Deportes

Especial Fin de Año

El Moto Club reasfaltó el Segundo Taraborelli

31|12|20 18:54 hs.

El 28 de septiembre quedará marcada como la fecha del reasfaltado del Moto Club, como lo es el mes de abril cuando se asfaltó por primera vez y se inauguró el 4 de mayo de 1997. Luego de 23 años, el circuito necesitaba una remodelación y los dirigentes decidieron hacer la importante obra.


El costo del trabajo, que lo hizo una empresa de Cañuelas, fue cercano a los tres millones de pesos, y se solventó con ahorros de la institución y la colaboración de la gente. Para poder completar la millonaria cifra, la comisión directiva del club puso en marcha una campaña de venta de metros cuadrados, la cual tuvo una gran respuesta de la población. “La gente, de acuerdo a su posibilidad económica, hizo unos aportes muy significativos”, afirmaron los directivos.

 Sobre lo que significó la nueva capa de asfalto, el tesorero del club Daniel Aristemuño aseguró: “Es un logro muy importante para el club porque hace rato que tenemos un deterioro muy grande en la superficie y el asfalto es un capital muy importante para nuestro club”. 

Aprovechando el parate, en la entidad verdiblanca se hicieron más trabajos, con retoques en la parte de boxes, una nueva pista de karting y mejoras en el trazado principal.

Obras en más clubes
 El Moto Club no fue el único que aprovechó el tiempo de la pandemia para mejorar sus instalaciones, sino que hubo otras instituciones que también lo hicieron, como el caso de Villa del Parque que instaló un riego automático como principal obra.

 El trabajo del club de calle Córdoba era algo que anhelaban los dirigentes, y concretaron en septiembre.

 Se colocaron 24 aspersores dispuestos estratégicamente en el campo de juego que cubren de forma óptima la superficie de la cancha y su zona lindera. Mientras que en una siguiente etapa está previsto agregar el tablero electrónico que permita el funcionamiento del sistema totalmente automatizado.

 El Nacional también hizo importantes obras, con la construcción de un salón de usos múltiples en el ingreso del Antonio Mateo Catale, pintó sus instalaciones y realizó mejoras en la quinta de Belgrano 2300, la cual también concretó la escritura luego de casi 30 años.

 En lo que respecta a las demás instituciones, la mayoría realizó mejoras y pudo pintar parte de sus instalaciones, como Boca Juniors que embelleció su escenario de avenida Caseros.