El equipo de 1970, que completó cuatro títulos consecutivos entre el ’67 y el ‘70

Deportes

Falleció el último miércoles a los 83 años

El adiós al gran Antonio Tiberio

30|10|20 10:18 hs.

Cuando una persona forjó parte de la historia de una institución, si con sus acciones y actuaciones realzó la calidad deportiva de un club y trayectoria como Huracán, y si por sobre todas las cosas su juego y pureza como ser humano fue motivo de brillantes halagos que perduraron en el tiempo y traspasaron generaciones, estamos en presencia de un ser especial, sobresaliente, inolvidable. 


El fallecimiento del gran Antonio Tiberio marca, entonces, desde el último miércoles un adiós terrenal, pero nunca será una despedida completa porque su obra como futbolista seguirá presente, su imagen intacta y su juego brillará en el universo con la misma luz que iluminó los campos de juego. 

El gran Tiberio tenía 83 años cuando la muerte marcó su última jugada y derramó un profundo dolor en sus seres queridos, que verdaderamente son muchos, porque él era una persona muy querible y extremadamente respetada. 

Sin dudas que este defensor marcó una historia en el Globo de las décadas del 60 y 70, pero aparte de los tantos títulos que ganó y de la soberbia defensa de la camiseta del seleccionado tresarroyense que tuvo durante una década, Tiberio será recordado por haber formado la dupla de defensores más famosa de la historia del fútbol local como fue la que compuso junto a otro inolvidable: Adolfo Luna. 

Las temporadas del 61 y 62 lo vieron ser partícipe del recordado bicampeonato que consiguió el Globo y que marcó un hito por la calidad; pero más importante o resonante fueron los 4 campeonatos consecutivos que ganaron entre 1967 y 1970, siendo Tiberio capitán de la primera formación que abrió esa brillante campaña. 


Antonio Tiberio con la pelota


En ese período, Huracán se dio el gran gusto de inaugurar el 24 de enero de 1969 el sistema lumínico de su estadio de fútbol, organizando un amistoso ante el Estudiantes de La Plata que venía de ser campeón mundial tras vencer al Manchester United, y Teberio fue una de esas estrellas que resplandecieron en la noche. 

Su presencia no podía pasar desapercibida en la cancha, pero tampoco en el vestuario donde, si bien era de pocas palabras, cuando hablaba sus conceptos eran firmes y directos. Los rivales lo respetaban como a pocos y el público sentía una alta seguridad que descansaba en su juego.

En el año 72, con motivo del cincuentenario de Huracán, en el recordado espacio radial “Los 15’ minutos de Huracán” que se emitía al mediodía por LU24, se realizó una encuesta para determinar “El Equipo Ideal de Todos los Tiempos”, y como no podía ser de otra manera, Tiberio fue uno de los más votados. 

Ese once titular e incomparable formó con: Olivieri; Tiberio y Luna; Ciarlo, Losada y Gastañaga; Sequeira, Rodríguez, Destéfano, Tagliabúe y Palacio. “Figura cumbre del Globito y del futbol local, titular obligado de todos los seleccionados tresarroyenses desde 1960, año de su debut. Seguro, elástico, sobrio”, así se lo resumió al gran Tiberio en dicho libro, un halago de alto vuelo como su juego, como su personalidad, como el recuerdo que dejó en esta vida.