| Secciones
| Clasificados
Tres Arroyos, DOMINGO 25.02.2024
// 26.7 °C
DÓLAR HOY: $825 | $884
DÓLAR BLUE: $1055 | $1085

De Francia a Claromecó, de los Alpes a la costa argentina

Ondine Noguera (Fotos: Carolina Mulder)

Ondine Noguera es oriunda de Les Villards-sur-Thônes, un pequeño pueblo de Francia, y gracias a un intercambio escolar llegó a Claromecó. En Conversación con La Voz del Pueblo comentó sus sensaciones de esta nueva cultura que está descubriendo

 

Por Juan Falcone

 

 

Una joven francesa que vive en el pequeño pueblo de Les Villards-sur-Thônes, en Francia, a 30 minutos de Suiza y una región prácticamente aledaña a los Alpes. Con la intención de conocer una nueva cultura, Ondine Noguera decidió aventurarse en un intercambio estudiantil con dirección a Argentina, y de la mano del Rotary, su destino fue Claromecó, cambiando la montaña por las playas.

 

Desde septiembre que Ondine encontró en Claromecó un nuevo hogar donde hacer buenos amigos y pasar momentos inolvidables. En diálogo con La Voz del Pueblo comentó cómo es el lugar de dónde viene, y cómo surgió esta oportunidad. “Es un pueblo de dos mil habitantes, pero es en la montaña, en los Alpes, a 30 minutos cerca de Suiza. No es un lugar muy grande, es como Claromecó, pero está en la montaña. Una profesora de francés me habló del intercambio, y me dijo que podía elegir entre cinco países, uno de ellos era Argentina, y me decidí por venir”, expresó en el comienzo de la charla.

 

Llegó a Claromecó con un clima más frío acostumbrada al verano en las épocas de septiembre, cuando arribó a la localidad se encontró con un lugar “muy diferente de donde yo vengo, porque no hay mucha gente en invierno acá, yo llegué en septiembre y no había mucha gente. Es muy distinto, pero me gustó. La gente es muy copada. Estuvieron difíciles los primeros meses porque yo no sabía hablar mucho español, pero hablando con la gente aprendí rápido al final”.

 

Con sus compañeros en la Escuela Secundaria Nº10 generó un gran vínculo desde un principio, fue muy bien recibida, con la calidez que describe a todos los argentinos. Ondine destacó la atención que le brindaron: “Voy a quinto año y voy a pasar al sexto. Mis compañeros se preocuparon y en una semana ya era amiga de todos”.

 

 

Y sus amigos no tardaron mucho en trasladarle costumbres argentinas, que ella adaptó rápidamente como el tradicional juego de cartas. “Me gustó mucho el truco, es difícil, y no me sale mentir”, dijo.

 

En su convivencia con argentinos en el día a día se encontró con personas “muy buenas, muy compañeras. Acá podés salir con tus amigos a tomar mate, es muy tranquilo, la vida acá es tranquila. Vivís tu vida con tus amigos. Es un lugar muy lindo y es muy grande. En Argentina podés ir tanto al desierto como a la montaña, hay de todo en Argentina”.

 

Salir a tomar mate, efectivamente. A Ondine una de las costumbres que más le gustó es el mate. No sólo como la infusión, sino que también destacó el ritual que tiene tomar mate junto a sus amigos: “Me gustó mucho el mate, la primera vez no, porque estaba muy amargo. Pero al final te acostumbras, es que como tú lo tomas para socializar, es para eso el tomar mate”.

 

Ondine tiene muy cerca el mundial de Qatar 2022, y tanto Francia como Argentina tienen al futbol como el deporte de preferencia. Dos naciones que viven el futbol a flor de piel, y al llegar a Argentina, era inevitable que alguna chicana por la final del mundo iba a caer. Ella confió que “me cargan mucho con el segundo Francia. A mí me gusta el futbol, no miraba mucho, pero con el Mundial y la Eurocopa sí miro, y en Francia estamos muy tristes por perder la final. Pero bueno, son bromas, es sólo futbol y yo me rio”.

 

(Fotos: Carolina Mulder)

El ciudadano argentino es muy particular, y Ondine nos comentó cuáles son las mayores diferencias que notó en un día común y corriente que pasa en Argentina con el paralelismo a como suele ser en Francia: “La mayor diferencia es que cuando encuentras en la calle a gente que conoces, en Francia le vas a saludar sólo diciendo hola, levantando la mano, y acá te van a abrazar, te dicen ‘hola, ¿cómo estás?’, y caminamos un poco juntos y todo. La gente acá es mucho más copada, te va a preguntar qué haces y si no haces nada, ya te pones a hacer planes. En Francia no, la gente es más fría. Y también los profesores, la escuela, nada que ver”.

 

Lo recomienda 

En la escuela la mayor diferencia que encontró además del trato con los compañeros, fue el trato con los profesores “Es muy distinto en la escuela porque en Francia son más estrictos, y los profesores no son muy amables con vos. Acá sí, son mucho más copados”.

 

La vida incluso es muy diferente ya que en Argentina acostumbramos a aprovechar más de la noche, donde algunos se van de fiesta, otras personas se juntan a cenar hasta tarde, o salen al centro a comer y luego dar vueltas caminando, tomar un helado. Una diferencia total con Francia, Ondine explicó que en su país “se come como a las ocho o hay familias que a las siete y media que come y se va a acostar muy temprano, acá vivimos más a la noche, con las heladerías abiertas hasta las dos de la mañana. En Francia no, todo cierra muy temprano. Acá todo se abre hasta muy tarde, así que puedes salir más a la noche”.

 

Para finalizar comentó que le gustó mucho el país y Claromecó, así que cuando emprenda su regreso, “si hay alguien que quiere hacer un intercambio, yo le voy a decir que venga a Argentina, que es un muy buen país para hacerlo porque va a disfrutar mucho”. 

 

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR