Sociales

.

El “Instinto” de Nicolás David lo llevó a grabar con Javier Calamaro

29|11|20 10:23 hs.

Hay gente que aprovechó el parate de este 2020 para barajar y dar de nuevo. Para parar la pelota y volver a empezar. Para encontrarse consigo mismo. Eso le pasó al artista Nicolás David, quien en un año de pausa se reencontró con sus viejas canciones y decidió sacarlas a la luz. 


“El año pasado fue un año de mucho trabajo en general, para todas las cosas que hago, las clases, los shows que fueron muchos, tanto de los artistas que vinieron como de los mismos alumnos” dijo el cantante, refiriéndose al vertiginoso calendario que venía manejando hasta la aparición del coronavirus. 

 En ese sentido, contó que el 2019 lo terminó “bastante cansado” por lo que para este “habíamos proyectado distinto; teníamos a Moura y a Manuel Wirtz, eran shows muy chiquititos porque la ciudad nos enseñó a hacer eso”. 

Desde su arribo a la ciudad, Nicolás David se dedicó, entre otras cosas, a la producción de shows con artistas reconocidos. “La remamos muchísimo con todos los shows, desde el más chiquito al más grande, el año este que nos agarró el coronavirus lo habíamos pensado mucho más relax por ese tema, no queríamos transpirar tanto, así que este año me ayudó mucho a encontrarme conmigo, con mis cosas, mi música, mi casa, la guitarra... el año pasado no agarré la guitarra” señaló, más allá de haber hecho algunos shows de manera particular. “Hice muchos shows pero en forma comercial, donde me llamaban para tocar. No era lo mismo para mi ir a tocar canciones que quizás no me representaban y que lo hacía en forma comercial”. 



 El parate 
El 2020 le permitió al músico bucear en los recuerdos. “Tenía una montón de letras. Encontré una carpeta con letras cajoneadas y grabaciones viejas y empecé a armar y a producir mi propia música y ahí estoy… creo que me quedo ahí” aseguró. 

 Esta sensación de estabilidad es lo que lo hace pensar en mantenerse en el camino de la composición. “Es parar la pelota un poco y ver qué es lo que me llena completamente, qué es lo que me hace feliz, estar en mi casa... también vamos a que cuando vos quemás muchas horas de laburo, estás perdiendo horas en otra cosa, por ejemplo mi familia, mi hija chiquitita, así que no me quejo en absoluto porque aprendí un montón de cosas, seguro que lo seguimos haciendo, pero ahora estoy enfocado de lleno en otra cosa”. 

Entre esas letras cajoneadas y esas maquetas sin terminar apareció “Instinto”, el tema que ayer fue publicado en las redes con un video lyric y que el 14 de diciembre tendrá su propio videoclip. “Esta canción la tenía armada con un montón de bocetos, borradores y cosas y le di vida ahora en la cuarentena” contó David. 

 En lo que respecta a la participación de Calamaro, la misma se dio luego de un largo vaivén. “Antes le dije a mucha gente que quizás no tenía tanta trayectoria como este tipo que es un mounstruo y que tiene como 40 años de trayectoria, pero sentía que me postergaban. Yo pensaba ‘vení, vamos a compartir, si parece podes meter una frase o algo’ y todos me daban vueltas, entonces pensé ‘vamos directamente acá’ y le hablé a Javier y enseguida me dijo que sí… al toque se copó”. 

 Una vez que Calamaro aceptó participar de la canción, ambos se pusieron manos a la obra. “Nos pusimos de acuerdo, lo que hice primero fue mandarle la maqueta de la canción y él la cantó toda, me mandó como siete versiones distintas, se copó enserio. Yo luego la mezclé, hice todo el proceso y le mandé una premezcla para que con eso haga el video, que es lo que está haciendo ahora”. Al respecto, el músico dijo que “es un trabajo recíproco y muy divertido y que antes no se podía hacer… yo tengo casi 40 pirulos y cuando era chico esto no existía”. 

 Nicolás David grabó todas las partes de la canción, salvo la batería: “Lo único que es virtual es la batería, para la que uso unos programas, después guitarras, pianos y coros los hice yo, es un laburo… con esto me encontré con mi yo de 15 años y lo re disfruté mal”.  
Sobre la canción, David explicó que “es una canción motivacional porque es desafiante, te desafía a cumplir metas, objetivos, está apuntada a esa gente, a la gente que le mataron los sueños, a la gente que dejó de brillar para que brillen algunos, está apuntada ahí. Invito a la gente a que quizás si no es para uno que lo está escuchando, la comparta porque tal vez conoce a alguien para el que sí es”. 

