| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, MIÉRCOLES 28.02.2024
// 24.8 °C
DÓLAR HOY: $827 | $885
DÓLAR BLUE: $1045 | $1070

Cómo convivir con la naturaleza

Juan «Tito» Gasverde lleva años cumpliendo la función de guardafauna en Claromecó

Juan Gasverde, guardafauna municipal, nos explicó la suerte que tenemos de contar con tantos animales, y lo importante que es saber cómo vivir junto a nuestros “vecinos” de buena manera

 

Por Juan Falcone

 

 

Los paraísos naturales, espacios verdes, la comunión con la flora y fauna en diferentes lugares del mundo comenzó a perderse. Por eso, en Claromecó es importante ver tanta variedad de especies, que pese a que atemoricen o ahuyenten a nosotros, las personas, hay que entender que compartimos la Tierra con cada ser viviente que habite este espacio.

 

En las diferentes localidades de Tres Arroyos aún podemos ver la alarma en las personas que se encuentran carpinchos, o la preocupación en la costa al ver a un león marino, un pingüino, cuando un zorrito aparece entre los árboles o si aparecen las yararás en los terrenos o se cuelan en las viviendas.

 

En pos de fortalecer y aumentar el conocimiento sobre cómo mejorar la convivencia con las especies, desde La Voz del Pueblo conversamos con el guardafauna Juan Gasverde, quien nos dio varios tips y recomendaciones para aprender sobre nuestros “vecinos”.

 

En primer lugar, como todos los veranos, recordamos la importancia de cómo reaccionar ante la aparición de una víbora o serpiente que ingrese a la vivienda: “lo primero de todo es la tranquilidad, no hay que ponerse nervioso, estos animales no atacan a nadie”.

 

La mejor forma de prevenir este susto con este tipo de animales es “la limpieza de los terrenos. Es fundamental que los terrenos estén limpios, si estos animalitos todavía andan por ahí en la zona, lo usan de pasada. Si encuentran una pila de leña o escombros, o algún otro tipo de residuo, ahí hacen lugar de vida”.

 

Y ante la presencia de una yarará, como ha ocurrido recientemente en casos que hemos compartido en este diario, es importante reconocer la postura del animal: “si la víbora está estirada, nunca va a picar, el tema es cuando la víbora se arrolla, ahí se pone en posición de ataque y de defensa”.

 

La presencia de estos animales en zonas urbanas, se debe a la expansión y al crecimiento demográfico en el lugar en cuestión, que para el turismo y las localidades es una muy buena noticia, pero como el inquilino anterior debe mudarse, y hay veces que permanece en el lugar. En este caso, el inquilino del que hablamos es la yarará, que “vienen las máquinas a limpiar los terrenos y ese es su hábitat, comencemos a pensar que las víboras estaban, los que no estábamos éramos nosotros, entonces cuando se limpian los terrenos, estos animales se desplazan, suelen cruzar al terreno más cercano, que a lo mejor está edificado, si está limpio lo usan de pasada, y si tiene algún lugarcito donde pueden estacionarse, ahí quedan”.

 

Es necesario prevenir y aunque sea una situación que de momento en Claromecó no se dio, es importante saber cómo reaccionar en el hipotético caso de recibir una mordedura de yarará. Gasverde señaló que estos animales “pican y pican fuerte. Las víboras yarará, pican y si uno no se lo trata, son mortales. Pero tenemos todo el tiempo para hacernos tratar. En la desgracia de que sea uno picado por una víbora, pasa por la salita, donde se toman los primeros recaudos y después se traslada a la persona a Tres Arroyos”.

 

Gasverde transmite tranquilidad “a todo el turismo que viene y la gente de la zona, que en la historia de Claromecó todavía nunca picaron a ningún ser humano”.

 

Fauna marina

 

En la playa suelen darse bastantes inquietudes a la hora de encontrarse con animales provenientes del mar que salgan a la orilla del mar, y Gasverde indicó que es una situación más que común, y que la reacción que deben tener al verlos es “dejarlos, mirarlos de lejos, no ir ahí ni echarles agua, o como sucedió estos días, que una persona le echó agua y otro le tiró un balde de arena, así los molestan. Son animales de la zona, es su hábitat, salen a descansar, están un rato al sol y cuando ellos lo creen necesario, regresan al mar y se van”.

 

Y ojalá que estos animales sigan pasando por la zona, y que se multipliquen y las especies que pasen por la costa de Claromecó varíen y vengan en cantidad, porque Gasverde remarcó que: “Ojalá veamos durante mucho tiempo la fauna en la costa, porque quiere decir que todavía quedan animales. Hay lugares donde ya no se ven, y qué triste que está siendo. Acá la tenemos, todavía vemos pingüinos, lobos marinos, se pesca, y eso quiere decir que la fauna y la naturaleza, relativamente está sana. Por eso yo hago siempre hincapié en cuidar lo que tenemos, porque había muchísima pesca de corvinas, había cangrejos en la boca del arroyo, había almejas terribles de tamaño que se consumían, y hoy ya no están. Cuando ya no veamos animales, ahí vamos a tener que preocuparnos de verdad”.

 

Cuidar la naturaleza

 

Ante las advertencias sobre las posibilidades de riesgo de incendio, la bendita lluvia apareció para apaciguar estas alertas, por lo que lugares como el vivero corren menor riesgo. Gasverde compartió su opinión y ciertos recaudos para colaborar con la espléndida estación forestal con la que cuenta Claromecó: “A las calles no le ha ido bien con la lluvia, pero bueno, todo no se puede tener. La lluvia hacía muchísima falta, a la vista lo tenemos ahora, que tenemos los campos verdes. A la gente que quiera venir al vivero, deben recordar que no tienen que prender fuego, para eso hay lugares habilitados”.

 

Se ha visto gente que también tiene la intención de pasar noches de acampada en este lugar, para disfrutar de la naturaleza, hay que recordar que “no se puede acampar en el vivero, no es un lugar de acampe, pueden venir a la mañana, a la tardecita, pasar el día, hay huellas donde se puede andar en bicicleta o en cuatriciclo, siempre con cuidado, pero no es para acampar en el vivero, es para disfrutarlo durante el día”.

 

Por último dio un mensaje para el turismo y para quienes transiten por el destino turístico en cualquier momento del año. Sostiene que la naturaleza es un tesoro, que tiene un valor inconmensurable e insistió en que “no abunda, acá la tenemos y debemos de cuidarla”.

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR