En Malargue, Mendoza (2018).

La Ciudad

Mariano Rodriguez Capristo

Saocom: “La zona va a poder aprovechar este adelanto”

04|09|20 09:34 hs.

Por Fernando Catalano


Mariano Rodríguez Capristo, es un abogado tresarroyense especialista en Derecho Administrativo Argentino, y promovió la gestión de los aspectos jurídicos para la puesta en órbita de tres satélites; SAC-D/Aquarius, en 2011 y las dos Saocom, una en 2018 y la restante durante el reciente 30 de agosto. 

A continuación compartimos la entrevista que concedió a este diario en la que sostuvo que “es muy reconfortante pertenecer a una zona que va a poder aprovechar este adelanto”. 

Cuál es tu responsabilidad como responsable de la Gerencia de Asuntos Jurídicos de la Conae? 
-Soy Gerente de Asuntos Jurídicos. Todos los organismos del Estado Nacional tienen un servicio de asesoramiento jurídico permanente oficial que funcionalmente está vinculado con la procuración del tesoro de la Nación, que es el servicio jurídico de Presidencia de la Nación, que jerárquicamente está incluido dentro de un organismo de Estado que en este caso es la Conae (Comisión Nacional de Actividades Espaciales). Hace 10 años que estos trabajando en el área, desde febrero de 2010. Accedí al cargo por concurso abierto de oposición y antecedentes, que fue validado por la Procuración del Tesoro. 

Igualmente tuviste una experiencia previa trabajando para el Estado, en el área jurídica 
-Apenas recibido en el 99 me especialicé en el derecho administrativo que tiene que ver con las cuestiones del ejercicio del poder -en el segmento del poder ejecutivo- como presidencias, gobernaciones e intendencias. En 2003 estuve vinculado a los temas del Estado, primero como consultor de Naciones Unidas para lo que fue la Secretaría de Ciencias y Tecnología de la Nación, hoy devenida a ministerio. Estuve aproximadamente seis años. Después me fui a trabajar como consultor al sector privado asesorando a diferentes grupos o empresas que hacían contrataciones públicas con el Estado nacional y provincial. 



Entonces participaste del lanzamiento del anterior satélite argentino? 
Sí. Esta es mi tercera misión en órbita. Tengo las misiones Saocom, esta fue la segunda. La primera fue por fines de 2018; y en la primera que tuve ocasión de participar fue SAC-D Aquarius hacia fines de 2011, con la NASA americana. Se había generado el primer satélite de raigambre internacional desde Argentina en colaboración con el máximo actor internacional del espacio que es la NASA americana. 

Cómo se gestionó ante la NASA? 
SAC-D Aquarius si fue una misión conjunta con la NASA para lo cual negociamos acuerdos bilaterales donde generamos consensos. El primer acuerdo que tiene Argentina con NASA en torno al SAC-D Aquarius tiene que ver con fijar un objetivo que no había sido medido hasta ese momento en el mundo, que es medir salinidad y componente dulce y variables oceánicas a nivel mundial. 

Tener un mapa prácticamente actualizado de toda la corriente marina con su componente en capas de agua para delimitar todo lo que tiene que ver con los deshielos, las progresiones de avances contra los territorios, y todas las variables de mar que hasta ese momento eran todos datos parciales y medidos básicamente por satélites parciales o por boyas. Hoy esa infraestructura sigue estando pero a su vez -y después del SAC-D Aquarius- se pudo reconstruir un mapa mundial de corrientes oceánicas y de composición de la materia prima del mar que es el agua. 

Qué contemplan esos acuerdos con la NASA? 
Las misiones espaciales usualmente –sean lideradas por NASA, China o Rusia junto con Agencia Espacial Europea- siempre se guían por un principio que es la cooperación y el intercambio. No hay país en el mundo que pueda emprender una misión espacial de forma autónoma porque así como nosotros tenemos Saocom en el aire necesitamos de por lo menos siete estaciones de tierra diseminadas a lo largo del mundo para que vayan vinculando con nuestro satélite en las diferentes pasadas que hace sobre la tierra. 

