Aldana Attem y Yanina Yitani contaron a La Voz del pueblo el momento y los proyectos de los libanese

Sociales

98 años de la Sociedad Libanesa

Festejar… el año que viene

15|11|20 17:50 hs.

El jueves la Sociedad Libanesa cumplió sus primeros noventa y ocho años de trayectoria y presencia en la ciudad pero, como en muchos casos, los festejos deberán quedar para el 2021. No obstante, Yanina Yitani, presidenta, y Aldana Attem contaron a La Voz del Pueblo de esta fecha tan especial que a pesar de no celebrarse no quede como un día más. 


“Nosotros teníamos propuestas para hacer -señala Yanina-, no al mundo entero pero sí abiertamente nos afectó, tanto en la Sociedad Libanesa como en Colectividades”. 

En tanto Aldana sostiene que si bien esto retrotrajo muchas cuestiones, “al estar las redes sociales tan activas hizo que tuviéramos más contacto. Más conocimiento de otras personas, de otras provincias, particularmente en mi caso, al estar desde Colectividades me tenté y empecé con redes de sociedad porque hoy por hoy son todo”. 

Muchas de las intenciones y propuestas que habían pensado eran a través de las redes, “en buena manera lo logramos -piensa Yanina-, la otra es la de reunir socios cosa que hoy no podemos hacer. Teníamos todo armado pero hoy no se acerca nadie por esto de la pandemia”.

Integrarse y participar 
Eran grandes los proyectos y en buena manera se les nota a ambas no la frustración sino el “lo dejamos para 2021. Porque queremos que participe la sociedad tresarroyense”. 

Buscan lograr que los descendientes de libaneses que hay en la ciudad vuelvan a participar y el relato de Aldana es más que elocuente. “Con Yanina hoy somos re amigas pero de la Sociedad Libanesa tengo el recuerdo de participar de los almuerzos aniversarios y me quedo con eso. He visto a mi tía trabajar activamente, a mi papá, pero para mí era como un día más. Tuvo que aparecer Héctor (Asef) en una mesa de votación y decirme ‘Aldana no te interesaría’ para despertarme eso dormido…”.

Y cuenta alguna de las anécdotas como que para ella “la bandera libanesa era… la bandera libanesa, un árbol, el pino porque ni siquiera lo identificaba como cedro. Hoy ver esa bandera en cualquier lado es ponerse la piel de gallina, con ella es mirarnos solamente”. 

Yanina va más allá de esto porque “cuando hablamos con Héctor de Aldana sabíamos que se iba a comprometer. Recuerdo que fuimos a un acto del Día de la Bandera, en la Municipalidad, y le doy la bandera y le digo ‘tomá llevala’ si vieras como se puso. Fue hermoso”. 

Algo que para Aldana significó más que un hecho importante porque su padre “ya había empezado a perder la memoria. Pero cuando le dije y mostré ‘mirá papá fui abanderada’, sabés lo que lloró. Fueron pequeñas cosas que por un lado sabía que iba perdiendo a él pero ganando más esta cultura. Es pasión”. 

Proyectos 
En cuanto a proyectos a futuro Aldana reconoce que además de las clases de danzas de Yanina sumadas a las de zumba y tango “queremos agregarle las de inglés que estaría dictando. Además una de las cosas importantes es que estamos en conversaciones para ser una filial de la UCAL (Unión Cultural Argentino Libanesa), he estado hablando con gente de Rosario y Olavarría que están fusionados con la Asociación Drusa. Eso nos permitiría abrirnos no sólo al país sino al mundo porque la UCAL tiene trece filiales en la Argentina y de llevar a cabo esto seríamos la 14ª”.

Para llevar adelante esto la Sociedad Libanesa tiene que conformar “otra comisión que funcione paralela a la actual ya que una es la directiva para la entidad y otra para la UCAL. Entonces todo esto sí afectó porque la gente no se va a acercar con esto del Covid-19, podrán llamar por teléfono alguno pero están algo relajados o asustados. Si nos sirvió lo de redes sociales, para ver qué es lo que se quiere y ahora habrá que ponerse en marcha” señala Yanina Yitani mostrando que decisión y garra no le falta a la presidenta de la Sociedad Libanesa a la que acompañan Aldana Yamila Attem, Luz Pellegrini Nohra, betina Elías, Omar Nohra, Héctor Asef, Matía Fhurer Sapag e Ignacio Hid, como estrechos colaboradores.