Momento en que la policía se hace presente en Los Aromos, tras el suceso violento del último viernes

Policiales

En la semana atacaron a una vecina y mataron un perro

El propietario de dos perros Pitbull agresivos deberá colocarle chips

06|09|20 09:13 hs.

El dueño de dos perros de raza Pitbull que, en los últimos días, lastimaron a una vecina y mataron a la mascota de otra, deberá presentarse mañana en las oficinas de la Dirección Municipal de Bromatología para someterse a los controles previstos en el protocolo de “tenencia responsable” y colocarle un chip a ambos animales. 


Además, se descarta que a raíz de estos hechos, la Justicia de Faltas le imponga una multa de carácter económico, cuyo monto depende del criterio que aplique la autoridad competente. 

Así lo informaron fuentes del área a LA VOZ DEL PUEBLO, tras las distintas quejas y denuncias recibidas en esta semana en un sector del barrio Los Aromos comprendido por las calles Magallanes y Catamarca. Precisamente en esa esquina, un pitbull que se hallaba en la vía pública, mató a la mascota de otra vecina, un can de raza Pinscher Miniatura. 

Este episodio generó indignación entre los residentes del barrio, que llamaron a la policía y la citada área municipal. 

El caso ocurrió poco después de las 13.30 del viernes, cuando el perro que su hermano le había regalado hace ocho años a María Eugenia Rodríguez para su cumpleaños de 15, se escapó a las calles aparentemente desoladas de Los Aromos, donde ese día estaba uno de los Pitbull de su vecino, que terminó matándoselo. 

“Una vecina me lo trajo muerto”, dijo la dueña de “Pinky” a este diario, antes de recordar lo importante que ese perro era para ella, “dormía conmigo, era súper compañero, vivía adentro, no sé cómo se escapó”. 


María Eugenia Rodríguez junto a su inolvidable “Pinky”. El viernes, el perro de su vecino se lo mató en la calle


La situación fue la gota que rebalsó el vaso. Es que días antes, otra perra del mismo dueño, había mordido a una vecina y ya existía una advertencia. “No sé qué pasó. Yo me fui a trabajar a un campo y no me dí cuenta que el perro había quedado afuera. A mí me da pena lo que pasó con el perrito de la vecina, pero fue un accidente”, le dijo Gustavo (pidió no ser identificado completamente en la nota), el dueño del pitbull, a este diario, antes de afirmar que ya lo había retirado del lugar y el animal estaría en una zona rural del distrito que no precisó. 

“Imaginate que si fuera agresivo se hubiera comido al perro de mi mamá”, dijo haciendo referencia a la supuesta convivencia de “Terry” con otro perro de raza Caniche Toy que pertenece a su madre, la mujer que apareció ante las autoridades en las dos oportunidades que ocurrieron incidentes.

Conciencia y responsabilidad
La Dirección Municipal de Bromatología tomó intervención en los dos episodios protagonizados por perros de raza Pitbull en el barrio Los Aromos. 

En ese sentido, Claudia Ramos le informó a este diario que tras esos episodios, el dueño del Pitbull deberá colocarle un chip identificatorio al perro, “también queremos conversar con él para saber en qué domicilio los va a tener (a los perros) y chequear las condiciones en que los tiene”, dijo. 

$ 800 
 Es el valor del chip que se le coloca a los animales para identificar a su propietario 


Cuando el animal tiene el chip colocado, posteriormente, con un lector se puede identificar quién es su dueño, si es que el perro así lo requiere, ya sea, porque está perdido o perpetró algún daño. 

De esta manera, se fortalece el compromiso de su tenencia y facilita la acción de la Justicia en caso de ser necesario. Un chip tiene un valor de 800 pesos y se adquieren en veterinarias particulares.

“(La obligación de ‘chipear’) lo estamos haciendo para que la persona tome conciencia de que si se vuelve a escapar y pasa algo, su dueño va a tener que responder ante la Justicia que corresponda. El chip hace que no queden dudas de que ese perro pertenece a esa persona”, remarcó Ramos al respecto, sobre todo, cuando se trata de razas consideradas “peligrosas”, “dejar un Pitbull en la calle, es como dejar a un chico con un arma cargada”, agregó.

Por otra parte, según indicó la funcionaria municipal, los perros que son levantados en la calle y son trasladados al Centro de Zoonosis, van a tener que pagar una multa para ser restituídos a sus dueños, “hay como una falta total de responsabilidad, de conciencia acerca de lo que es la tenencia responsable. Una vez te puede pasar, que se te escape el perro, pero no puede ser que a una misma persona el Estado le esté retirando el mismo animal de las calles y devolviéndoselo a domicilio”, graficó.

“Cuando asumimos que el perro forma parte de nuestra familia, tenemos que pensar que no podemos dejar a un familiar en la calle. En el caso de los perros, porque suceden accidentes, se cae gente de las motos, de las bicicletas, los perros alcanzan la altura de un changuito de bebé y ayer (por el viernes) fue un perro, pero podría haber sido una criatura”, agregó. 

Ya en el cierre, Ramos destacó las obligaciones que deben cumplir quienes salgan a la calle con sus perros y apeló a la responsabilidad individual, “si bien buscamos herramientas que hagan reaccionar a las personas, también apelamos a las responsabilidades individuales. Si todos pasaran un semáforo en rojo, el Estado no podría hacer nada. La gente tiene que concientizarse de que, si tenés un perro, lo tenés que tener adentro. Y si lo sacás (en referencia específica a ciertas razas), lo tenés que sacar con cuerda y con bozal”, concluyó.