), asma, eccema, colitis y algunos cánceres. 

-María del Carmen, sabemos que amamantar es tan buena para el niño como para la madre. ¿Cuáles son las razones por las cuales es benéfica para para la salud de la madre? 

-Restituye el tamaño del útero como estaba antes del embarazo de manera más rápida. 

Quema más calorías, lo que ayuda a que reduzca el peso que aumentó durante el embarazo. 

Retrasa el reinicio de su periodo menstrual para ayudar a mantener el hierro en su cuerpo. 

Reduce el riesgo del cáncer ovárico y del cáncer de la mama. Mantiene fuertes los huesos, lo que ayuda a proteger contra las fracturas óseas en la tercera edad. 

Las estadísticas 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), tan solo el 38% de los bebés menores de seis meses son amamantados. Se trata de una cifra muy baja, sobre todo si se tiene en cuenta que la lactancia natural es la mejor forma nutrición para los recién nacidos. 

Además, la organización afirma que, si se empezase a amamantar a cada niño en la primera hora tras su nacimiento, dándole solo leche materna durante los primeros seis meses de vida y siguiendo dándole el pecho hasta los dos años, cada año se salvarían unas 220 000 vidas infantiles. 

Si de estadísticas hablamos, María del Carmen menciona las más recientes ofrecidas en una capacitación de la Sociedad Argentina de Pediatría, en relación al contexto Covid- 19 y la conservación del planeta. 

El lema de la OMS este año es “Apoyamos la lactancia materna por un planeta saludable”. 

Establece que “en este atípico momento que nos toca vivir con relación al Covid-19, el planeta nos pide un descanso”, indica la puericultora. Desde la salud y con la lactancia natural no solo socialmente aportamos nuestro grano de arena, sino que obtenemos muchísimos beneficios ya por muchos conocidos y algunos de ellos acabamos de mencionar. 

Estos beneficios no solo para los bebés sino también para las que amamantan y también para el planeta ya que los residuos que se genera con la fabricación de fórmulas son increíbles. Podemos mencionar algunos datos sobre, gastos y residuos que se generan en el mundo. 

Según estudios de OPS, se gastan unos 54.000 millones de dólares en fórmulas, postrecitos y otros frente a este gigante comercio que mueve millones de dólares al año inundando todos los medios con publicidad. Hoy las madres del mundo producen alrededor de 20.000.000 de toneladas métricas al año de leche.

Recientemente un estudio publicado del Banco de Leche Humana de la Provincia de Neuquén calculó que un bebé que no toma leche materna y toma la fórmula de inicio de la mejor calidad en el mercado tendría un gasto extra de 50.000 pesos en seis meses, más el gasto de energía y el tiempo que la familia pierde en la preparación. 

A esto le agregamos toda la basura que generan las fórmulas, envases plásticos, vidrio, latas, etc. que contribuyen al calentamiento global, alterando el desarrollo sustentable, ambiental, social y económico. 

El impacto sobre el sistema de salud en la Argentina es de más de 23.000.000 millones de dólares al año por enfermedades que adquieren los niños que no son amamantados. 

Para producir un kilo de fórmula en polvo se gastan 4000 litros de agua, si comparamos con la lactancia humana tenemos basura cero. 

María del Carmen argumenta que “por eso realizamos estas campañas y necesitamos comunicar, ya que se debe incluir a la lactancia humana en las políticas públicas, en las campañas sobre educación ambiental y cambio climático, a las licencias por maternidad, y hacer más hincapié en el Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Humana”. 

Por otro lado, en una frase muy llamativa, María del Carmen dice que debemos “Informar: la fórmula no es leche de teta rayada. Por ello, es que es tan importante empoderarnos y defenderla. La fórmula no es leche del pecho materno porque diga maternizada”. 

“En nuestro país el destete prematuro es cada vez más visible frente a las publicidades donde te sugieren que tu bebé va a ser más fuerte y sano consumiendo ese producto (industrializado), provocando así la disminución de la lactancia”. 

Además, suele ocurrir que por falta de información a las familias que muchas veces no puede costear el gasto de la fórmula, la diluyen más de lo debido para que rinda más. 

Provocando mayor incidencia en enfermedades infecciosas, coronarias, obesidad, diarreas, neumonías, alergias, etc. Desde hace tiempo que más que de beneficios de la lactancia materna, debemos hablar del riesgo de no amamantar. 

Ante la pandemia 
También destaca que “por sobre todo es una gran ventaja para la salud de madre y bebé, en esta pandemia, a pesar de que debemos tener mucho cuidado con muchas cosas como el contacto, superficies y demás, unas de las cosas que sí podemos hacer es quedarnos en casa y amamantar a nuestro bebé, siendo que no hay estudios que indiquen que no se amamante salvo que la madre no esté en condiciones de hacerlo”. 

Del mismo modo, valora que “hoy muchos grupos de lactancia y crianza se unieron para ayudar vía Internet con videollamadas, Whatsaap, etc. aprovechando que las familias están en sus domicilios”. 

En tiempos de Covid , qué debemos hacer antes de amamantar: Lo fundamental, es hacer hincapié en lavado de manos: al ir al baño, al llegar de la calle, luego de cambiar el pañal. Es importante utilizar barbijo si se tienen síntomas de enfermedad respiratoria o sospechas de Covid-19. 

Además, se debe llamar inmediatamente al teléfono 02983- 439488 si se tiene fiebre más tos y/ dificultad para respirar. 

Por otro lado, una recomendación importante que recalcamos para toda la comunidad es no olvidarse de consultar con su médico por teléfono, para que suministre la información que necesita antes de acudir a un Centro de Salud. 

Por último, asegura María del Carmen que “siendo que muchas personas no conocen todavía los beneficios de la lactancia materna quisiera hacer hincapié en que se acerquen a los Centros de Salud al planear un embarazo y se informen, busquen grupos reconocidos como la liga de la leche, GALM -grupo de apoyo a la lactancia materna- que están disponibles en las redes sociales, y que consulten además con su obstetra todas las dudas que puedan surgir. 

También desde el servicio de Neonatología del Centro de Salud se brinda a la mamá todo el asesoramiento que necesite para atravesar este proceso”.