| Secciones
| Clasificados
SÁBADO 13.07.2024
DÓLAR HOY: $902 | $960
DÓLAR BLUE: $1475 | $1500

Piden hasta 10 años de prisión para Braian Anta por la muerte de Pissani

Una decisión rechazada. Sobre todo por la familia de Roberto Pissani, constituyó la realización de los alegatos por zoom, sin la presencia de una de las partes en la sala de audiencias (Enrique Mendiberri)

La Fiscalía pidió 8 años e inhabilitación para manejar vehículos por el mismo tiempo, mientras que el particular damnificado hizo lo propio por 10 años e inhabilitación perpetua para manejar autos. La defensa solicitó la libre absolución por no considerar probada la imputación

 

La Fiscalía de Instrucción y Juicio y el representante del particular damnificado, pidieron penas de hasta 10 años de prisión para Braian Anta, en el marco de una causa caratulada “homicidio culposo agravado y abandono de persona agravado en concurso ideal”. Por el lado del fiscal Gabriel Lopazzo, la  sentencia requerida fue de 8 años de prisión e inhabilitación absoluta para conducir autos por el mismo período de tiempo. En tanto, en igual sentido, pero con penas de 10 años de prisión e inhabilitación perpetua para conducir vehículos, se expresaron los abogados representantes del particular damnificado, los doctores Pablo Abraham y Werner Nickel.

 

Mientras que, por su parte, la defensa de Anta, a cargo de los doctores Javier Fiorda y Agustín Hortelli, solicitaron la libre absolución de su defendido, por entender que no se encuentran debidamente probadas las acusaciones vertidas por el Ministerio Público Fiscal durante el debate celebrado entre el miércoles y la víspera en la sala de juicios orales “Doctor Ricardo Ruppell” de nuestra ciudad.

 

Al finalizar la audiencia de ayer, por primera vez desde que se inició la causa, hace dos años y medio, Braian Anta pidió disculpas a la familia antes de que el magistrado considere concluído el juicio y fije como fecha para la lectura del fallo el próximo martes 29 de mayo a las 12, en la sala donde se desarrolló el debate.

 

Los distintos pedidos de pena pudieron escucharse tras una etapa de alegatos de poco más de dos horas de duración, tras una demora inicial de alrededor de una hora, debido a que la audiencia se realizaría por zoom, con el juez Christian Yesari en su despacho de Bahía Blanca, la parte acusadora en la sala del Tribunal Criminal y el imputado y sus defensores en el estudio del doctor Javier Fiorda.

 

Por qué huyó

 

El fiscal Gabriel Lopazzo fue el primero en exponer su alegato. Y lo hizo distinguiendo dos conductas reprochables. El accidente de tránsito en el que se determina que Anta habrí sido el responsable y, por otra parte, su conducta posterior con la aparente intención de hacer pasar a su padre como el conductor de la Fiat Toro que había atropellado a Pissani.

 

“Las captura de pantalla demuestran sobradamente que Anta conducía dicho vehículo, y no solo eso, sino que padre e hijo armaron una estrategia para simular que era el padre quien manejaba la camioneta”, dijo el fiscal, antes de usar el silencio de Anta a lo largo del juicio como prueba para sus acusaciones, “la ausencia de versión de Anta, lo para en la vereda de enfrente. No puede decir nada porque es el autor del hecho”.

 

Entre sus considerandos, el fiscal también se refirió a un supuesto  consumo de alcohol por parte del imputado, que no se pudo probar, “había salido y muy probablemente haya consumido alcohol”, dijo.

 

Por su parte, con respecto al uso del casco por parte de Pissani, Lopazzo mencionó una filmación obtenida a la salida de LU24, donde también trabajaba Pissani, en la que se lo vería con casco colocado, “el casco apareció a 30 metros del cuerpo y eso refleja la violencia del impacto”, señaló al respecto.

 

Por otra parte, al referirse a esto último, también remarco la ausencia de una marca de frenada en el asfalto y al hecho de que, cuando la Toro le pega a la moto de Pissani, éste ya había cruzado Colon por Pedro N. Carrera,  “Anta se va del lugar porque sabía que iba en exceso de velocidad y había consumido alcohol”, afirmó antes de pedir la pena citada arriba.

 

Por su parte, el doctor Pablo Abraham, como representante del particular damnificado, se asoció “en un todo” con la presentación de la Fiscalía y, además, hizo referencia al testimonio de un testigo que participó del allanamiento en la casa del imputado, y afirmó haberlo escuchado reconocer la autoría del hecho, “según Garcilazo ‘se fue por susto” y, además, referenció una supuesta desaprensión del imputado con respecto a la familia de la víctima, a la que en ningún momento de la instrucción le pidió disculpas.

 

“No lo abandonó”

 

A su turno, el doctor Agustín Hortelli, co defensor de Braian Anta junto a Javier Fiorda, rechazó de plano todas las acusaciones, sobre todo la de “abandono de persona”.

 

“Acá hemos visto que se dan por sentado comentarios, rumores, pero si nos detenemos a mirar el expediente, existe un llamado al 911y un llamado a la ambulancia en forma simultánea. La víctima no estuvo nunca abandonada”, dijo antes de hacer alusión a un argumento que indignó a los numerosos familiares presentes, “para nosotros (Pissani) no estaba capacitado para circular en moto, la moto no tenía VTV y él no usaba casco. Falleció a raíz de unas lesiones que se pueden prevenir si se usa el casco reglamentario. De hecho, no hay casco secuestrado en la causa. Y, si el casco se salió, es porque o estaba mal colocado o no cumplía con las exigencias que prevé la ley en estos casos”.

 

Al mismo tiempo, Hortelli negó que su defendido haya abandonado a la víctima en  el lugar y dijo que su padre se hizo presente, “de hecho eso lo pueden asegurar inspectores de tránsito que no fueron convocados a declarar por parte de la Fiscalía” y, para atacar la prueba del exceso de velocidad, asevero que Colón, “es una avenida, donde la velocidad máxima puede ser de 60 km/h”.

 

Mientras Anta se secaba los ojos como si estuviera llorando, el abogado dijo que su cliente “estaba shockeado” al momento del accidente y que “nada de lo que dice la Fiscalía se condice con la realidad” y solicitó la libre absolución de su defendido.

 

Tras esa exposición, tanto Lopazzo como el particular damnificado, rechazaron de plano sus dichos y refutaron las afirmaciones diciendo que, “sólo con dichos, que no fueron reforzados con testimonios en ningún momento, está tratando de derribar pruebas técnicas incorporadas a la causa a través de peritos y gente especializada”.

 

Posteriormente, el juez Yesari preguntó a las partes si consideraban necesaria su presencia en la lectura del fallo, a lo que familiares de la víctima respondieron afirmativamente, mientras que, la Defensa, haciendo uso de su derecho a no estar presente, adelantó que no participará de la audiencia de manera presencial.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

No se encontraron noticias.

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR