La Ciudad

Así lo indicó Lucía Palma

“Es una práctica altruista, que hace bien”

05|12|20 11:45 hs.

Lucía Palma, supervisora del servicio de Hemoterapia del Centro Municipal de Salud, señaló en un diálogo con La Voz del Pueblo que “todo el año, a partir de marzo, hemos realizado una colecta de sangre por mes con las distintas instituciones. Lo hicimos fuera del Hospital, en principio considerando que vecinos no querían ir o evitaban acercarse por este año tan atípico”. 


Mencionó un dato que es contundente. La disponibilidad en bancos de sangre “disminuyó un 80 por ciento en todo el país. Trabajamos en red con diferentes bancos y estamos todos en similares condiciones, tratando todos de conseguir durante el año”. 

La colecta programada para el miércoles 9 a las 8.30 en La Estación tiene características particulares. “Lo que hacemos esta vez es donación de sangre para posible donante de médula ósea. Por eso lo organizamos con la ONG Tres Arroyos Dona Medula, cada persona que pueda y tenga ganas se puede anotar en la página del Centro de Salud, ahí lo inscribimos, le damos un turno y el miércoles lo recibimos en La Estación”. 

La edad de quienes pueden donar es de entre 18 y 40 años, junto a otros requisitos a tener en cuenta. Hasta octubre, se recibía para potenciales donantes de médula ósea a personas de entre 18 y 55 años. “Desde el 1º de noviembre cambio la ley, se modificó la edad”, puntualizó. 

Observó que es importante que se cuente con “717 personas inscriptas en el registro de donantes de médula ósea. Todavía falta gente que ha donado y no entró en el listado”. Agregó que se trata de “un buen número para esta zona, estamos muy conformes y tenemos un donante efectivo (en referencia a Nahuel Borcano)”. 

De manera segura 
Observó que hay una necesidad de sangre porque “las operaciones se siguen haciendo, accidentes seguimos teniendo, problemas de salud en general. Es un año muy atípico en cuanto a los donantes y al trabajo, estamos todo el tiempo por ahí molestando a los donantes”. 

En este contexto, valoró que “la institución permitió que pudiéramos salir y hacerlo en otros lugares. El personal está capacitado para atender, no hay que tener miedo, usamos material descartable, que vayan con total confianza. Cuidamos a la gente y nos cuidamos nosotros”. 

Se atiende por turnos para “evitar aglomeraciones, que se puede atender de la mejor manera. Cuidamos a quienes van y nos cuidamos nosotros”. 

 Se debe tener en cuenta que “las mujeres pueden donar tres veces al año, los varones cuatro. En pocas personas podemos lograr que sea rutinario, un hábito”. 

Por último, convocó a inscribirse para ser parte de esta actividad y contribuir con una práctica altruista, “que hace mucho bien a otros, pero también es beneficiosa para uno mismo”.