Sofía y Carolina Williams tienen en claro la idea a materializar en El Califa

Claro, Reta y Orense

Balneario Orense

“Queremos que El Califa vuelva a ser El Califa”

23|08|20 09:41 hs.

“Queremos que El Califa vuelva a ser El Califa”. Esa es la premisa principal que persiguen Sofía y Carolina Williams con vistas a un verano 2020-21 que para ellas será totalmente distinto a los anteriores. Son hermanas y tienen un amor especial por la playa, la paz y la naturaleza de Balneario Orense. Ese mismo amor las llevó a presentarse en la licitación para explotar el tradicional parador El Califa, que desde hace un par de veranos está sin funcionar. Fueron las únicas oferentes y, tras el aval del Concejo Deliberante del pasado jueves, aguardan que se concreten los últimos pasos administrativos para dar comienzo a las obras. 


El camino no es fácil. El margen de tiempo de cara a la próxima temporada se achica y, para que el parador se muestre como ellas quieren, se requiere de mucho trabajo, esfuerzo e inversión. Y en medio de esos aspectos nada menores, está la actual coyuntura marcada por la pandemia del Covid-19, una situación que llena de incertidumbre a todos los prestadores turísticos del país, una sensación que por estos días también invade a las hermanas Williams. 

No obstante, con optimismo, tanto Sofía como Carolina, y el resto de la familia con raíces en Orense, van a encarar la aventura con total confianza y con la firme idea de recuperar un espacio que desde hace un par de veranos tiene una cara poco feliz. 


Son los años que durará la actual concesión. Vencido ese plazo, la explotación se puede prorrogar con cuatro años más 


El tradicional nombre quedará tal cual. Seguirá llamándose El Califa. Asimismo, se buscará volver con la impronta de aquellos buenos primeros tiempos del lugar. “Queremos que nuestros hijos tengan la posibilidad de vivir la experiencia que nosotras vivimos cuando éramos chicas. Queremos volver a darle vida al parador, siempre buscando lograr un ambiente bien familiar”, señalaron las hermanas.

“La idea es regresar a los orígenes y que sea un parador convencional. Buscaremos ofrecer un servicio completo de desayuno, almuerzo, merienda y cena”, manifestó Sofía


“La idea es regresar a los orígenes y que sea un parador convencional. Buscaremos ofrecer un servicio completo de desayuno, almuerzo, merienda y cena”, manifestó Sofía. 

Quien prendió la mecha para que la familia se embarque en la aventura fue Carolina. Ella fue la mentora de la iniciativa. Luego de un extenso análisis, decidieron comprar el pliego y presentarse en la licitación, aunque siempre mirando de reojo los vaivenes colaterales que viene ocasionando la pandemia. “Caro impulsó la movida y con el apoyo de nuestros maridos, encaramos el desafío”, contó Sofía. 

“Cuando nos enteramos que el Concejo Deliberante había votado a favor, nos alegramos mucho; pero al mismo tiempo nos enfocamos en lo que viene y en lo que tenemos que hacer, que es mucho”, señaló.

Obra 
Carolina, por su parte, profundizó sobre las obras que deben encarar cuanto antes para que la estructura esté en condiciones para este verano. Sin embargo, y hasta que no se cumplan cuestiones administrativas, la ejecución de los trabajos se encuentran estancados.

“Estamos a contrarreloj. Al no tener el contrato firmado con la Municipalidad, no podemos empezar nada. Esperemos que esta semana nos notifiquen y se cumpla con ese paso”, mencionó. 

Y agregó: “En su momento, se demoró el tratamiento del tema en el Concejo, luego la adjudicación y ahora esperamos el llamado del municipio para firmar el contrato. Los tiempos apremian y hay que hacer muchas cosas para este verano, entre ellas, los baños y la cocina nueva”.

“Sabemos que va a ser una temporada complicada. La verdad, es un piletazo lo que estamos haciendo. Nuestra idea es trabajar a pleno en este tiempo para que el parador esté listo y funcionando para el 8 de diciembre”, dijo Carolina


La intención de los nuevos concesionarios de El Califa es construir un parador cien por ciento sustentable y totalmente amigable con el medio ambiente. Será el primero de toda la costa tresarroyense en adaptarse al nuevo paradigma de paradores, “Para este verano, queremos poner paneles solares. Pero dependemos de muchos factores que nos exceden”, agregó Sofía, refiriéndose al actual contexto dado por el coronavirus. 

“Hoy en día, a la estructura hay que hacerle mucho. Hay una construcción de ladrillos que la vamos a demoler, ya que impide la circulación de arena por debajo del parador, el cual, desde su inicio, está hecho sobre pilotes”, subrayó Carolina, quien agregó que también se buscará agrandar uno de los decks y que se le prestará una especial atención al tema de la accesibilidad. 

Incertidumbre lógica 
La mira está puesta en el 8 de diciembre venidero. “Para esa fecha, queremos tener el parador listo y funcionando”, dijo Carolina, siempre con una alta dosis de optimismo. 

Sin embargo, las dudas originadas por la coyuntura económica y social que provocó el Covid-19 están latentes. “Decidimos encarar esto en medio de la pandemia. Estamos con incertidumbre porque no sabemos si la gente se va a animar a salir, o si la van a dejar salir. Ahora estamos enfocados en acondicionar el parador. Queremos que esté funcionando y lindo, haya o no haya verano”, dijo Sofía. 

Y Carolina agregó: “Sabemos que va a ser una temporada complicada. La verdad, es un piletazo lo que estamos haciendo. Nuestra idea es trabajar a pleno en este tiempo para que el parador esté listo y funcionando el 8 de diciembre”. 

El parador experimentará una nueva etapa a partir de la nueva concesión, que tendrá como referentes a las hermanas Sofía y Carolina Williams. “Queremos que El Califa vuelva a ser El Califa”, coincidieron las flamantes emprendedoras del sector turístico, quienes buscarán recuperar y darle vida, nuevamente, a un lugar tradicional de Balneario Orense.