El Campo

.

Trigo: un cultivo de alta concentración

18|11|20 18:58 hs.

El Sistema de Información Simplificada Agrícola acaba de publicar una gran cantidad y ricos datos sobre la campaña 2019/20 de trigo. El SISA es un régimen de información creado por el gobierno de Mauricio Macri y concentra datos aportados por la AFIP, el Senasa y el Instituto Nacional de Semillas (INASE) referentes a los productores agrícolas. Y fue este último organismo el que difundió la información que reportó al sistema. 


Según explicó el INASE, para facilitar el análisis de la información se dividió a los productores por “deciles” según la superficie total sembrada, que en la campaña en cuestión fue de 6.511.264 hectáreas. Mientras que los productores trigueros fueron 40.900. 

“Los deciles son valores que dividen una serie de datos ordenados de mayor a menor en diez partes iguales y se utilizan con el objeto de analizar la distribución de la información”, se indicó. 



Concentración 
De dicho análisis surge que “el 52,76% de la superficie sembrada se corresponde con el primer decil, representando los tres primeros deciles el 78,21% del total”. Esto implica que el 10% de los productores (casi 4000) concentran más de la mitad del área de trigo y que el 30% concentra más del 78% de la misma. Este último grupo, unos 12.000 productores medianos y grandes, conforma lo que el INASE denomina los Grandes Usuarios de Semillas (GUS), “siendo los principales objetos de las medidas de auditoría y control” por parte del organismo. Más precisamente, fueron 11.883 productores de trigo. 

 Distribución 
Analizando la ubicación geográfica de los lugares en los que se registra la siembra, se observa que Buenos Aires es la provincia donde se informó mayor superficie sembrada para trigo, representando 35,65%. En el segundo y tercer lugar están las provincias de Córdoba y Santa Fe con 20,73% y 18,63%, respectivamente. Entre las tres provincias representan el 75,01% de la superficie sembrada total. 

Un dato: hay dos productores que sembraron trigo en Formosa, 8 en Corrientes, 13 en Río Negro y 11 en Jujuy. 

 Semilla certificada 
En cuanto a la semilla y su comercialización, para la campaña 2019/2020 la semilla clase Fiscalizada certificada por el INASE cubriría alrededor del 31.72% de la superficie sembrada con el cereal. Hay que recordar que en trigo es obligatoria la comercialización de semilla clase fiscalizada, una decisión tomada mediante la Resolución 130/98, aunque el productor también tiene derecho a hacer uso propio. 

 Cultivares 
Para la campaña 2019-2020 los productores declararon en el SISA el uso de 349 cultivares diferentes de trigo. Entre las 10 primeras se acumula el 51,4 % de la superficie sembrada, y la variedad más utilizada es “Algarrobo” inscripta en el Registro Nacional de Cultivares (RNC) en el año 2015, que comprende el 18,89 % de la superficie sembrada declarada. 

Por otra parte, se realizó un análisis de comparación con las variaciones totales de las primeras 10 variedades de la campaña 2019-2020 respecto a las últimas 4 campañas. 

Del siguiente cuadro se puede inferir que las variedades de semillas Basilio y Ceibo, están en pleno crecimiento constante de uso a través de las últimas 4 campañas. Las variedades Klein Nutria, ACA 360 y Baguette 750, mantienen baja utilización pero proporcionalmente estables. La variedad de semillas Algarrobo ha sido la más utilizada y de mayor crecimiento en las campañas anteriores, habiendo descendido levemente en la campaña actual. 



Por último, las variedades SRM Nogal, Buck Meteoro, ACA 315 y Klein Tauro tuvieron un alto porcentaje de uso, pero su uso está decreciendo. 

Finalmente, se puede mencionar que en la campaña 2016/2017, las 10 primeras variedades de la campaña actual representaban solo el 25,82% de la superficie sembrada total. En cambio, en la campaña 2019/2020 este porcentaje es casi el doble, de 51,40% del total sembrado. 

 Con y sin propiedad 
Por último, se llevó a cabo un análisis de comparación de las variedades con propiedad vigente y sin propiedad (son de uso libre), con el fin de evaluar cuanto representan éstas últimas, en el total de la producción de trigo. De este análisis se puede observar que, los cultivares sin propiedad, representan más del 45% del total de cultivares utilizados. Sin embargo, aportan apenas poco más del 7% del total de la superficie sembrada. 





En tanto, del análisis de la información expuesta, se determinó que los cultivares con propiedad tienen una antigüedad promedio de menos de nueve años y aquellos sin propiedad, su antigüedad es de casi 26 años. 

Asimismo, se destaca que los primeros 10 cultivares más utilizados tienen propiedad vigente y una superficie sembrada de 3.346.514 hectáreas, que representa el 51,40% del total de hectáreas sembradas de trigo. 

En contraste, los 10 primeros cultivares sin propiedad tienen una superficie sembrada de 288.506 hectáreas, que representan apenas el 4,43% del total sembrado, y el cultivar más utilizado de los que no tienen propiedad es Ñandubay con 62.384 hectáreas y apenas el 0,96% de la superficie total sembrada.