Jacqui Antón dijo que Julieta “es súper bondadosa, sin mala intención, única” (Caro Mulder)

Claro, Reta y Orense

El testimonio de la hermana de la bailarina atacada

“Ella está bien y muy contenida”

11|11|20 14:25 hs.

El martes, Jacqui Antón no podía creer lo que le decía el peluquero de su hermana Julieta, mediante un llamado telefónico. “Pensé que me estaba haciendo una joda. Ante mi reacción, me dijo ‘prendé la tele’. Vi todo el desastre, el video de lo que había sucedido. Estando lejos es todavía más tremendo”, recordó. 

Julieta fue a dar clases, como lo hace habitualmente, a una escuela de danza ubicada en el barrio porteño de Colegiales. Un alumno, que ya la venía incomodando con algunas actitudes y mensajes en redes sociales, la atacó con un cuchillo en forma repentina y también a la propietaria del lugar, Sofia Bovino. 

Efectivos policiales lograron controlar la situación, le efectuaron un disparo en una pierna al agresor –identificado como Damián Villareal- y lograron detenerlo. 

Jacqui reside en Claromecó desde hace cinco años. Tiene cuatro hijos, dos de los cuales son gemelos y su papá es Germán Mulder, de la localidad. 

Ayer habló con La Voz del Pueblo y expresó, en primer término, que “mi hermana está bien, contenida, con mis padres en la casa de ellos en Castelar. Y acompañada también por las amigas. Ella reside sola en Buenos Aires, pero mis padres se la llevaron a Castelar”. 

Señaló que “hoy podemos contar y decir que está viva, que no pasó más que los cortes. Le va a costar recuperarse del miedo y de toda la situación que vivió, pero podemos decir gracias a Dios que está bien”. 

En forma previa a este hecho, tenía previsto viajar a la ciudad de Buenos Aires, pero “por cuestiones personales no lo hice. Tendría que haber estado allá, me enteré por teléfono”. 

Hablar con su hermana le generó alivio, le devolvió la calma. “Recuperé la tranquilidad. Pensaba ‘con que me diga estoy bien, ya está’. Así sucedió”, indicó. 

Ante todo, le otorgó relevancia a la reacción de Julieta, pese al mal momento vivido y a la violencia que sufrió: “Yo estaba insultando al agresor, con frases que surgen por la impotencia. Ella me dijo, Jacqui no es así, con el odio no llegamos a ningún lado’”. 

Expresó su agradecimiento a Sofía Bovino, la propietaria de la escuela de danza. “Es el ángel guardián de mi hermana, protectora –subrayó-. Julieta subió al baño, el agresor la agarró en ese lugar primero, se logró soltar de él y salió a los gritos, ahí fue cuando la dueña se interpuso entre ambos. Se jugó la vida”. 

Le hizo llegar un mensaje a Sofía, por la generosa reacción que tuvo. Está internada y debe ser operada en una mano, porque el disparo de un efectivo policial la rozó. “Mi hermana estaba debajo de ella”, puntualizó. 

Contó que la relación de Julieta con el agresor era de profesora-alumno. “Tenemos que estar muy atentos. En las redes sociales está muy difícil todo, muchas personas no están bien, evidentemente este chico no está bien”, consideró. 

Manifestó que “nadie pensó que iba a hacer esto. Mi hermana nunca me lo comentó. Solo que se sentía incómoda ante la presencia de él, pero nada más que eso”, afirmó. 

Talentosa 
Describió las cualidades de Julieta como bailarina y su forma de ser. En este sentido, sostuvo que “fue bailarina de Tini Stoessel mucho tiempo, también formó parte de ShowMatch. Nadie habla mal en el medio de ella, es súper bondadosa, sin mala intención, única. En el ambiente no hay muchas personas así”. 

Son las dos hijas de la familia y se llevan ocho años; “ella es la menor”, comentó. Habrá una pausa obligada en la danza, porque “ella se va a tomar el tiempo que necesite para recuperarse. Pero de ninguna manera va a abandonar esta disciplina que tanto le gusta. No piensa dejar de bailar”.

Tiene previsto esperar unos días para viajar a verla. Jacqui se siente mejor, pero la angustia fue grande. “Ayer (por el martes) no podía hablar, no paraba de llorar. Llamaba gente, gente y gente, tengo millones de mensajes. No entendía nada. Ahora estoy más tranquila, cuando nos volvamos a ver va a ser emocionante”, concluyó. 

   -0-0-0-0-0-0-0-0-0-

El informe sobre la salud mental del agresor
El agresor de la bailarina Julieta Antón y la dueña de la escuela de danza, Sofía Bovino, sostuvo que escucha voces. Según consigna el diario La Nación, una médica psiquiatra definió su situación como alucinaciones auditivas de comando y visuales, de las cuales "se defiende rezando, respirando y bailando". 

El informe interdisciplinario de salud mental a Sebastián Damián Villareal fue realizado en el Hospital Tornú, donde se encuentra internado en condición de detenido. En el documento, se sugiere la internación involuntaria del imputado en una institución especializada en salud mental. 

Señala que "se considera el diagnóstico presuntivo de descompensación psicótica en trastorno psicótico crónico y retardo mental". El escrito fue enviado al fiscal penal, contravencional y de faltas porteño Miguel Kessler, quien hasta el momento está a cargo del expediente. Se hace referencia a una "ideación delirante persecutoria", que estaría focalizada en un pai umbanda "con el que habría una causa de abuso sexual" que se tramita en una fiscalía de La Plata. 

También determinaron “una ideación delirante erotómana" con "fases de enamoramiento-desilusión" focalizada en la docente "Juli" [por Julieta Antón, una de las víctimas], con juicio desviado. 

El equipo de profesionales diagnosticó a su ingreso al mencionado hospital que Villareal sufría un brote psicótico. "Será derivado por su obra social a un sanatorio de salud mental en cuanto el equipo médico lo defina. Desde el punto de vista clínico y quirúrgico ya tiene el alta", indicaron fuentes oficiales a La Nación.