La NASA necesita lo mismo cuando lanza esta zonda que fue ahora a la Estación Espacial Internacional tripulada, los chinos necesitan lo mismo cuando lanzan su satélite de comunicaciones y requieren lo mismo de la estación que está en la Patagonia para que sus naves -que van a la luna y a Marte- puedan tener seguimiento. Hay una gran cooperación que excede inclusive algunas cuestiones de neto corte ideológico que separan hoy a las naciones. 

En cuanto a Saocom como Aquarius requirió ponerse de acuerdo desde lo instrumental, sobre quién va a construir una cosa o la otra, quién va ensamblar el satélite, qué pruebas va a soportar y quiénes lo van a auditar. Y los datos que se cogeneran van para disponibilidad de las partes que intervinieron directamente en la misión, en este caso Argentina y EE.UU. 


2018. Mariano en el Palacio San Martín, de la Cancillería Argentina mientras se negociaba con Rusia el acuerdo de cooperación sobre el uso del espacio


Qué diferencias hay con el Arsat? 
Arsat son satélites de telecomunicaciones, geoestacionarios a 36 mil kilómetros de la tierra y se ocupan neta y básicamente de transmitir información vinculada a las telecomunicaciones. Lo nuestro son satélites orbitales de observación de la tierra a 600, 650 o 670, en un rango que pueden ir entre los 300 y 1000 kilómetros de la tierra. En este caso a Saocom lo tenemos a más de 600 kilómetros, y lo que hacemos es mirar la tierra con fines civiles, pacíficos. 

Qué necesidad motorizó la construcción de Saocom? 
Saocom vino fundado en una necesidad vinculada al agro, a la cuestión agropecuaria. Uno necesita dar el paso de lo que es la agricultura tradicional a lo que denominamos -junto con el INTA y algunos otros organismos- hacia la agricultura digital. Se necesita de una tecnología que tenga un nivel de certeza muy grande respecto de lo que es humedad de suelo, máscaras de agua y la trazabilidad de lo que es la vegetación, el crecimiento de cultivos y demás. Para esas tres aplicaciones se crea la tecnología radar que es prácticamente única en el mundo. 

Hoy en vuelo sólo tiene Japón algo parecido a lo nuestro, pero los dos Saocom son de una envergadura tal que no tienen un similar en el mundo; pero la génesis de todo eso tiene que ver con darle al agro una herramienta de seguimiento que sea absolutamente cierta y mucho más ajustada en términos de parámetros a lo que venían haciendo los satélites tradicionales que son ópticos. Es otra tecnología. 

Qué son las máscaras de agua? 
La adquisición de imágenes radar es útil para delimitar, de manera precisa, áreas agrícolas inundadas o cuerpos de agua. Cuando ocurren inundaciones, las imágenes provistas con sensores ópticos no logran "ver" el agua debajo de los cultivos porque no los pueden atravesar, con lo cual no se alcanza a detectar el área encharcada en toda su dimensión. De forma inversa, cuando hay sequía, el satélite capta cómo se reducen los cuerpos de agua. 

Que aplicación tendrá el índice de Vegetación Radar? 
A partir de este producto, los productores podrán hacer un monitoreo preciso de la evolución de sus cultivos. Hasta hoy se utiliza el Índice de Vegetación de Diferencial normalizada (NDVI, por sus siglas en inglés) para conocer el estado fenológico de los cultivos. Pero a diferencia del NDVI, que se obtiene a partir de información óptica, el Índice de Vegetación Radar (RVI, por sus siglas en inglés) provisto por la Conae detecta el crecimiento de las plantas y permite hacer seguimientos en cualquier condición meteorológica porque atraviesa las nubes. Además, los satélites Saocom obtienen imágenes horizontales y verticales que permiten conocer con precisión la evolución de los cultivos. 

Cuál es la diferencia respecto a otro tipo de satélite? 
El satélite óptico tiene una vinculación con la tierra que es pasiva, permite estimar pero no dar certeza como la microonda de los satélites radar (Saocom) que prácticamente trabajan 7 por 24, en condiciones como por ejemplo de tormenta penetran hasta 50 centímetros la superficie con lo cual podes verificar y medir humedad y agua, que es lo necesario para medir el cultivo. 



