Claudia Cittadino (Movimiento Vecinal)

La Ciudad

Este fue el tercer año consecutivo

La oposición, con muchas críticas a la gestión, rechazó la Rendición de Cuentas

08|09|20 09:49 hs.

Por tercer año consecutivo, el Concejo Deliberante rechazó por mayoría las rendiciones de cuentas de la Administración Central y del Centro Municipal de Salud, mientras que con los votos del bloque de Juntos por el Cambio y del Movimiento Vecinal se aprobaron los números del Ente Descentralizado de Claromecó y, por unanimidad, los de la Dirección Vial Rural y el Concejo Deliberante. 


La Rendición de Cuentas se votó ayer en el marco de una sesión especial que tuvo una duración de más de tres horas. La votación también incluyó la compensación de partidas de las mencionadas áreas. La de la Administración Central y la del Centro Municipal de Salud fueron rechazadas por mayoría, al tiempo que se aprobó -sin el aval del Frente de Todos- la de Claromecó Servicios Turísticos. Por unanimidad la del Ente Vial, como suele ocurrir, tuvo el visto bueno de todo el cuerpo. 

El rechazo a la Rendición de Cuentas presentada por el oficialismo tuvo su tercer revés consecutivo. La oposición rechazó los números de los ejercicios 2017, 2018 y 2019, una tendencia que comenzó a darse desde que el vecinalismo, luego de la última elección legislativa, haya perdido su mayoría en el Concejo Deliberante. 

Previo a la votación, los bloques de la oposición se mostraron muy críticos con respecto al manejo de los fondos públicos efectuado por la actual gestión municipal. En sus respectivas intervenciones, desde el Frente de Todos y de Juntos por el Cambio pusieron sobre la mesa su mirada con respecto al expediente recibido por el Ejecutivo. Entre los puntos en común, la oposición marcó en reiteradas ocasiones la falta de información que tuvo para llevar adelante un análisis más profundo y completo. 

Contexto 
El inicio de la jornada tuvo a la concejala Claudia Cittadino (Movimiento Vecinal) como oradora. La presidenta del bloque oficialista argumentó la presentación del Ejecutivo y, más allá de haber expuesto un detalle de los recursos públicos utilizados en las distintas áreas de la comuna, se refirió al impacto que tuvo en las arcas municipales la coyuntura económica y social del año pasado. 

“Hay a grandes rasgos cuatro factores que debemos conocer para poder luego poner a consideración y evaluar la gestión municipal. Estas son: inflación, dólar, desocupación y pobreza”, señaló Cittadino. 

En ese marco, la edil sostuvo que las expectativas del municipio en cuanto a la economía del país, de acuerdo lo planteado por el entonces gobierno de Cambiemos, nada tuvieron que ver con la realidad que se dio a lo largo de 2019. 

Ante eso, se refirió a la situación del Centro Municipal de Salud y a la Secretaría de Desarrollo Social, dos de las áreas que más sintieron el rígor del año pasado. 

“Una vez más queremos destacar la atención que brinda el Centro Municipal de Salud, no por su infraestructura edilicia sino el pilar fundamental que es su recurso humano. Del primero al último, en sus tres niveles de atención”, manifestó. 

Y agregó: “El hospital ha presentado en esta rendición un déficit del 8 por ciento. El presupuesto de 2019 fue estimado en 419.489.066 pesos. Del total, el 72 por ciento destinado a personal y un 9 por ciento a servicios no personales. Dentro de este último incluimos las prestaciones por contrato, el oxígeno, los residuos patogénicos, lavandería, laboratorio y la contratación de seguros”.

“Lo económico es importante y no puede soslayarse en el análisis, pero no es todo. Ajustar el número en salud significa poner un límite a las prestaciones, discontinuar servicios, elegir a quién se le hace un estudio y a quién no. La salud no es un gasto es una inversión, puntualizó. 

En cuanto a Desarrollo Social, la edil dijo que para dicha área “se había estimado, para la asistencia a personas, para 2019 un gasto de 60 millones de pesos, más de lo presupuestado en 2018, cuando se asistió a alrededor de 1300 familias. Esto no alcanzó. Hubo que destinar 30 millones más, es decir, un 50 por ciento más de lo presupuestado para asistir a alrededor de dos mil familias que vieron afectadas sus economías durante el año. 

“A pesar de lo antes expuesto, nuestro municipio sigue con la política de no hacerle frente a estas problemáticas con endeudamiento. Mantuvimos nuestra convicción de solo endeudarnos para adquirir maquinarias y herramientas que nos permitan brindarle a nuestros vecinos más y mejores servicios. Es por ello que terminamos el año muy por debajo del uno por ciento de endeudamiento con entidades financieras”, señaló Cittadino. 

Con respecto a los ingresos de la comuna, la concejala destacó: “Debemos reconocer el compromiso de nuestros vecinos a la hora de hacerle frente a sus obligaciones para con el municipio en un año tan difícil; y que, junto al trabajo realizado por la Dirección de Políticas Tributarias, se logró sostener y mejorar los ingresos municipales”. 

