La Ciudad

Dante da pelea

Prendió la médula

14|08|20 23:23 hs.


Por Fernando Catalano

Después de dieciséis duros días en los que la salud de Dante se deprimía minuto a minuto, la médula donada por su madre comenzó a evidenciar el efecto esperado por los médicos que lo atienden en la Clínica Favaloro, generando una reacción positiva en el proceso que se lleva adelante por salvarle la vida. 

Dante tiene sólo seis años, cinco de ellos transcurridos en una forzada cuarentena con el objetivo de cuidar su salud hasta poder dar con el tratamiento adecuado, que finalmente pudo ofrecerle su madre al donarle su médula, en un hecho ocurrido semanas atrás en el mismo centro de salud capitalino. 

“Hubo días complicados, con Dante muy cansado y unas semanas bastantes difíciles. El día 16 me avisan que la médula había empezado a responder, que había prendido”, contó ayer Florencia Cejas. 

Explicó que fueron semanas “difíciles”, y que su hijo tiene por delante un tratamiento que podrá extenderse entre un mes y medio o dos, aproximadamente. 

“Es increíble” 
“Dante está mejor de ánimo”, comentó. Y agregó que “increíblemente empezó a responder bien. Cuando la médula prende, es increíble, el domingo estaba muy mal, muy mal -insistió- pero ya no recuerdo qué día es hoy, y antes de ayer la médula empezó a prender y anoche estaba bailando en el cuarto. Es increíble, no lo podía creer, pero él estuvo bastante complicado”, dijo para explicar el grado de sorpresa con el que vivió el proceso al lado de su hijo. 

Confió Florencia que el cuadro de salud en Dante comenzó a comprometerse poco después de haber recibido la médula. “Fue difícil porque después que le hicimos el trasplante, a los dos o tres días se empezó a caer”, sostuvo. 

 Eso mismo se reflejó en la conducta del niño que “acomplejado” dejó de hacer videollamadas con integrantes de la familia para que no lo vean sin pelo, un esperable efecto del tratamiento que está recibiendo. 

“La abuela le mandó unas bandanas y le conseguimos unas gorras, el sábado a la noche me tocó cortarle el pelo. Fue algo muy difícil muy duro, nos costó mucho, pero se suponía que ocurriría. Lo bajoneó muchísimo, y sumado a eso la médula no prendía, los números siempre nos daban bajos”, describió Florencia. 

“La habitación estaba en silencio porque él estaba en silencio, muy decaído, dormía mucho. Cuando se despertaba se quejaba mucho, tenia dolor de huesos, le agarraban calambres en las manos, así que era despertarse a la madrugada a hacerle masajes”, contó. 


Dante junto a su papá del corazón, Gabriel. El niño pidió publicar la imagen para decirle públicamente que lo ama y lo extraña “mucho”





Acompañados
La fe sin dudas también resultó ser un apoyo importante para poder pasar los días feos. Hubo momentos -dijo- en los que “llorando me preguntaba: ‘Mamá porqué me pasa esto?’”. 

“La verdad yo le decía ‘no sé, Dios sabe’, hay momentos en los que no tengo respuestas, intento consolarlo y por suerte consigo las palabras para poder calmarlo y seguir acompañándolo”, confesó. 

Pero además de la fe, también están las personas que siguen de cerca el caso, y sobre el cual han aportado toda su experiencia y amistad. Florencia reconoció estar agradecida con Guillermo Jaime y Verónica Solans, del grupo Doná Médula. “Es increíble que estas cosas que uno tiene que pasar -tan duras- pueda hacerlo acompañado de amigos”, afirmó.

Día del Niño 
En vísperas del Día del Niño, que la médula haya prendido y Dante muestre evidentes signos de recuperación, permiten que el espíritu de las familias lleguen a este domingo con un ánimo recompuesto y lleno de esperanzas. 

“Mis hermanos me mandaron con la familia del papa biológico de Dante una encomienda con un montón de regalitos por el Día del Niño, y eso -debo explicar- lo ha levantado anímicamente”, expresó la madre, que valoró que las diferencias se hagan a un lado para que su hijo vea el acompañamiento de la familia. 

“Yo me quedé muy emocionada por eso, quiero agradecer a las familias que están acompañando en todo momento”, dijo Florencia al concluir mientras pone sus esperanzas en el “día a día” de su hijo, que sigue dando pelea por su vida.               

Te interesaría leer