Un fin de semana de descanso en Claromecó, en enero de 2017 (archivo de La Voz del Pueblo)

Claro, Reta y Orense

El perfil de Julieta Antón

Talento y dedicación

12|11|20 09:21 hs.

Julieta Antón, la bailarina que sufrió el ataque de un alumno el martes en una escuela de danza, ha visitado Claromecó porque es el lugar donde reside su hermana Jacqui. La Voz del Pueblo dialogó con ella en enero de 2017. Por entonces, tenía 22 años y una experiencia de tres años como integrante del staff de ShowMatch. 


Contó que había superado siete instancias de un exigente casting para ser parte del cuerpo de bailarinas del programa conducido por Marcelo Tinelli. Además, por entonces, se preparaba para el desafío de intervenir en una gira que iba a encabezar la cantante Martina “Tini” Stoessel en países de Europa. 

Sus esfuerzos y entrenamientos estaban orientados para llevar adelante esta actividad, otro paso significativo en su carrera. En la entrevista, quedó en claro la apuesta al permanente perfeccionamiento y a crecer en lo profesional. 

De hecho, ya había viajado a Estados Unidos para nutrirse de nuevos conocimientos. Comenzó a incursionar en el mundo del baile cuando tenía 16 años. Al poco tiempo, quizá sin imaginarlo, fue incorporada en ShowMatch. “Hice un casting general en Ideas del Sur. Fueron siete instancias. Participaron un montón de chicas”, expresó. 


En enero de 2017, este diario entrevistó a la bailarina en Claromecó (ph. Caro Mulder)


“Mucha gente quiere estar en ese lugar. Nunca me imaginé poder ser parte del programa más visto del país. Eso me abrió muchas puertas y me dio herramientas para crecer en lo profesional”, destacó.

Dar lo mejor 
Al analizar las características de su trabajo, puso de manifiesto que “siempre hay que tener un foco, mantenerse en eso y dar lo mejor. Es una profesión difícil porque tiene muchos altibajos, pero, a su vez, te da grandes alegrías”. 

Una vez que finalizó sus estudios secundarios, emprendió dos carreras universitarias. Una de ellas, la de contadora. Sin embargo, siempre supo que su propósito era el de consagrarse en lo que la apasiona. “Me iba bien en la universidad, pero se me hacía muy difícil estudiar y trabajar en ShowMatch”, explicó. 

Para Julieta, la familia es un verdadero pilar, la base sobre la cual pudo desarrollarse de manera personal y profesional.