Desmanejo 
Luego de la amplia exposición de Cittadino, fue el turno de Martín Garate (Frente de Todos), quien no ahorró críticas y cuestionamientos, algunos de grueso calibre, hacia el manejo de los recursos públicos efectuado por el vecinalismo. 

Martín Garate (Frente de Todos)


En su discurso, de más de una hora y media de duración, el edil fue muy filoso en su argumentación. Centró su exposición en la sobreejecución de partidas, falta de información de los decretos y uso del sistema RAFAM. 

"Estamos frente a una rendición de cuentas que muestra varias cosas. Primero, un déficit y deterioro de las cuentas municipales, sobre lo que poco se refirió la concejala Cittadino. Segundo, un aumento de la deuda flotante. Tercero, un manejo muy poco transparente y nada austero de los fondos públicos. Cuarto, y como sucede todos los años posteriores a los años electorales, un manejo marcadamente electoral de los fondos del Ejecutivo. Y quinto, un permanente incumplimiento de las normas, con actos sumamente cuestionables”, sintetizó Garate en su alocución, quien, a lo largo de su discurso, se mostró muy crítico con el manejo de los recursos de las distintas áreas y entes descentralizados. 

“Yo sé que incomoda recordar que la rendición de cuentas no es un acto unilateral o números que se exponen, sino algo que los ciudadanos tienen que aceptar contentos, callados y agradecidos”, expresó. 

El presidente del bloque peronista, en tanto, dijo que la compensación de partidas fue rechazada por dos motivos. “Por el no cumplimiento de Ley Orgánica de las Municipalidades al no informar al Concejo Deliberante la realización de la compensación de partidas; y porque la disminución de partidas no se hace por ahorro en las jurisdicciones sino por no cumplir con programas municipales dados por ordenanza; y esto, obviamente, contradice la ley”, señaló Garate. 

En sus apreciaciones, el concejal fue muy crítico con el actual gobierno municipal. “El mito de que el vecinalismo administra los fondos públicos en forma eficiente, transparente y austera, queda desmentido por completo con esta rendición de cuentas, la cual muestra claramente, y a esta altura en forma inocultable, el desmanejo de los fondos públicos, el uso descaradamente político de los mismos y la existencia de focos de corrupción en la administración pública. ¿De qué otra manera vamos a poder calificar a la ejecución de actos administrativos contrario a la ley y a la ética pública?”, dijo. 

Y en ese sentido, agregó: “Muestra de lo dicho son las constantes multas que reciben funcionarios de esta Municipalidad, así como llamados de atención, por parte del Tribunal de Cuentas, incluso el intendente”. 

Poca información 
Desde Juntos por el Cambio surgieron numerosas objeciones en torno a los números municipales. Algunas reiteradas y otras renovadas.

Enrique Groeneberg (Juntos por el Cambio)


Enrique Groenenberg, presidente del bloque, hizo un minucioso repaso, área por área. Y dentro del análisis realizado desde la bancada, habló de la falta de información que tuvo del Departamento Ejecutivo. Respecto al Presupuesto Participativo, uno de los tantos puntos en los que centró su mirada crítica, dijo: “Lamentablemente, no tenemos ni tuvimos la información a la vista para poder dar una opinión fundada sobre el tema. Sabemos que lo presupuestado fue alrededor de cinco millones de pesos y lo devengado fue de 8,5 millones, es decir que contrario a lo sucedido en el año 2018, en el 2019, vemos sobreejecutada esta partida en aproximadamente dos millones”, señaló. 

Y agregó: “Entre la poca información que recibimos, vemos que en vez de instar a la población a utilizar esta herramienta participativa y, año a año, poder ir aumentándola, ya que es la forma más democrática y abierta de ejecutar el presupuesto municipal, el Ejecutivo elige una vez más, en año electoral, manejarse a través de decretos y subsidios a entidades”. 

Sobre el Ente Vial, se mostró sorprendido por la poca inversión que se hizo en maquinarias, más allá de haber sido un área con superávit. 

En Juntos por el Cambio, además, pusieron especial atención en las finanzas del Centro Municipal de Salud. “Es necesario que, al igual que en cualquier empresa ordenada o en la misma economía familiar, se presente un presupuesto de acuerdo a la realidad de las prestaciones a brindar, relacionadas con los ingresos necesarios y los gastos a realizar para brindar esas prestaciones”, señaló Groenenberg. 

El concejal, en tanto, indicó: “Este año, no hemos podido realizar una revisión de cuentas de manera integral, distinto a lo hecho en años anteriores. La diferencia radica en que el Ejecutivo no nos permitió ver los expedientes solicitados, ni se nos puso a disposición la documentación, hasta hace 48 horas, algo imposible de analizar al día de hoy -por ayer-, es decir en un par de horas”.