Policiales

Tras el robo del fin de semana

La ayuda no se hizo esperar en el Moto Club

30|10|20 09:07 hs.

Luego del robo de los techos y sanitarios de un baño para el público del autódromo Segundo Taraborelli de Tres Arroyos, su presidente, Mario Oliver, le informó a este diario que ya recibió la voluntad de ayuda de allegados a la entidad para comprar los materiales sustraídos. 


“Hay gente que va a donar los materiales para poder arreglar el faltante, ya que quedaron solamente las cuatro paredes. Por ahora no lo pensamos arreglar, pero le agradecemos a todas las personas que se comprometieron a colaborar con el aporte de algún inodoro y alguna chapa”, dijo Oliver al referirse a los daños sufridos en las refacciones realizadas hace dos años en el circuito ubicado en el kilómetro 130 de la ruta nacional 228. 

En ese sentido, el dirigente motor estimó que, solamente de materiales, calculan en 50.000 pesos la pérdida ocasionada en el hecho de inseguridad sufrido el último fin de semana. “Estamos terminando el asfalto, los boxes y un montón de cosas, por eso no nos habíamos dado cuenta. El lunes, cuando uno de los miembros de la comisión llegó a las instalaciones, se encontró con que en uno de los baños que da al riñón del circuito, faltaba todo el techo, los dos inodoros y sus mochilas. Nos desvalijaron los baños del público”, detalló. 

En ese sentido, Oliver observó que, “lo desarmaron totalmente, con mucha precisión. Se llevaron los tornillos del inodoro y de cada una de las chapas, algo que no es nada fácil, y no se les cayó nada, porque se llevaron todo”. 

De acuerdo a las estimaciones del presidente de la entidad, la superficie afectada es de apenas un poco más de cinco metros cuadrados, cuyos materiales habrían sido trasladados hasta la tranquera, donde podrían haber sido cargados en otro vehículo, “son cinco o seis chapas de 1,20 metros de ancho por 5 de largo. Yo calculo que se lo deben haber llevado con algo importante desde la tranquera. Hasta ahí lo trasladaron caminando, porque no rompieron ningún candado para entrar algún vehículo al predio”, indicó.

Luego de informar que, a pesar de haber hecho la denuncia, “estas cosas son irrecuperables”, no ocultó su sorpresa por el episodio vivido, ya que, “no es que todo está desprotegido. Tenemos buenos vecinos que siempre nos llaman ni bien ven algo, aunque lamentablemente en esta oportunidad, nadie alcanzó a ver nada”, concluyó.