Se espera que desde el 15, el servicio se reinicie con los guardavidas que deben ingresar

Dorrego y Oriente

Coronel Dorrego

Marisol, con sus plazas ocupadas, y sin guardavidas afectados por Covid

08|12|20 09:35 hs.

La localidad balnearia de Marisol transita un fin de semana largo con la ocupación plena de sus 1500 plazas disponibles, según confió Raúl Bonini a La Voz del Pueblo. Mientras el fenómeno turístico -aún en pandemia- copó a la localidad del distrito de Coronel Dorrego, tuvo como contrapartida la falta de servicio de guardavidas, afectado por casos positivos de Covid-19. 


Dos servidores públicos dieron positivo y como consecuencia los compañeros que estuvieron en contacto, deben permanecer en aislamiento. En total son seis los afectados desde el punto de vista epidemiológico. 

Bonini contó a La Voz del Pueblo que recién podrían reponer el servicio con el refuerzo que tiene previsto el ingreso desde el 15 de este mes.

Mientras tanto en las playas se ha recomendado a los bañistas que consideren la falta del servicio y que si se introducen al mar, se lo haga con la mayor responsabilidad. 


Se espera que desde el 15, el servicio se reinicie con los guardavidas que deben ingresar para reforzar al equipo de trabajo


Para ello, trabajadores municipales y hasta funcionarios permanecieron en la costa reiterando el mensaje preventivo a los visitantes que llegaron desde diferentes puntos de la provincia, y aprovecharon toda la oferta disponible para permanecer durante los días del fin de semana.

Según Bonini, los turistas disfrutaron del agua responsablemente después de haber sido informados del percance que atraviesa el destino turístico. Días previos el municipio de Coronel Dorrego, por los medios de prensa y con los recursos de comunicación digital, dio a conocer que durante el fin de semana largo no contaba con el servicio de guardavidas, a raíz de un primer caso confirmado.

En el mismo comunicado la administración municipal anunciaba a los turistas “la prohibición de ingresar al mar”, para lo cual se habían colocado banderas rojas y carteles alertando tal situación. 

No obstante, el buen clima que viene acompañando a las jornadas disponibles para el descanso, hizo que el ingreso al agua sea inevitable.