Sociales

El rincón de Andrés Errea

Tiempos de cambios (segunda parte)

01|11|20 09:09 hs.

Como anticipáramos en la nota anterior, la metamorfosis de la planta urbana de nuestra ciudad obedece a múltiples causas de las que citamos como detonantes, su crecimiento poblacional y su desarrollo económico; sin embargo, si solo nos atuviéramos a sus motivaciones caeríamos en un error, ya que en el primer caso, debía haber crecido particularmente la periferia de Tres Arroyos. 




Volviendo a aquellas residencias, propiedad de familias numerosas y adineradas, estas se fueron agrandando, en muchos casos sus integrantes se dispersaron por otros lugares del país, los padres cabezas de familia desaparecieron y si alguno de los descendientes quedó en ese hogar paterno, le resultó muy oneroso mantener la casona con todo lo que ello implica, en momentos de una economía errática como la que tenemos desde hace varios años. 



Hay otra razón muy poderosa para esa especie de “fuga” de adultos mayores hacia departamentos de propiedad horizontal y ésta es de carácter social. Quienes cuentan con un adquisitivo más que razonable, eligen esta opción porque se sienten más seguros, más acompañados y más cerca de aquellos sitios en los que deben realizar trámites. Todo ello supone “altos costos” en lo que a comodidades se refiere; hay que prescindir del amplio patio con jardín, de una o varias mascotas y de un quincho al fondo del mismo donde disfrutar, en épocas normales, de reuniones con amigos y familiares.