Rodrigo Caballero y Nadia Salomón, los dueños del almacén

Policiales

En Villa Italia

Delincuentes se llevaron mercadería de un almacén

24|08|20 09:33 hs.

En la madrugada de ayer, un almacén ubicado en calle Claromecó 930, en el barrio Villa Italia, sufrió un importante robo. El mismo tuvo lugar entre las tres y media y las cuatro de la mañana, según explicaron en charla con este medio Rodrigo Caballero y su pareja Nadia Salomón. 


“Nosotros estábamos durmiendo en casa. Yo me acosté a la una de la mañana...tres y media empieza el robo. Llegan dos flacos, tantean, me sacan la puerta ventana, la apoyan en el piso, entran, uno se pone del otro lado del mostrador y empiezan a pasarse las bebidas alcohólicas y sacan la plata de la caja. Cuatro menos 20 ella -por su pareja- se levanta, hace sus cosas, saca a los gatos y ellos estaban ahí, escondidos, quietitos. Ella hizo todo ese movimiento normal, y en la pared del fondo, que da al negocio, tenía cargando el celular, miró la hora, volvió y se acostó. Ellos terminaron de hacer su trabajo, entraron y volvieron a buscar lo que faltaba… se dieron el lujo de entrar a mi casa, sacar el teléfono, salieron y se fueron corriendo y justo los enganchó un conocido que venía en el auto, cuando lo vieron salieron corriendo, uno para el lado de la avenida y otro para los campos” relató un dolido Caballero. 

Allí los vecinos comenzaron a alertarse entre sí. La persona que vio cómo los ladrones huían, le dijo a su pareja que le avisara a la familia de los damnificados mientras él fue a ver si los podría rastrear. 

En ese ínterin, tanto Rodrigo como Nadia fueron despertados, ya que no habían escuchado nada. “Ella todo el día con el negocio, yo todo el día afuera, haciendo fletes, trabajo de mecánico, lavadero de auto, toda la movida del día y uno cuando llega a casa lo que más quiere es sentarse a cenar tranquilo y acostarse a dormir en paz para volver a comenzar el día” dijo Rodrigo. 



El robo significó una pérdida importante para la pareja. “Nos partieron al medio” dicen, mientras cuentan que “nos llevaron mucha cantidad de plata entre la mercadería y el celular, además de lo que había en la caja. El celular nos duele mucho porque era una herramienta muy útil de ella, del trabajo… tenía Mercado Pago, las aplicaciones para el uso del negocio y toda la comodidad para la gente…”.

Pedido de seguridad 
Este hecho significó la gota que rebasó el vaso tanto para la familia como para los vecinos del barrio. “Estoy cansado de que nos roben, de que roben en el barrio, todos los días un robo nuevo, un rastreo nuevo, ellos andan como si nada al otro día, paseando en bicicleta, pasan y se te ríen en la cara, no podés hacer nada porque, aparentemente y entre comillas, son menores. Estamos cansados, lo único que necesitamos es una respuesta de esta seguridad para poder dormir y vivir mejor” señaló Caballero.

La inseguridad en el barrio ha ido creciendo desde el comienzo de la cuarentena ya que antes, era tranquilo. “Hace 27 años que vivo en este barrio y era muy tranquilo antes” entendió Nadia, aunque admitió que “los robos empezaron con la cuarentena, después se tranquilizó un poquito y ahora el fin de semana pasado volvió todo. No vamos a poder dormir tranquilos”. 

Finalmente, la pareja volvió a reclamar por más seguridad en el barrio. “Todo el barrio está cansado, los vecinos están todos cansados” dijeron.