La Ciudad

Por Martina Belén Finocchio (*)

Abordaje kinésico de la artritis reumatoide

30|10|20 22:45 hs.

Son muchas las terapias físicas y alternativas a la que una persona con diagnóstico de artritis reumatoide le son indicadas o sugeridas. Propongo en este caso y con esta nota, invitarlos a informarse y profundizar cuáles son las incumbencias de la kinesiología en el marco de dicha enfermedad. 


El rol del kinesiólogo es ayudar al paciente en el alivio del dolor, reducir la inflamación, detener y/o retrasar el daño articular, y sobre todo a mejorar las funciones motrices y el bienestar del paciente. Es esencial entregar un tratamiento oportuno que le permita a cada uno poder realizar sus actividades cotidianas sin inconvenientes. El tratamiento por medio de la fisioterapia ofrece una alternativa terapéutica no farmacológica que, en muchos casos, ayuda a disminuir los síntomas de múltiples dolencias, tanto agudas como crónicas. 

Al acudir con un profesional de la kinesiología hay que tener en cuenta una serie de consejos para que la terapia fisiokinésica sea efectiva. Principalmente debemos acudir a un especialista cuando aparezcan síntomas de incomodidad o dolor, realizar terapia con profesionales especialistas en artritis reumatoide, ser constantes y seguir las indicaciones de su médico tratante, y posteriormente de su kinesiólogo, tener una actitud positiva para enfrentar la patología y no auto medicarse para atenuar el dolor. 

Cuando un paciente se acerca a nosotros, previo haber consultado con sus médicos especialistas, lo primero que hacemos es una evaluación inicial en la cual intentamos determinar el estadio de la enfermedad y así saber cuál será el rumbo a tomar con el tratamiento, plantear objetivos a corto y largo plazo, y luego comenzar cuanto antes la terapia. En esta evaluación tenemos en cuenta sus articulaciones, la piel, los músculos, las funciones motoras, los niveles de independencia, sus interacciones sociales, el estado de ánimo y la motivación frente a las terapias, y sus expectativas frente al tratamiento. Luego de este proceso diagramamos la terapia, qué tipos de ejercicios se le indicaran al paciente, la duración de la sesión, el posterior cuidado y recomendaciones para el hogar, qué agentes físicos serán los que usemos a lo largo del tratamiento, qué posibles eventos pueden hacer que replanteemos nuestros objetivos y damos comienzo al plan. 

Al elegir el abordaje multidisciplinario para enfrentar una patología, debemos tener en cuenta que es de suma importancia que los profesionales involucrados mantengan una comunicación fluida en cuanto al tratamiento y evolución del paciente, no solo para mantener un lineamiento acerca de éste sino también perseguir mismos objetivos para su beneficio. El feedback entre profesionales debe ser constante y tanto uno como el otro son esenciales para la rehabilitación del paciente. 

Quiero destacar la importancia de acudir a un profesional de la kinesiología, ya que es de máxima importancia frente a más de una patología el hecho de mantener y conservar el movimiento. En caso de lesiones crónicas, no solo es recomendable el ejercicio sino que es algo necesario, imprescindible. Lo importante es que siempre, en cada caso, el ejercicio y los movimientos sean adaptados, dependiendo del dolor, del miedo, para hacerlo poco a poco y según las necesidades concretas. Tener miedo a movernos y quedarnos quietos no es una opción, movilizarnos y mantener nuestra calidad de vida es lo que buscamos. 

Por ultimo una persona debe ser considerada como mente, cuerpo y alma, no solo como un diagnóstico, por ende recalcamos la importancia del trabajo en equipo multidisciplinario para abordar la artritis reumatoide como fue resaltado en todas las charlas promovidas por el grupo CER, que nos contactó, nos motivó y nos ayuda a dar a conocer las diferentes disciplinas y su rol en la enfermedad. 

(*) La autora es licenciada en kinesiología y fisiatría (MP Nº 7541)