 “Instinto” será el primero de una serie de temas que el músico publicará. “Tengo varias canciones más semi armadas… las baterías las armé porque es lo que más tiempo lleva, y los bajos también. Este es el primero de varios temas que vamos a empezar a sacar” contó.   


            -----------------------

Dos videos, una canción 

“Instinto” contará con dos videoclips: uno lyric en donde puede apreciarse la letra de la canción y que ya se encuentra disponible en la página de Youtube de Nicolás David y otro que se podrá ver a partir del 14 de diciembre, en el cual participa también Calamaro. 

 Aquellas personas que quieran verlo, podrán hacerlo ingresando a la página del músico, Nico David en Youtube o a través del siguiente link https://www.youtube.com/watch?v=p_xMaCYkfXM&feature=youtu.be. Asimismo, estos videos podrán encontrarse en el Instagram del artista, @nicolas.davidok.  


            ------------------------

“Me gusta más estar en la producción” 

Nicolás David arribó a Tres Arroyos hace aproximadamente dos años, con un objetivo que terminó siendo todo lo contrario a lo que sucedió: alejarse de la música. 

“Yo tengo 39 y toco desde los 12, 11 años la guitarra. En realidad empecé con la batería, fue lo primero que toqué, hasta que un sabio vecino me dijo a los 12 años: 'lo que pasa es que las chicas le dan bola a los guitarristas, a los bateristas nadie los ve' y me empezó a dar clases de guitarra, de folcklore, que a mí en ese momento no me gustaba”. 

Este inicio en las seis cuerdas lo fue llevando hacia el lado del rock. “Le di duro a la guitarra con los primeros temas, Sui Generis y lo que sacamos todos al principio” dijo David, explicando que luego “ya más adolescente o joven adulto, me puse a estudiar canto en una academia allá en Palermo y estuve varios años ahí con Elizabet, mi profesora, y empecé a mezclar las cosas... siempre fui medio autodidacta, sabía tocar un poco de cada cosa”. 

 Luego de varios años, Nicolás David empezó impartir clases de canto junto a su profesora. “Di clases con ella un tiempo y después me puse yo mi propio local en Lomas de Zamora y a la vez contraté otros profes para trabajar conmigo, de guitarra, de violín... hicimos como un espacio cultural y lo tuve casi 15 años antes de venirme acá”. 

Pero tanto tiempo ligado a la música terminó provocando un cambio en él. “Me vine para acá y le dejé eso a un amigo. Vine con intenciones de buscarme un trabajo, me había cansado un poco pero no de la música… lo que pasa es que al trabajar con la música le perdes un poco esa magia que tiene de disfrutarla para vos, así que tenía un montón de equipamiento allá y vendí todo. No conseguí laburo, tiré en todos lados y no conseguí, entonces empecé a dar clases, publiqué una o dos veces y vinieron 20 personas. No tenía lugar acá, las clases las daba en la cocina. Llené, trabajaba de lunes a viernes de 9 a 8, todo el día y pensé 'tengo que parar un poco porque estoy volviendo a lo que estaba'”. 

 Ese ritmo generó que reduzca el horario de trabajo. “Corté la mañana y doy clases solo a la tarde, de 2 a 8 y fines de semana no”. 


JAF


La producción 
Más allá de las clases, David se inclinó por algo que ya venía haciendo en Capital Federal: la producción de shows. "Me gusta más estar atrás que adelante, me gusta organizar, conseguir, armar las entradas, ir a imprimir, cortar las entraditas, vender… siempre me gustó eso. Lo hice en la escuela, lo hice con los alumnos allá y con toda esta gente que vino acá”. 

 Los artistas que llegaron, como por ejemplo Diego Frenkel, Adrián Barilari, JAF o el mismo Javier Calamaro, lo hicieron porque David ya tenía una conexión con los productores. 


Adrián Barilari


 “Yo estudié en Tamaba, un Terciario, hice dos años de Licenciatura en sonido y producción musical y muchos de los pibes que estudiaban conmigo tenían contacto con productores, con salas de ensayo, entonces teníamos muchas conexiones. De hecho nos llevaban a hacer prácticas a estudios El Pie, a Romaphonic, nos llevaban a grabar entre nosotros a cesionistas, entonces ya venía empapado de eso y cuando llegué a la ciudad lo primero que me ocurrió fue hacer eso”.