| Secciones
| Clasificados
VIERNES 19.07.2024
DÓLAR HOY: $905 | $962
DÓLAR BLUE: $1430 | $1455

Robo de cables: de los millones en cobre a una pausa en la actividad

En el allanamiento de principios de junio secuestraron una importante cantidad de cables

Entre marzo y mayo se sintió el impacto más grande de esta actividad delictiva en Tres Arroyos. Desde la Celta, aseguran que se gastaron 30 millones de pesos en la reposición del material. Por qué sostienen que la actividad mermó

 

Por Enrique Mendiberri

 

El robo de cables en Tres Arroyos alcanzó su máximo en cantidad de hechos durante los meses de marzo y abril. Un delito claramente impulsado por los precios internacionales del metal que, en Tres Arroyos, llegó a pagarse hasta 8.000 pesos, según el lugar donde se lo comercialice.

 

Sin embargo, la “fiebre del cobre” tuvo una respuesta y, con la captura de un sospechoso y la realización de distintos allanamientos, hoy aseguran que este negocio marginal se acabó en poco tiempo para los “roba cables”.

 

Sin embargo, en el camino, generó importantes pérdidas para la Cooperativa Eléctrica de Tres Arroyos, donde aseguran que se llegaron a contabilizar erogaciones de hasta 30 millones de pesos en cables.

 

“Es un costo altísimo en el que, en un momento, no dimos abasto con el cable que  teníamos para reponer”, recordó Sergio Sjelborg, Jefe de Redes de la Celta, ante una consulta de LA VOZ DEL PUEBLO.

 

En ese sentido, el operario subrayó que fueron los meses de marzo abril y mayo cuando más recrudeció este delito, “porque la realidad es que no veníamos sufriendo robos. Llegó a crecer muchísimo, pero en los últimos días, después de los allanamientos y las personas que agarraron, es como que se ha detenido y, en los últimos días no hemos tenido robos de conductores”, observó.

 

En nuestra ciudad, el robo de cables dejó sin energía eléctrica redes domiciliarias y alumbrado público por igual.

 

Precisamente, fue un hecho cometido en la calle Rauch, desde el 700 al 910, cuando se constató el faltante más importante del trimestre, “fueron 210 metros de conductor ensablado de cobre, cuando lo que nos venían robando habitualmente eran tramos de a 40 metros y de a 100 metros”.

 

Al respecto, Sjelborg explicó que los conductores que suelen robar son conductores pre ensamblados de cobre, “de aluminio nunca nos robaron”, indicó al referirse a la variante más económica.

 

El único sospechoso

 

Pero ¿cuál fue la respuesta de las autoridades ante esta modalidad que tendía a agravarse y, por estos días, aseguran “pausada” en Tres Arroyos?

 

El pasado 31 de mayo, la policía detuvo a un sujeto cuando se encontraba en los techos de una casa aparentemente tratando de completar el corte de un tramo iniciado metros antes. Según la investigación, estaba acompañado de una mujer que, al ver llegar a la policía, se retiró del lugar.

 

En su poder hallaron más 70 metros de cable, pertenecientes a la red domiciliaria de las inmediaciones de Tacuarí y Rauch.

 

Esa aprehensión se dio en momentos que la Fiscalía allanaba otro domicilio, ubicado en inmediaciones a la estación de ferrocarril, donde se hallaron herramientas y trozos de cable, en algunos casos, con el plástico quemado para facilitar su comercialización.

 

Se trata de Esteban Pueblas, un sujeto de 28 años, sin antecedentes penales que fue procesado por robo agravado, un delito con penas previstas de entre 3 y 10 años de prisión, que, al momento de recepcionarle testimonio en el marco de lo establecido por el artículo 308 del Código Penal, señaló que, “(lo que le habían secuestrado en el lugar de los hechos) era un pedazo de cable que estaba colgado del piso y lo estaba agarrando cuando cayó la policía”.

 

 

 

¿Más control?

 

LA VOZ DEL PUEBLO recorrió distintos lugares donde se compra cobre a recicladores y recolectores locales. En uno de ellos, se dejó de adquirir cobre tras los allanamientos y los controles iniciados tras la repetición de hechos, mientras que en otro, sólo se adquiere cobre que se constate que integraba o bobinas de heladeras o motores de autos, “nada que suponga su vinculación con la alta tensión”.

 

Ahora, aseguran, quienes llegan a tener el cobre de ese tipo de cables, debe venderlo en Necochea, ya que hacia el lado de Bahía Blanca también se hace difícil, sobre todo después de la tragedia del 8 mayo, cuando perdieron la vida cuatro personas.

 

“Los que traen cobre tienen que mostrar su documento, nosotros le tenemos que sacar fotos y adjuntarla a una carpeta que se le muestra a las autoridades cuando vienen a revisar y exigen saber la procedencia. A la gente que anda en esto, no le gusta mucho todos esos trámites y es por eso que prefieren cambiar de rubro”, comentó un conocido chatarrero local que prefirió no ser identificado con este contenido.

 

En tanto, otro recepcionista, reconoció haber rechazado negocios de cobre de alta tensión y aseguró que, por estos días, no cree que la tendencia vuelva a darse, mientras los controles sigan vigentes como en las últimas semanas.

COMENTARIOS

NOTICIAS MÁS LEÍDAS

OPINIÓN

COMENTARIOS
TE PUEDE INTERESAR