Chaves

Gonzales Chaves

Una pareja unida por el amor y el trabajo

27|09|20 20:46 hs.

Hay situaciones en la vida que, en el plano laboral, parecen salir de lo habitual, o al menos rompen esquemas. En Adolfo Gonzales Chaves sucede uno de estos casos, ya que hay una pareja que trabaja en forma conjunta realizando labores como pintura de obra y arreglos y construcción de techos: se trata de Viviana Meder y Pablo López, quienes comenzaron a trabajar juntos cuando Pablo se encontraba realizando estas tareas y “Viviana siempre se acercaba a cebarme mate y me acompañaba… a veces sucede que aunque se diga que no hay trabajo es difícil conseguir gente que sea constante y un día ella me dijo si quería que me ayude y así comenzamos”. Allí López indicó que Viviana “me ayuda en todo tipo de trabajo pero más básicamente en lo que es pintura; hago lo que son paredes y ella se dedica a las aberturas, además en los arreglos de techos también ayuda en las terminaciones donde hay que pintar o cuando hay que cambiar un techo y no he conseguido gente ella me ayuda en algo, tratando de que sea algo que no sea de gran esfuerzo” y remarcó que “ella se anima a trabajar en altura que no es muy común”. 


Por otra parte Viviana señaló: “Me siento muy a gusto con mi actividad, estamos en una comunidad muy receptiva, la gente lo ha entendido bien” y dijo que “esto surgió por una necesidad, no se conseguían empleados y los que se conseguían no eran constantes”. 

Asimismo, Meder agregó que “hoy día la mujer debe avanzar, no solo reclamando derechos si no también tomando deberes y obligaciones… por supuesto que me siento muy cuidada porque Pablo siempre se fija fundamentalmente en la seguridad y por ejemplo hasta no asegurar bien un andamio no permite que suba, por lo tanto para mí esto es un gusto, además que permite que los ingresos lleguen a una misma casa”. 

En el final de la charla Pablo dijo: “Hacemos pintura, arreglo de techos y cambio de techos; además cuando uno va a una casa a realizar un trabajo siempre surge algún otro, como de albañil, que también se efectúa. Además quiero decir que Viviana estaba viviendo en Buenos Aires trabajando en una oficina, algo totalmente distinto, y que haga esto sin perder su femineidad es muy importante… realmente se ha ganado un gran respeto de la comunidad en general”.