Cuál es el origen de la tecnología del Saocom? 
Tenemos una anécdota de cuando planteamos la necesidad -junto con el INTA- de formalizar una tecnología de esa naturaleza. A esta tecnología no se puede comprar en un mercado tradicional, había que crearla en Argentina, nadie te vende este conocimiento. Es conocimiento estratégico. Ese fue el gran desafío porque cuando le propusimos a INVAP poder cocrear, o ponerse a trabajar en el diseño de esta tecnología, no había antecedentes en el país. 

Y para INVAP fue recorrer toda una hoja en blanco que finalmente dio sus frutos. Pero a partir de poder crear la tecnología Saocom -lo que llamamos las Atenas Radar- tuvimos otras derivaciones que le permitieron a INVAP por ejemplo dar nacimiento a toda la serie de radares para la custodia de fronteras. Gran parte de los radares de fronteras, con más razón la norte, tiene apostamientos físicos de radares creados a partir de esta tecnología que planteamos en aquel momento. 

Es decir que el INTA tiene que ver con la creación de ésta tecnología 
Relevando previamente necesidades en organismos del Estado –como el INTA- podemos aportar desde el punto de vista satelital para generar políticas públicas más eficientes. En aquel momento la necesidad del INTA era imperiosa. Cuando hemos vuelto de alguna crisis importante hacemos como una resignificación del campo. En ese sentido se apuntaron todos los cañones como para darle una herramienta al campo que le permita hacer mucho más eficiente todas las cuestiones de los cultivos, ahí estuvo el rol del INTA, que permitió la idea originaria. La verdad que es muy reconfortante pertenecer a una zona que va a poder aprovechar este adelanto. 

      -0-0-0-0-0-0-0-0-0-        

La información satelital haría su aporte en el caso Facundo Astudillo Castro 
Mariano Rodríguez Capristo también contó a La Voz del Pueblo que desde la Conae presentará en los próximos días a la justicia información técnica satelital sobre la presunta presencia de un patrullero en el sitio donde fueron hallados restos del joven. 

El aporte se hará a partir de un pedido hecho desde el juzgado federal a cargo de la jueza Gabriela Marrón, quien pretende confirmar si en la zona en cuestión transitó un vehículo policial que podría relacionado con el caso. Como también lo refirió en declaraciones periodísticas en Tiempo Argentino, Rodríguez Capristo aclaró que “el dato satelital no es una foto, ni una instantánea”. 

Explicó que “los satélites que están en órbita cuentan con dos grandes tecnologías: una de ellas es la radar (Saocom por ejemplo) que emite ondas hacia la tierra, rebotan y ese rebote copia la irregularidad de la superficie de un terreno, su temperatura y un montón de variables más”. 

Indicó además que el procedimiento “requiere de cierta interpretación humana”. Respecto a cómo se legitima la información satelital, señaló que “de un tiempo a esta parte han crecido los métodos, softwares y consensos entre países para determinar que el procesamiento del dato crudo tiene ciertas variables que en principio le dan un valor objetivo y se puede llevar a un estrado judicial, administrativo o a un arbitraje.

También debe recordarse que la Conae es una entidad pública, cuyo producido merece "fe pública" (presunción de legitimidad de sus actos)”. 

Consultado sobre si podría apreciarse la presencia de un móvil policial en la zona donde fue hallado el cuerpo de Facundo, respondió que “si no lo tenemos nosotros podemos consultar y tratar de obtener datos a través de misiones satelitales de terceros países, o bien por medio de adquisiciones pagas a satélites comerciales”. 

También precisó que “con la tecnología que tenemos es absolutamente posible determinar un auto y ciertas sombras en el terreno que se asimilen a un bulto, un cuerpo, un cajón o algo por el estilo, máxime si es metálico”. 

No obstante aclaró que “hay que ver qué satélite pasó por allí y con qué tecnología y si en ese momento estaba tomando imágenes del lugar que necesitamos… porque evidentemente, no había un motivo en ese momento para estar observando allí, dado lo atípico del lugar de consulta”.